Parques, jardines e infraestructura verde

Ríos y humedales


  • Río Ebro

    El Ebro a su paso por la ciudad nos brinda una oportunidad para descubrir la riqueza natural de este ecosistema fluvial así como para recordar algunos de los elementos ligados a la memoria histórica de la relación de los ciudadanos con los ríos.

    Ir a la página

  • Río Huerva

    El Plan Director nace de la intención de establecer una visión estratégica y unitaria del río Huerva en su paso por la ciudad, definiendo los criterios generales que permitan recuperar e integrar el río Huerva en la realidad urbanística y paisajística actual de la ciudad de Zaragoza.

    Ir a la página

  • Río Gállego

    El río Gállego constituye el modelo más natural de riberas del municipio. La proximidad de este espacio al centro de Zaragoza facilita el acceso y su visita, convirtiéndose en uno de los recorridos más frecuentados de la IVZ.

    Ir a la página

  • Galacho de Juslibol

    El Galacho de Juslibol es un espacio natural a las puertas de la ciudad de Zaragoza. Con una extensión de algo más de 100 hectáreas, esta zona es única y singular, ya que confluyen ecosistemas muy diferentes.

    Ir a la página

  • Los sotos del Ebro

    El Ebro en el municipio de Zaragoza cuenta con 22 sotos con una superficie cercana a las 700 hectáreas. Estos enclaves son paisajes singulares con una elevada diversidad y con un carácter único que se comportan como un verdadero oasis en un entorno semidesértico.

    Ir a la página

  • Balsas y humedales

    Las terrazas fluviales de la margen derecha del Ebro albergan una serie de balsas o humedales de gran importancia ecológica.

    Ir a la página

Canales y acequias


  • Canal Imperial de Aragón

    Paseante, esta pequeña guía del Canal Imperial divide los 41 km de su paso en Zaragoza en 7 tramos que te invitamos a visitar, disfrutar y cuidar.

    Ir a la página

  • La red de acequias

    Una red de acequias que se extiende por Zaragoza, muchas de ellas de forma soterrada. La huerta zaragozana debe su desarrollo a las acequias y, a su vez, fueron también imprescindibles para el desarrollo del proceso de industrialización de la ciudad.

    Ir a la página

Has encontrado lo que buscabas...