Cultura

Presentación

Si contemplamos a vista de pájaro la vieja Zaragoza, aquella que define su origen milenario, nos fijaremos quizá en primer lugar en la plaza del Pilar, un vasto espacio libre que se abre junto al templo que le da nombre. No hay nada semejante en el resto de la ciudad y, mucho menos, en su zona más antigua. La mayor parte de las plazas que se abren en la actualidad en los cascos antiguos de nuestras ciudades, son fruto de demoliciones llevadas a cabo en época contemporánea, las cuales han comportado procesos de esponjamiento y la aparición de estas pequeñas plazas, las cuales, por otra parte, han sido remodeladas en fechas recientes.

En antiguos planos de Zaragoza, aquellos que corresponden ya a comienzos del siglo XVIII, únicamente se reseñan seis plazas dentro del perímetro correspondiente a la vieja muralla de piedra, son las del Pilar, del Asseo -de la Seo-, de Santa Marta, del Carbón -de Sas-, de San Cayetano -del Justicia- y de San Philipe -de San Felipe-. Las plazas de Santa Marta y de San Cayetano conservan, en cierta medida, las trazas de su pasado. La vieja plaza del Carbón quedó reducida a la mitad, al abrirse a través de ella a mediados del siglo XIX, la calle de Alfonso I. El resto, ha sido remodelado en fechas recientes, adquiriendo su actual fisonomía.

Itinerario

  1. Plaza del Pilar
  2. Plaza de La Seo
  3. Plaza San Bruno
  4. Plaza San Pedro Nolasco
  5. Plaza de José Sinués
  6. Plaza de Ariño
  7. Plaza San Felipe
  8. Plaza del Justicia
  9. Mercado
 

Autora del Itinerario: Isabel Yeste Navarro