La Expo desaparecida > Plaza Agua Compartida


Esta plaza fue diseñada por los arquitectos Manuel Bailo, Rosa Rull, Amadeu Santacana y Umberto Viotto. El diseño expositivo corrió a cargo de los expertos en gestión hídrica Víctor Pochat y Carlos Fernández Jauregui.

Contaba con 1240 m2 en varias salas distribuidas en dos niveles, el inferior recoge el 'laberinto' o caos que puede suponer el establecimiento de fronteras políticas en los territorios y el superior, en forma de 'cuenco', un jardín que recuerda al visitante que la división territorial más equilibrada y coherente tiene su origen en los propios accidentes geográficos, entre ellos las 'cuencas' fluviales.

Durante el recorrido el visitante podía tomar conciencia de la importancia de una correcta gestión, responsable y solidaria, de las cuencas hídricas, que va más allá de las distintas divisiones políticas que las comparten. Un ejemplo de gestión coherente e integrada está en la Confederación Hidrográfica del Ebro, creada en 1926, que armoniza los intereses de las nuevas Comunidades Autónomas por las que transcurre con la necesidad de su correcta gestión y mantenimiento.

De igual forma, en 'Agua Compartida' se insistía en que las acciones que se realizan en un punto geográfico de la cuenca repercuten siempre en el territorio aguas abajo. Entre estos factores se incluían: los cultivos (uso de abonos y pesticidas), las zonas de pastoreo, la deforestación, los vertidos y contaminación producidas por el desarrollo industrial, las redes de transporte, el desarrollo urbano y las infraestructuras hidráulicas tanto por su exceso como por su defecto...

Más Información