Camino Escolar

¿QUÉ ES UN CAMINO ESCOLAR?

Definición

El Camino Escolar es el itinerario seguro que pueden seguir los niños y niñas en su trayecto de ida y vuelta al centro educativo, posibilitando que lo lleguen a recorrer de forma más autónoma.

De esta forma se pretende devolver el derecho de los niños a la autonomía y se fomenta la educación en valores ciudadanos, de responsabilidad, movilidad sostenible y medioambiental, favoreciendo que la calle vuelva a convertirse en un entorno seguro y acogedor.

Cada camino escolar es diferente puesto que las características de cada centro escolar son únicas. Estas variables han de ser estudiadas con detenimiento a la hora de diseñar los caminos escolares.

El éxito del camino escolar depende en gran medida de la colaboración entre padres, madres o tutores, personal del centro escolar, asociaciones de vecinos y comerciantes, administración local y los principales actores, los niños y las niñas.

 

¿Cómo funciona?

Para comprender mejor el funcionamiento, os recomendamos ver el siguiente vídeo de la prueba piloto del proyecto en Zaragoza:

 

Cómo se organizan las rutas

El funcionamiento de cada camino escolar es sencillo. Cada una de las rutas seleccionadas se organiza teniendo en cuenta lo siguiente:

  • A lo largo de cada uno de los caminos se establecen una serie de paradas, indicando su localización y horario de salida hacia el colegio.
  • Para cada parada se asignan tanto los niños y niñas que acuden, como los adultos, que pueden hacer las funciones de "adulto marquesina" o "adulto conductor"
  • El "Marquesina" se encargara de permanecer en la parada correspondiente, controlando que acudan todos los niños y niñas que estén apuntados y esperando en el caso de que haya rezagados.
  • El "Conductor" acompaña al grupo de niños durante el trayecto, recogiendo a los niños de cada parada, hasta la puerta del centro escolar. Son múltiples las opciones que existen. Por ejemplo, si hay más de 10 niños debería de haber mínimo dos conductores que acompañaran al grupo. También puede darse el caso de que un padre o madre haga de "Conductor" desde la primera parada hasta el centro o bien sólo hasta la segunda parada y desde ésta que siga otro "Conductor" o ir los dos, etc
 

Modalidades

Cada camino escolar es diferente. Las características de cada centro escolar son únicas variando de unos a otros desde el radio de afluencia del alumnado, el entorno urbano, las condiciones de las vías de acceso, etc. Estas variables han de ser estudiadas con detenimiento a la hora de diseñar los caminos escolares.

  1. Modo de transporte utilizado

    A modo orientativo se definen a continuación distintas modalidades de caminos escolares que se han llevado a cabo en diferentes ciudades, que pueden ser de ayuda a la hora de diseñar uno específico para un centro concreto.

    • Un solo modo de transporte
      Bicibus o autobús en bici:
      Los niños van en bici todos juntos.
      Pedibus o autobús caminante:
      Los niños van caminando juntos.
      Transporte público:
      Los niños utilizan el transporte público en grupo. Los padres o tutores se turnan para recoger a los niños y llevarlos juntos hasta la parada del transporte público (bus, tranvía, cercanías).
      Coche compartido:
      Los padres o tutores se turnan para recoger a los niños y llevarlos juntos al centro educativo.
    • Intermodalidad
      Aparca y camina / Aparca y bici:
      Los padres llevan a los niños en automóvil hasta una parada de recogida y a partir de ahí se unen al pedibus o al bicibus.
      Transporte público y camina / Transporte público y bici:
      Los niños utilizan el transporte público hasta una parada de recogida.
    • Variante. Un día a la semana

      Otra de las opciones para realizar la transición a la puesta en marcha del Camino Escolar es el definir un día de la semana como el día de la "movilidad sostenible" en el que se hace un llamamiento para que alumnos, padres y madres y personal del centro vayan en bici o andando al centro escolar.

  2. Distancia casa-escuela

    La distancia afecta a la forma de acceso, ya que al aumentar la distancia se reducen las posibilidades de ir a pie de forma autónoma y se incrementa el acompañamiento adulto y el uso del automóvil.

    Una distancia menor de 500 m favorece claramente la autonomía y la mayor parte de los niños la pueden recorrer andando y solos.

    Entre los 500 y los 1000 m, sigue predominando el modo peatonal, aunque se trata de una distancia en la que también tiene cabida el modo bici.

    Entre los 1000 y los 1500 m, muchos padres y madres consideran que se trata de una distancia excesiva para recorrerla caminando, con lo cual, aunque sigue siendo una distancia muy aceptable para ir andando, el modo bici puede comenzar a alcanzar protagonismo.

    A partir de los 1500 m hasta los 3000 m, la bicicleta debería ser la protagonista, aunque también es interesante apostar por el transporte público.

    A partir de los 3000 m, aunque el modo transporte público gana posiciones y tiene cabida también el coche compartido, la bicicicleta, hasta los 6000 m, puede seguir siendo el modo de transporte preferente.

    En la actualidad, los padres y madres aplican muchas más restricciones en lo que se refiere al tiempo, esfuerzo y conveniencia de los viajes a pie, de las que sus padres les aplicaban a ellos. La realidad es que, a partir de los 500 m de distancia muchos padres utilizan el automóvil para llevar a sus hijos al colegio.

 

Apoyos

Paradas de recogida

A lo largo del camino escolar pueden establecerse una serie de paradas de recogida, que funcionan como puntos de encuentro donde los niños y niñas esperan para unirse al grupo, ya sea en bici o andando. El trayecto del camino escolar no está marcado en el suelo, pero estas paradas de recogida hacen a su vez un papel indicador del camino.

Acompañamiento adulto

En todas las modalidades los niños van acompañados de adultos o no en función de la edad o de las condiciones de la vía. Normalmente esta función la realizan padres y madres, aunque también puede ser realizada por personal del centro, voluntarios, etc. Se recomienda que esto sea sólo de forma transitoria, siendo un período de tiempo destinado a aprender el camino, puesto que se trata de que los niños y niñas ganen en autonomía y no sólo de encontrar una forma alternativa de realizar el trayecto al colegio.

Amigos del camino escolar. Vigilancia difusa

También se puede contar con el apoyo de comercios u otros colaboradores en la zona de acceso. Se trata de realizar una "vigilancia difusa" de los niños y niñas a lo largo del camino de tal forma que cuenten con ayuda en caso de necesitarla. Se trataría de tener "adultos compinchados" que los niños y niñas sepan que existen a través de un sistema identificativo (por ejemplo pegatinas, marcas o símbolos). La colaboración de los amigos del camino escolar puede variar entre dar a los niños que lo necesiten un vaso de agua, permitir que utilicen los aseos, ofrecerles una tirita, etc.