La Expo desaparecida > Oikos, Agua y Energía


De la mano de Roland Olbeter y Domingo Guinea se diseñó está plaza temática como una instalación al aire libre estructurada en torno a 8 módulos distribuidos en 2 niveles, 1231 m2 cuyo hilo conductor es un canal de agua que marcaba un recorrido expositivo cerrado a modo de bucle: comenzando en un estanque que representaba el mar, ascendiendo a cuatro metros por un tornillo de Arquímedes para convertirse en un río que descendía de nuevo al mar.

Con la denominación de la plaza, el término griego 'oikos', esto es, casa, se pretendió establecer una analogía entre el consumo energético de un hogar y el del mundo.

Por medio de artilugios y maquinaría de distintas épocas y tecnologías, se concienciaba al visitante de:

  • La necesidad de energía para garantizar el bienestar y la supervivencia tanto de los países desarrollados como su mejora en el caso de los países en vías de desarrollo.
  • Que los actuales sistemas de obtención de energía, basados en los combustibles fósiles son insostenibles medioambientalmente además de limitados. Y por añadido, los procesos de transformación y transporte de energía son ineficientes e igualmente contaminantes.
  • La apuesta por la obtención de energía a partir de la fuentes renovables, de una forma barata y respetuosa con el medio ambiente: por medio de la captación directa de energía solar, combustión de hidrógeno o el aprovechamiento de las fuerzas eólicas o gravitacionales.

Más Información