Línea 3. Los niños y niñas, sujetos de derechos y de reconocimiento social

El enfoque de derechos constituye un marco conceptual y de acción adecuado en la lucha contra la pobreza infantil, al reconocer que todas las personas son titulares de derechos, independientemente de su edad, sexo, pertenencia étnica, inserción en la estructura socioeconómica o cualquier otra condición. Lo que obliga a las instituciones públicas a realizar acciones dirigidas a asegurar el ejercicio de estos derechos como parte del diseño y de la ejecución de políticas y programas de reducción de la pobreza. Por otra parte, los derechos humanos poseen una doble dimensión, por un lado tienen un valor intrínseco y, por otro lado, tienen un carácter instrumental, en tanto posibilitan el goce del bienestar. En este sentido, la pobreza y la imposibilidad del goce efectivo de los derechos están íntimamente ligadas. El enfoque de derechos reconoce específicamente a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos y, por lo tanto, como actores sociales que con capacidad de contribuir a su bienestar y al desarrollo de la comunidad en la que viven. Bajo esta visión, el menor es visto como un sujeto social con voluntad propia, que posee derechos y puede reclamarlos; en lugar de ser visto como un ser que tiene unas necesidades que sólo pueden ser satisfechas por las personas adultas. La historia de los derechos de las niñas y los niños ha seguido dos corrientes principales. Una, más oficial, pone el acento en la protección de la infancia y culmina con la promulgación de la Convención sobre los Derechos del Niño por parte de la ONU en 1989. Esta perspectiva proteccionista plantea que los menores necesitan unos derechos que les garanticen un trato especial y les proporcionen protección, lo que implica que los adultos actúen de manera paternalista eligiendo para el menor lo que es mejor para él. Esta visión está acompañada por una concepción del niño como un ser inocente y de la infancia como una temporada de la vida que debe ser protegida por los adultos de las cosas malas que le puedan afectar. La otra corriente, más invisible, pone el acento en la participación infantil y ha sido promovida por los denominados Movimientos por la Emancipación de los Niños. Esta segunda corriente entiende los derechos, principalmente, como expresión y medio para lograr la emancipación y la igualdad de los niños, niñas y adolescentes.

El 20 de noviembre de 1989 la Asamblea General de las Naciones Unidas adopta la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CDN), el primer instrumento jurídico sobre los derechos infantiles con carácter vinculante. Es un convenio legal firmado por los Estados en el que éstos se comprometen a adecuar sus leyes en virtud de dicha normativa, así como a enviar informes periódicos sobre el grado de cumplimiento de la misma. La Convención aporta un marco jurídico y normativo para el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas dirigidas hacia la niñez, unas políticas que permitan velar por el bienestar de los menores y que constituyan un instrumento para implementar medidas para la protección, la prevención de situaciones de riesgo, la garantía de los derechos y la vulneración de los mismos. La Convención considera a los menores como sujetos de derechos, reconoce sus capacidades y la necesidad de brindar las condiciones adecuadas para un goce efectivo de los derechos humanos desde la titularidad, prevalencia de los derechos, protección integral, el interés superior y la corresponsabilidad. En definitiva, el espíritu de la CDN es crear una cultura más igualitaria y respetuosa de los derechos infantiles, especialmente en lo que concierne al trato que el Estado y la sociedad brindan a las niñas, niños y adolescentes.

Los compromisos asumidos por los Estados signatarios de la CDN se dirigen a aumentar las oportunidades y capacidades que permitan a los niños, niñas y adolescentes tener un presente y un futuro sin pobreza y romper su dinámica de reproducción. La Convención define a los niños como sujetos de derechos, y valida toda una serie de factores que se conciben como constitutivos del bienestar infantil y que están ausentes en situación de pobreza. Porque los menores que viven en situación de pobreza se ven privados de muchos de sus derechos, entre otros, el derecho a la supervivencia, la salud y la nutrición, la educación y la información, la vivienda, la participación y la protección frente a los riesgos, los daños, la explotación y la discriminación.

Los derechos consagrados en la Convención sobre los Derechos del Niño son universales, integrales e indivisibles. La CDN abarca derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales y se guía por cuatro principios básicos:

  • El interés superior del menor.
  • Su derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo.
  • El respeto de sus opiniones, lo que implica la ciudadanía de los niños, niñas y adolescentes.
  • El principio de no discriminación, que significa que cualquier negación o exclusión por motivos de raza, pertenencia étnica, género o nacionalidad es inaceptable.

El principio del interés superior del menor obliga a considerar la superación de la pobreza en la infancia y adolescencia como prioridad en la lucha por la reducción de la pobreza en el conjunto de la población. Debido a esto los Estados, las instituciones, la comunidad, las familias y los ciudadanos deben compartir la responsabilidad de proteger y promover los derechos de los niños, niñas y adolescentes, y otorgarles prioridad respecto de otros compromisos políticos.

El enfoque de derechos humanos implica por tanto legitimidad y obligaciones, lo que significa que las administraciones públicas y el conjunto de la sociedad tienen que proteger a los menores, pero también crear las condiciones de su empoderemiento a través de la participación y la propuesta de soluciones a sus problemas. A pesar de reconocer a la infancia un estatus especial, diferente del de los adultos, la CDN refuerza la idea de los niños, niñas y adolescentes como ciudadanos activos que tienen derecho a expresarse y actuar libremente. Esto implica empoderar a los menores como titulares de derechos, para que participen activamente y eficazmente en el diseño de políticas y acciones que solucionen sus problemas y restituyan sus derechos, así como empoderar a los adultos para que cumplan con sus responsabilidades y protejan los derechos de los niños. La Convención supone pasar de un enfoque centrado en el adulto, basado en la asistencia social, a un enfoque de derechos que pone a los menores en el centro de su análisis.

Sin embargo, pese al reconocimiento legal de los derechos de la infancia y la adolescencia y al compromiso ético sobre la importancia de la infancia en nuestra sociedad, no se ha logrado aún garantizar el pleno cumplimiento de sus derechos en nuestro territorio, siendo las condiciones de vida de buena parte de los niños, niñas y adolescentes muy deficitarias en la actualidad. La persistencia de altos niveles de deterioro social, la desigual distribución de los recursos o los prejuicios culturales evidencian la presencia de factores estructurales que limitan el acceso universal a los recursos y las oportunidades de desarrollo infantil y hacen que, en la práctica, los menores sigan viendo vulnerados sus derechos a diario. Lo que significa que, mientras estos factores estructurales sigan perpetuando y ampliando las desigualdades sociales, no podrá darse un acceso igualitario a los derechos, configurando así diferentes modos de ser niño, niña y adolescente en nuestra sociedad.

En consecuencia, dados los alarmantes niveles de desigualdad entre los menores, es necesario complementar el enfoque de derechos con el enfoque del desarrollo humano. Éste ofrece un marco teórico para evaluar los factores que aumentan o disminuyen las oportunidades reales de los menores, en definitiva, un marco más amplio de análisis para entender la situación de la infancia y la juventud con el fin de diseñar y priorizar políticas públicas eficaces y eficientes, que puedan ser evaluadas bajo los principios de equidad, sostenibilidad, justicia y empoderamiento, entre otros.

El desarrollo o bienestar humano consiste en desarrollar las capacidades de las personas. Cuando Amartya Sen introduce el concepto de capacidades, entiende por dicho concepto el que una persona sea capaz de hacer ciertas cosas básicas, como la habilidad de movimiento, la habilidad de satisfacer ciertas necesidades alimentarías, la capacidad de disponer de medios para vestirse y tener alojamiento o la capacidad de participar en la vida social de la comunidad. Sen señala que las necesidades básicas constituyen una parte de las capacidades, pero que éstas se refieren a algo mucho más amplio. El número de opciones que las personas tienen y la libertad de elección sobre estas opciones también contribuye al bienestar humano. De esta forma, desde el enfoque de las capacidades, se postula que más libertad y más capacidad de elección tienen un efecto directo sobre el bienestar humano, incrementándolo.

El desarrollo humano tiene tres objetivos o principios, que ayudan a establecer prioridades en las políticas públicas y a evaluar la distribución de capacidades entre la población:

  • Bienestar: expandir las capacidades o libertades reales para alcanzar lo que las personas valoran ser y hacer. Las capacidades se refieren a la capacidad real de las personas de obtener algo, no a un enunciado.
  • Agencia: el desarrollo humano empodera a las personas para que alcancen el bien común y para que participen activamente en los procesos de su desarrollo personal y colectivo.
  • Justicia: el bienestar y la agencia se deben expandir de manera equitativa y sostenible entre toda la población, en el respeto de los derechos humanos y limitando la destrucción del medioambiente.

Ejercer una ciudadanía plena va más allá de ser titular de derechos, implica también la participación y el compromiso con la sociedad. En este sentido, el respeto del cumplimiento real de los derechos de la infancia debe converirse en un espacio estratégico para frenar el proceso de acumulación de desventajas que se van gestando desde edades tempranas. Porque combatir la pobreza y la exclusión social de los menores de nuestra ciudad no debe significar únicamente transformarles en beneficiarios pemanentes de los programas asistenciales, sino también fortalecer sus capacidades de satisfacer necesidades, resolver problemas y mejorar su calidad de vida por sí mismos. En definitiva, fomentar los procesos de empoderamiento de los niños, niñas y adolescentes a través de la participación en la toma de decisiones en lo concerniente a sus vidas.

En las últimas décadas se le ha dado una importancia crucial al concepto de empoderamiento, como una herramienta para el desarrollo social, económico y político de los grupos minorizados y aquellos que se encuentran en estado de pobreza, desprotección y discriminación. El empoderamiento tiene que ver con aumentar el poder de las personas, un poder entendido como potencia, como capacidad de transformar su realidad, no como dominio sobre otros. En definitiva, podemos describir el empoderamiento como un proceso de justicia que busca el resarcimiento de las desigualdades sociales a partir de procesos de cambio personal o colectivo y de la obtención de agencia (capacidad de actuar), lo que conduce a cambios en todas las esferas de la vida cotidiana. Esta definición del término empoderamiento está construida a partir de dos componentes igualmente necesarios. El primero se refiere a una expansión de la agencia entendida como la capacidad de actuar en función de lo que una persona o grupo valora y tiene razones para valorar; y el segundo se centra en el aspecto institucional, el cual debe ofrecer a las personas la oportunidad de ejercer su agencia de manera provechosa. Esta propuesta tiene la particularidad de que divide el concepto de empoderamiento, dando una visión más amplia y compleja del problema y proveyendo un repertorio más rico de posibilidades de intervención.

La igualdad es mucho más que una herramienta niveladora, es también una herramienta de empoderamiento para las familias y los menores en situación de vulnerabilidad. Porque pobres no son sólo aquellas personas víctimas de una mala distribución de ingresos y riqueza, sino también aquellas cuyos recursos materiales e inmateriales no les permiten cumplir con las demandas y los hábitos sociales que como ciudadanos se les exige. Por eso la pobreza es sobre todo pobreza de ciudadanía, es decir, aquella situación social en la que las personas no pueden obtener las condiciones de vida que les posibiliten desempeñar roles, participar plenamente en la vida económica, política y social y entender los códigos culturales para integrarse como miembros de una sociedad. La pobreza de ciudadanía es no pertenecer a una comunidad en calidad de miembros plenos, y eso es, la exclusión social.

Para finalizar, no queremos dejar de lado nuestro convencimiento de que la lucha por los derechos de los menores en situación de exclusión implica también una lucha por el reconocimiento y por la justicia. Porque la pobreza no sólo consiste en un problema de distribución material, sino en un sentimiento moral resultado de la falta de reconocimiento y del menosprecio social. Lo que evidencia que existen formas de desigualdad que no implican la ausencia de bienes o derechos, sino la falta de amor propio, de estima social o cuidado, como consecuencia de la violencia sexual e interfamiliar, o de la reproducción de estigmas y prejuicios culturales o de género.

  • Promover los derechos de la infancia.
  • Disminuir las brechas de desigualdad que afectan a los menores de nuestra ciudad en los diferentes ámbitos de la vida: educación, ocio y tiempo libre, cultura, deportes, salud y participación.
  • Equiparar las diferentes capacidades de los niños, niñas y adolescentes, independientemente del contexto en el que viven.
  • Promover el desarrollo social y educativo de la infancia y adolescencia en su contexto familiar, escolar y social.
  • Proporcionar los recursos necesarios que faciliten la plena integración de los niños y niñas en su vida cotidiana y entorno.

Líneas de Actuación

Con el fin de igualar las diferentes capacidades con que los niños, niñas y adolescentes parten, dependiendo del contexto en el que viven, este Plan quiere se establecen seis líneas de actuación, para a través de las actuaciones desarrolladas se alcancen los objetivos específicos en cada uno de los ámbitos y, así, disminuir la desigualdad que afecta a los menores, en los diferentes ámbitos de la vida.

Líneas de actuación, dirigidas a disminuir las brechas de desigualdad, en los ámbitos de:

Fundamentación

Las situaciones de pobreza obstaculizan el proceso de aprendizaje de los menores en condiciones de igualdad, lo que condiciona inevitablemente su vida adulta. Prácticamente todos los menores de la ciudad de Zaragoza van a la escuela pero existen factores familiares y sociales que influyen en el acceso diferenciado a la educación de los niños, niñas y adolescentes, entre ellos la situación de pobreza y exclusión de las familias. Situación que inevitablemente afecta al rendimiento escolar de sus hijos e hijas. Para paliar estos factores socioculturales, se han de establecer una serie de medidas de apoyo a la educación, desde las Administraciones, como clave para luchar contra la pobreza y la desigualdad social, facilitando, de este modo, un acceso a la educación más inclusivo y equitativo.

En el marco de las competencias municipales, este Plan pretende ser una herramienta efectiva contribuya a logar que todos los menores de la ciudad disfruten en igualdad de condiciones del sistema educativo, asegurando así su derecho a una educación justa, inclusiva y de calidad.

La diversidad social se expresa en la amplísima diversidad existente en el alumnado. Los datos disponibles muestran que en la escuela les va mejor a los alumnos y alumnas que proceden de ambientes de alto estatus socioeconómico y de elevado nivel cultural, que los inmigrantes rinden menos que los autóctonos y que las chicas obtienen en general mejores resultados que los chicos. En consecuencia, se hace imprescindible atender la diversidad de situaciones, atendiendo sobre todo las situaciones de pobreza y de exclusión social del alumnado, si queremos garantizar la generalización del éxito escolar, el cual es imprescindible para el adecuado desarrollo de las personas como ciudadanos.

En la sociedad del conocimiento la educación cobra cada vez más importancia tanto para los individuos como para la sociedad en su conjunto. De hecho, carecer de una credencial educativa equivale a una condena a vagar por lo peor del mercado laboral o, aún más grave, por la exclusión de éste. La coordinación interinstitucional y la implantación de actuaciones a nivel municipal tendrán como finalidad contribuir a revertir en lo posible las desventajas educativas derivadas de las situaciones de pobreza y exclusión social. Porque, si bien los programas socioeducativos y recursos municiaples están orientados al conjunto de la población infantil, es necesario aumentar el esfuerzo de captación de los niños y niñas en situaciones más desfavorecidas. Esto resulta clave para superar los efectos de la pobreza infantil, porque partiendo del reconocimiento del principio de universalidad, también hay que reconocer el principio de diversidad.

Los niños y niñas, sujetos de derechos y de reconocimiento social

Objetivos específicos

  • Promover el derecho a la educación desde edades tempranas.
  • Afianzar la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación.
  • Prevenir situaciones de riesgo o conflicto social que puedan desencadenar pérdida de la capacidad de aprendizaje.
  • Reforzar la atención a la diversidad de los niños y niñas en el ámbito educativo.

Actuaciones

1) Promocionar el derecho a la educación en edades tempranas.

  • 1.1 Ampliar la red de Escuelas Infantiles para que todos los distritos cuenten con ellas. Tienen como misión el desarrollo integral de niños de 4 a 36 meses con participación de padres y madres en el proceso educativo, atendiendo a la diversidad, las necesidades educativas especiales y fomentando valores democráticos y humanos.
  • 1.2 Revisar el sistema de becas en las Escuelas Infantiles.
  • 1.3 Disponer de un número de plazas en las Escuelas Infantiles, a las que optarán casos enviados desde servicios sociales.

2. ) Afianzar la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación

  • 2.1 Reforzar y trabajar específicamente en los programas de erradicación del chabolismo, la incidencia directa en la escolarización de los menores.
  • 2.2 Evaluar el programa de Prevención del Absentismo Escolar para, desde Servicios Sociales, incrementar el esfuerzo para disminuir el número de menores absentistas, para paliar sus negativas consecuencias, la desescolarización y el abandono prematuro de la escuela. En el Marco de colaboración con el Gobierno de Aragón, avanzar en la detección precoz e intervención rápida y directa para prevenir, en el conocimiento de las causas que generan el absentismo y tratar de combatirlas y, evitar el fracaso escolar.
  • 2.3 Establecer protocolos de actuación entre Servicios Sociales y Educación para la intervención temprana en situaciones de abasentismo, dentro de las Redes de intervenión territoriales.

3) Mantener y consolidar las actividades educativas (conciertos, cine, rutas por la ciudad...) ofertadas a los Centros Educativos desde el Servicio de Educación del Ayuntamiento, cuya finalidad es la de garantizar el derecho a la formación y al desarrollo personal y social de los menores.

4) Afianzar las actividades, ofrecidas por el Servicio de Igualdad-Casa de la Mujer, relacionadas con la formación de los niños y niñas en igualdad y prevención de la violencia de género.

5) Agilizar la prestación de ayudas de urgencia para material escolar, como complemento a las becas de comedor y material escolar del Gobierno de Aragón, para que los niños y niñas puedan disponer de los materiales antes de comenzar el curso escolar.

6) Promover y apoyar iniciativas que trabajen el refuerzo escolar. Crear programas comunitarios de apoyo escolar.

7) Ampliar y recoger el concepto de ayuda de urgencia para el apoyo al estudio y refuerzo escolar.

8) Prevenir situaciones de riesgo que desencadenen pérdida de la capacidad de aprendizaje.

  • 8.1 Mantener y potenciar la Educación de Calle, método de intervención socio-educativa se define fundamentalmente por el medio en que se desarrolla, la calle, y por ser éste un ámbito esencial de socialización y un espacio donde no suelen llegar otros proyectos educativos. La población a la que va dirigida la intervención son chicos y chicas de 8 a 16 años en riesgo y/o conflicto social. Niños, niñas y adolescentes que están habitualmente en la calle, donde desarrollan conductas que los sitúan en una situación de riesgo para ellos mismos o de conflicto con la comunidad. La finalidad última es hacer de puente entre la inadaptación y la normalización.
  • 8.2 Mantener y consolidar la actividad formativa de tipo preventivo, ofertada a los centros educativos Convivencia y seguridad escolar, en colaboración con la Policía Nacional para motivar al alumnado en la adopción de conductas preventivas frente al acosos escolar, ciberbullying, racismo e intolerancia, riesgos en las redes sociales, e información sobre bandas violentas.
  • 8.3 Informar a los agentes sociales, profesionales y ciudadanía en general de la responsabilidad social en la detección de situaciones de posible riesgo de desprotección infantil. Implementar actuaciones informativas y de coordinación con Servicios Sociales Comunitarios.
  • 8.4 Apoyar la lucha contra el acoso escolar colaborando con el I Plan Integral contra el Acoso Escolar en la Comunidad Autónoma de Aragón 2016-2018. La finalidad de este plan es, por una parte, la de impulsar la sensibilización y formación de la comunidad educativa ante este grave problema, y, por otro lado, la adopción de nuevas medidas y procedimientos para un mejor y más eficaz tratamiento de la convivencia en los centros educativos de la Comunidad Autónoma de Aragón.

9) Fomentar el trabajo sobre interculturalidad, tolerancia y el respeto en las aulas como un elemento transversal en el ámbito educativo. Reforzar las actuaciones que se programan en la Casa de las Culturas en los Centros Escolares, para crear un marco positivo para la relación entre las distintas culturas en los centros escolares y la sensibilización sobre el fenómeno migratorio. Incrementar los proyectos educativos en centros escolares sobre difusión de rumores y estereotipos, guías de recursos didácticos de carácter multicultural.

10) Crear Proyectos integrados de Infancia, que incluyan Centros Municipales de Tiempo libre, Educación de Calle y PIEE de primaria, en territorios especialmente vulnerables.

11) Prevenir la exclusión social de los jóvenes con diversidad funcional, a través de la formación profesional, en la Escuela Municipal de Jardinería El Pinar. Mantener las actuaciones ofrecidas por este centro, con diversos itinerarios formativos para jóvenes en fracaso escolar, personas con necesidades educativas especiales y/o en riesgo de exclusión social. Proyectos de intervención que inciden tanto en la inclusión social de colectivos vulnerables (diversidad funcional), como en el fomento de la autonomía.

12) Seguir impulsando y potenciando la red municipal de Centros Sociolaborales como herramienta para promover el desarrollo social, la mejora en la cualificación profesional y la inserción sociolaboral de jóvenes con dificultades o en proceso de exclusión, que tras haber abandonado el sistema escolar y debido a sus condiciones sociales y personales, quedan al margen de los sistemas generales de empleo, educación y formación. Para ello realizan procesos formativos integrales en formación profesional-ocupacional, animación sociocultural, educación compensatoria, orientación y trabajo social, desde una filosofía de educación permanente e utilizando una pedagogía activa, adaptada y flexible a los procesos individuales y grupales de los participantes.

Fundamentación

En un contexto económico y cultural como el actual, en el que se ha producido una notable mercantilización del ocio infantil y en el que el acceso a los vínculos sociales y a las actividades más significativas es cada vez más dependiente del poder adquisitivo, resulta fundamental la promoción de servicios que permitan, por una parte, compensar las carencias de las familias que viven en situación de pobreza y, por otra, crear las bases que permitan superar el impacto negativo de la pobreza en el desarrollo infantil.

El ocio y el tiempo libre constituyen derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes y constituyen espacios privilegiados para la educación en valores, la socialización, el respeto por el otro y la convivencia.

Con el fin de conseguir la máxima integración y el máximo desarrollo social, se ha de facilitar la participación de los menores en actividades de ocio y tiempo libre en condiciones de igualdad, independientemente de sus condiciones socioeconómicas, discapacidad, género, orientación sexual, etnia, status migrante o cualquier otra circunstancia personal o social. Es un medio esencial para lograr el bienestar emocional, el desarrollo de relaciones interpersonales significativas y fomentar la inclusión en el propio entorno. Es, en definitiva, un factor clave para la mejora de la calidad de vida de los menores de la ciudad de Zaragoza.

Para que una actividad se considere propiamente de ocio tiene que cumplir tres condiciones:

  1. 1) Libre elección o voluntariedad. El menor tendrá libertad personal para decidir qué quiere hacer y tener variedad de opciones para poder elegir.
  2. 2) Vivencia placentera, proporcionar satisfacción. Las actividades han de ser motivo de disfrute y bienestar.
  3. 3) Deseable por sí misma y con carácter final.

En cuanto al derecho a la educación en el tiempo libre, este Plan se propone como reto poder garantizar este derecho a todos los niños, niñas y adolescentes, independientemente de si se encuentran en situación de pobreza o no. Porque es bien sabido que el espacio del tiempo libre es un espacio educativo de carácter integral que contiene como valor añadido el trabajo y desarrollo de todas las dimensiones personales: la vertiente afectiva, la física, la social, la ambiental y la intelectual.

En el momento actual de crisis multidimensional, nos encontramos con que a menudo se consideran las actividades de tiempo libre como un bien prescindible o incluso un lujo que queda relegado para aquellos que tengan medios económicos para poder tener acceso a estas actividades. Pero, precisamente para aquellos menores que tienen menos posibilidades, aquellos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social, poder participar en estos entornos educativos acaba siendo una oportunidad que les garantiza unas relaciones positivas con sus iguales; unos vínculos emocionales óptimos; unos espacios de seguridad; una vivencia relajada, divertida, segura, controlada, organizada y, lo que es más importante, un espacio de crecimiento personal, intelectual y en valores, que esencial para su desarrollo.

Objetivos específicos

  • Impulsar el derecho al ocio educativo.
  • Mejorar e incrementar la dotación y equipamientos de centros de tiempo libre y ludotecas, posibilitando el acceso a toda la población infantil y adolescente con criterios de inclusividad, accesibilidad y proximidad.
  • Facilitar espacios de encuentro en el ámbito lúdico entre padres e hijos.

Actuaciones

1) Mejorar la oferta de ludotecas y de Centros Municipales de Tiempo Libre (CMTL) en todos los barrios de la ciudad. Los centros de tiempo libre y ludotecas municipales son espacios educativos dirigidos a toda la población infantil de la ciudad, con edades comprendidas entre los 3 y 14 años. Estos centros ofrecen alternativas para la ocupación del tiempo libre de la infancia y de la adolescencia, con objeto de favorecer su desarrollo personal y social y de prevenir situaciones de marginación infantil. Consolidar el acceso gratuito.

  • 1.1 Fomentar las actividades programadas entre padres e hijos en los CMTL y ludotecas de la ciudad.
  • 1.2 Elaborar la documentación básica de los Centros Municipales de Tiempo Libre siguiendo todos los modelos lingüísticos usuales (chino, rumano, árabe, francés, inglés).

2) Mantener e impulsar la oferta pública municipal de tiempo libre en períodos vacacionales para niños, niñas e adolescentes de la ciudad de Zaragoza, así como mejorar el acceso a los niños y niñas en riesgo de exclusión social.

  • 2.1 Incrementar el número de plazas en el Programa de verano Zaragalla, programa lúdico-educativo para que los niños y niñas se diviertan, cubriendo así las necesidades de ocio y esparcimiento de éstos durante el periodo vacacional y también las necesidades de los padres/madres de poder tener atendidos a sus hijos e hijas durante su jornada laboral.Reservar plazas para las familias atendidas en los programas de Servicios Sociales, procurando su inclusión en el comedor de Zaragalla.
  • 2.2 Mantener y apoyar el proyecto socioeducativo del Casco Viejo Vacaciones Enganchadas, durante las vacaciones escolares. Es un espacio de encuentro y de ocio para los niños y niñas, con servicio de comedor.
  • 2.3 Potenciar en general la oferta de tiempo libre en verano, proporcionando la concesión de becas para que los menores que lo necesiten puedan participar en otras actividades de iniciativa privada.
  • 2.4 Mantener las Colonias Infantiles de verano en Etopía, con talleres de diseño de videojuegos, animación, fotografía, vídeo, robótica y otros. Dirigidas a niños y niñas entre 6 y 14 años y servicio de comedor. Asegurar becas para facilitar el acceso con criterios de universalidad y diversidad al mayor número de menores posible, en coordinación con los Centros de Servicios Sociales.
  • 2.5 Crear una red de recursos en todos los barrios para garantizar la atención de las necesidades de alimentación de los menores desde una perspectiva socieducativa en los periodos vacacionales.

3)Seguir apoyando y fomentando el Proyecto de Integración de Espacios Escolares (PIEE). El PIEE es un recurso municipal que tiene como finalidad dinamizar a la comunidad escolar a través de actividades deportivas y culturales, consiguiendo así complementar la formación del alumnado en un ambiente extraaescolar. Reforzar la coordinación con los Centros de Servicios Sociales para procurar que los niños y niñas con dificultades socioeconómicas accedan en condiciones de normalidad a estas actividades.

Valorar el PIEE de Educación Especial, dirigido al alumnado con discapacidad escolarizados en centros de Educación Especial, y tiene como finalidad ser una alternativa educativa para el ocio y el tiempo libre de los menores con necesidades educativas especiales y establecer mecanismos de coordinación con las ludotecas y centros de tiempo libre.

4) Mantener y apoyar las Casas de Juventudcomo espacios privilegiados de encuentro para los jóvenes a partir de 12 años, donde pueden participar en actividades culturales o deportivas, hacer uso de las nuevas tecnologías o participar en cursos y sesiones de música, cine, bailes o expresión artística. Las Casas de Juventud constituyen un amplio conjunto de alternativas para el ocio y el tiempo libre juvenil en nuestra ciudad. Procurar instrumentos de coordinación con los Centros Municipales de Servicios Sociales para que los adolescentes y jóvenes con dificultades socieconómicas y riesgo

5) Establecer sistemas de ayudas económicas para que todos los niños, niñas y adolescentes, para facilitar el acceso a todas las actividades extraescolares, ofrecidas por el PIEE y las Casas Juventud, en condiciones de igualdad.

6) Mantener y apoyar el Programa 12 Lunas. Programa de Ocio Alternativo para los jóvenes de la ciudad, ofrecido por el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza a lo largo de todo el año. Todas las actividades 12 Lunas son gratuitas y accesibles y están dirigidas a jóvenes de entre 14 y 30 años.

Fundamentación

El derecho de los niños, niñas y adolescentes a participar libremente en la vida cultural y artística exige que los instituciones públicas favorezcan el acceso de los menores a esas actividades, así como su libertad de elegirlas y practicarlas. Es necesario procurar que no se vulnere este derecho por falta de inversión en oportunidades culturales y artísticas para los niños y niñas o porque tengan restringido su acceso a las actividades culturales y artísticas por una serie de factores como la falta de apoyo de los progenitores, el precio del acceso o la falta de participación de los niños y niñas en la definición del contenido, el diseño, el lugar y la forma de las actividades.

El derecho de los niños y las niñas a participar plenamente en las actividades culturales tiene tres dimensiones interrelacionadas que se refuerzan mutuamente:

1 ) El acceso, por el cual se brinda a los niños y niñas la oportunidad de experimentar la vida cultural y artística y de adquirir conocimientos sobre un amplio espectro de formas distintas de expresión.

2) La participación, que exige que se ofrezcan a los niños oportunidades concretas, individuales o colectivas, de expresarse libremente, comunicar, actuar y participar en actividades creativas, con vistas a lograr el desarrollo pleno de sus personalidades.

3) La contribución a la vida cultural, que comprende el derecho de los niños y las niñas a contribuir a las expresiones materiales, intelectuales y emocionales de la cultura y las artes, promoviendo así el desarrollo y la transformación de la sociedad a la que pertenecen.

Objetivos específicos

  • Facilitar el acceso a Escuelas de danza y música, con el fin de afianzar la igualdad de oportunidades de los menores en el acceso a la educación de las enseñanzas artísticas.
  • Mejorar e incrementar la dotación y equipamientos de bibliotecas, posibilitando el acceso a toda la población infantil y adolescente con criterios de inclusividad, accesibilidad y proximidad.
  • Afianzar la igualdad de oportunidades en el acceso a la cultura.

Actuaciones

1) Fomentar y facilitar el acceso a las Enseñanzas Artísticas ofertadas por el Ayuntamiento de Zaragoza. Éstas son las siguientes:

  • 1.1 Escuela Municipal de Música y Danza. Ofrece estudios de Educación Musical y Danza, con un componente lúdico, emocional y creativo. Se potencian más los aspectos pedagógicos y sociales que el puramente didáctico. La edad mínima de inscripción es de 8 años. Gratuito para alumnado con renta per cápita inferior a 344,50euros mensuales.
  • 1.2 Conservatorio Municipal Elemental de Música . Ofrece estudios oficiales de música de Enseñanza Elemental, destinados a todas aquellas personas que quieran completar su formación educativa y artística y posean aptitudes para dedicarse al estudio de la música. La edad de inscripción es a partir de 7 años. Gratuito para alumnado con renta per cápita inferior a 344,50euros mensuales.
  • 1.3 Conservatorio Municipal Profesional de Danza. Ofrece estudios a todos aquellos niños y niñas que quieran completar su formación educativa y artística y posean aptitudes para dedicarse al estudio de la danza. La edad de inscripción es a partir de 8 años. Gratuito para alumnado con renta per cápita inferior a 344,50euros mensuales.

2 ) Facilitar el acceso a la Escuela de danza y Música de los menores con menos recursos, estableciendo un sistema de becas que ayude a sufragar los gastos que las enseñanzas artísticas requieren.

3) Consolidar la Red de Bibliotecas Municipales de la ciudad de Zaragoza. Esta red está formada por 26 centros, siendo su acceso gratuito. Las bibliotecas públicas son centros locales de información que facilitan a sus usuarios toda clase de conocimiento e información para el aprendizaje permanente, la toma independiente de decisiones y el desarrollo cultural individual y colectivo. Estas deben proporcionar el máximo acceso a los nuevos recursos de información para todos los ciudadanos, al margen de sus posibilidades económicas, físicas o educativas.

En todas las Bibliotecas Públicas Municipales de Zaragoza hay una zona destinada a niños y niñas de 0 a 14 años con libros, revistas, vídeos, CD de música y CD-ROM especialmente seleccionados para estas edades. También pueden utilizar los ordenadores, conectarse a Internet y participar en las actividades que se organizan.

4) Incrementar el número de bibliotecas infantiles asi como el fondo bibliografico, en todos los barrios de la ciudad y bibliotecas.

5) Potenciar la oferta de actividades gratuitas, que complementen la educación formal, desde los museos municipales y salas de exposiciones de la ciudad.

6) Impulsar la creación de talleres de español (idioma y cultura) para niños y niñas fuera del horario escolar, en todos los barrios.

7) Mantener y afianzar la Orquesta Social. Este proyecto social combina la intervención social y la intervención artístico-musical haciendo uso de la música como medio para lograr una transformación en la vida de las personas participantes, en sus familias y en la comunidad en la que habitan. También responde a la necesidad de los agentes comunitarios de implementar programas y acciones que creen espacios de encuentro y participación en la que los chavales y chavalas del barrio sean protagonistas activos, con el fin de ayudar a elevar su autoestima, hacer un uso más adecuado y saludable de su ocio y tiempo libre, ayudar a su inserción social y laboral y, lo que es más importante, que ocupen espacios de participación activa.

Fundamentación

La pobreza no es sólo la falta de dinero. La pobreza es un fenómeno pluridimensional y una de las causas fundamentales de violaciones de los derechos de los niños en la UE. La pobreza está asociada a la exclusión social y a la falta de acceso a servicios básico como la vivienda o la educación, pero en el caso de los niños, la pobreza también incluye no poder participar en las mismas actividades sociales, culturales y deportivas que los demás niños de su edad. Porque según la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, firmada y ratificada por cada uno de los países europeos, todos los niños y niñas tienen derecho a desarrollar completamente su potencial social, emocional, cognitivo y físico. Estos derechos incluyen el derecho a un nivel de vida adecuado, a servicios como la educación y la salud, a ser protegidos, a la participación, al tiempo libre, al juego, a la cultura y al deporte.

Diferentes investigaciones han revelado que cubrir los gastos de educación de un menor implica pagar también una serie de coste s ocultos como el material escolar, las actividades culturales o los equipos deportivos. Estos costes ocultos crean una clara desventaja para los niños, niñas y adolescentes cuyas familias no pueden permitirse afrontar dichos gastos.

Objetivos específicos

  • Facilitar el acceso a Escuelas deportivas, con el fin de afianzar la igualdad de oportunidades de los menores en el acceso al deporte.
  • Mejorar e incrementar la dotación y equipamientos de espacios deportivos. Mantener la posibilitando el acceso a toda la población infantil y adolescente con criterios de inclusividad, accesibilidad y proximidad.

Actuaciones

1) Ofrecer desde el Servicio de Deportes una oferta deportiva diversa, inclusiva y de calidad, con el fin de lograr altos niveles de prácticas deportivas de los menores con menos recursos. Con el fin de asegurar que la práctica deportiva sea de acceso universal y dado los reconocidos beneficios psicosociales que la práctica deportiva tiene para los niños, niñas y adolescentes, el Servicio de Deportes ofrece y seguirá ofreciendo ayuda s económicas para niños, niñas y jóvenes de 6 a 17 años para facilitar la práctica deportiva fuera del horario escolar, en el ámbito de las entidades deportivas de base.

Como consecuencia de la crisis económica muchas familias se encuentran en situación de precariedad, lo que implica que muchos niños/as y jóvenes no puedan realizar una actividad deportiva fuera del horario escolar. La Convocatoria de Ayudas para niños, niñas y adolescentes, tiene por objetivo favorecer la práctica deportiva de los menores pertenecientes a familias con renta baja. Este instrumento pretende ayudar a integrar al niño en la práctica normalizada deportiva fuera del horario escolar, en las Entidades Deportivas de Base, y que la precariedad económica no sea un motivo de exclusión en el desarrollo normalizado de los menores.

2) Establecer sistemas de becas que faciliten el acceso a Escuelas deportivas a los menores con menos recursos.

3) Favorecer las condiciones de acceso de las instalaciones deportivas a grupos de niños y niñas pertenecientes a centros de tiempo libre y grupos atendidos desde educación de calle.

4) En todas las campañas de Zaragoza Deporte Municipal, especialmente en los cursillos de natación y la campaña escolar (muchos niños, niñas y adolescentes todavía no saben nadar), se deberá ofrecer plazas gratuitas para los niños más desfavorecidos social y económicamente.

5) Recoger en los pliegos de condiciones de Bizizaragoza el establecimiento del servicio gratuito para menores, demanda realizada por los niños y niñas en el Pleno Infantil Municipal.

6) En todas las subvenciones, especialmente las dirigidas a las AMPAS y a Clubes deportivos, se valorará la participación de niños y niñas que no pueden pagar las cuotas.

7) Potenciar la inclusión social de los menores con riesgo en los clubes deportivos de la ciudad, ya que estos garantizan la continuidad en el itinerario deportivo y la sociabilidad, subvencionando directamente a las familias para poder pagar la cuota de los clubes o a través de las ayudas de urgente necesidad.

8) Los programas sociales de infancia del Ayuntamiento, contemplarán la mediación, el acceso, la búsqueda de clubes deportivos para ofertar la incorporación de los niños/as a los equipos.

9) Todos aquellos clubes que reciban subvenciones de Zaragoza Deporte Municipal o de las Juntas de Distrito deberán incluir un porcentaje de niños, niñas y adolescentes sin abonar la cuota.

10) Potenciar la apertura de centros escolares en horario extraescolar, incluyendo los sábados y domingos, y el uso intensivo de las instalaciones elementales (potreros) en parques y calles, firmando convenios de unitlización del espacio con entidades deportivas ya que los pabellones deportivos están actualmente saturados en los horarios de iniciación deportiva y no pueden satisfacer toda la demanda.

Fundamentación

Las condiciones sociales y económicas determinan las diferencias individuales y colectivas en el estado de salud de la población. Las condiciones de vida están asociadas a factores de riesgo que aumentan la vulnerabilidad de los menores. Los programas de Promoción de Salud tienen como finalidad abordar la influencia de las condiciones sociales y los hábitos de vida que influyen directamente en el grado de bienestar y salud de las personas. Adquirir hábitos de vida saludables, informar y formar para evitar comportamientos de riesgo, en el ámbito de los comportamientos sexuales, contraceptivos, adicciones, relaciones de dominio, - son claves para que los niños y niñas y los adolescentes puedan vivir su vida de forma más sana, satisfactoria y responsable.

La importancia de la prevención de las adicciones viene marcada por la gran relevancia que las conductas adictivas tienen tanto en la esfera individual, como la sanitaria y social, pasando por la familiar, la educativa o la económica. Por ello, es necesario que impulsar acciones encaminadas al fomento de estilos de vida saludables dirigidas a la población en su conjunto, con actividades especialmente orientadas a la infancia y juventud, cuyo fin es reducir el interés social hacia el consumo de drogas y otras conductas adictivas. Programas de prevención en los ámbitos educativo, familiar y del ocio y tiempo libre; es prioritario, asimismo, implicar a toda la sociedad en esta tarea. Prevenir adicciones es también trabajar en prevención de exclusión social y por tanto evitar la pobreza infantil.

En cuanto a la sexualidad, ésta es una parte importante de la vida y en torno a ella se definen muchos de nuestros sueños, proyectos y búsquedas. La educación sexual es una de las herramientas necesarias para construir el proyecto de vida y por lo tanto, debe estar al alcance de cada niño, niña y adolescente. Se trata de una responsabilidad que empieza en el hogar y se continúa a lo largo de la vida. No solo las escuelas sino los medios de comunicación y las redes sociales tienen hoy una enorme influencia en los jóvenes y por ello también una parte de esta responsabilidad compartida.

La educación sexual debe contribuir a la comprensión de nuestros sentimientos. No sólo los sentimientos amorosos sino también los de amistad, de compañerismo, de solidaridad, e incluso aquellos más negativos de incomodidad, vergüenza, repulsión o rechazo. Debe ayudarnos a sentirnos cómodos en nuestra relación con las demás personas y también con nosotros mismos, nuestro cuerpo y nuestros sentimientos. La educación sexual ayuda a desarrollar la capacidad de reconocer lo que sentimos. Por eso, es parte de los elementos protectores ante situaciones de abuso sexual, coerción o violencia.

La maternidad y paternidad en la época de la adolescencia está asociada, de una forma significativa, con el nivel socioeconómico. La educación en salud reproductiva es una parte esencial de la entrada de los adolescentes en la vida adulta y la prevención del embarazo no planificado en estas épocas de la vida es un derecho, la salud reproductiva es un derecho al que no tienen un acceso igualitario todos los adolescentes. La cultura determina, en gran medida, el modo en el que niños, niñas, adolescentes, se incorporan a la vida adulta, a la sexualidad y a la posibilidad de ser madre y padres. Sin ser una afirmación categórica, se puede afirmar que prevenir maternidades precoces tiene efectos positivos en la salud de las jóvenes madres y de los niños y niñas con padres adolescentes. Es, por tanto, tarea fundamental en un plan de lucha contra la pobreza infantil incluir programas de educación sexual y prevención del embarazo, para la población en general, y específicamente para los colectivos en situaciones de riesgo de exclusión social.

Objetivos específicos

  • Promover la salud de los menores a través de la prevención de las adicciones y la sensibilización sobre los efectos nocivos del alcohol, el tabaco y las drogas ilegales.
  • Promover el derecho a la educación sexual y a la información sobre anticoncepción y sobre enfermedades de transmisión sexual / SIDA.
  • Promover la salud mental y prevenir embarazos no planificados en la adolescencia.

Actuaciones

1) Afianzar el trabajo de prevención que se viene desarrollando desde el Centro Municipal de Atención y Prevención de las Adicciones (CMAPA) con menores . Fomentar en los menores una actitud positiva hacia la salud y contraria al consumo de tabaco, alcohol y drogas ilegales, así como reforzar los conocimientos, las habilidades y competencias personales que les permitan rechazar la oferta de consumo de estas sustancias.

  • 1. 1 Desarrollar programas en el ámbito educativo, dirigidos a sistematizar la pre vención de los problemas vinculados al consumo de drogas.
  • 1.2 Se priorizarán actuaciones en los centros escolares que impliquen al conjunto de la comunidad educativa en la prevención de las distintas adicciones.
  • 1.3 Se proporcionarán herramientas que permitan prevenir problemas relacionados con el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilegales a los centros educativos, incluyendo equipo directivo, personal docente, padres, madres y alumnado.
  • 1.4 Identificar e intervenir sobre colectivos en situación de especial vulnerabilidad, priorizando programas comunitarios, dirigidos a los y las adolescentes en situación de riesgo.
  • 1.5 Potenciar la reflexión y el conocimiento por parte de los menores de las consecuencias derivadas del consumo del alcohol, tabaco y drogas ilegales, facilitando información especializada y materiales (folletos, guía de información sobre drogas) sobre diferentes sustancias y/o conductas adictivas.

2 ) Potenciar actuaciones que promuevan también un uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías en los menores, actuaciones que lleven a reflexionar sobre las virtudes y los riesgos del consumo de pantallas, fomentar el análisis crítico ante situaciones de riesgo en la red y la resolución de problemas.

3) Fomentar estilos de vida saludables en los niños, niñas y adolescentes, especialmente en los más vulnerables, con programas dirigidos a sensibilizar a las familias sobre la importancia de su papel como agentes preventivos de distintas adicciones, dotándoles de estrategias y herramientas para esta tarea.

4) Se potenciarán los cursos de formación dirigidos a mediadores juveniles, para facilitarles herramientas que les permitan planificar acciones preventivas dentro de una actividad de ocio y tiempo libre. Estas acciones deben favorecer la reflexión acerca de algunos de los mitos más difundidos en torno a estas sustancias, a la vez que se propone incrementar la percepción de riesgo, favoreciendo la toma de decisiones razonadas.

5) Información específica dirigida a los adolescentes.

  • 5. 1 Colocación de stands itinerantes en las zonas de marcha, donde se informará y asesorará sobre las ventajas del no consumo y se facilitan pautas sobre cómo reducir algunos de los riesgos asociados al consumo abusivo de alcohol y otras sustancias. Por otra parte, se promoverá la responsabilidad ante el espacio y el entorno físico de estas zonas. También se realizarán actividades de detección de consumo abusivo (alcoholimetrías) y reparto de información sobre sustancias y prevención de riesgos (flyers).
  • 5.2 Coordinar las actuaciones del CMAPA y el Servicio de Juventud para incluir la prevención de las adicciones en los programas de Ocio y tiempo libre dirigidos a la población joven.

6 ) Afianzar el trabajo de prevención que se viene desarrollando desde el Centro Municipal de Promoción de la Salud (CMPS) con adolescentes.

  • 6. 1 Se promoverán la salud mental, la salud sexual y reproductiva, de los y las adolescentes. Se reforzará la coordinación con los Centros Municipales de Servicios Sociales, para atender a adolescente en situación de riesgo de exclusión.
  • 6.2 Se realizarán programas de prevención de los problemas asociados a la sexualidad (enfermedades de transmisión sexual, disfunciones sexuales, anticoncepción, discriminación, violencia sexual y de género) ofertando una intervención a nivel individual, grupal y comunitario.
  • 6.3 Se reforzarán los proyectos de prevención del embarazo en adolescentes, de prevención de infecciones de transmisión sexual, los programas de educativos para la salud afectivo sexual, los programas de maternaje para adolescentes y la atención psicológica a adolescentes en dificultades.
  • 6.4 Programa específico de trabajo grupal con adolescentes de centros sociolaborales sobre educación afectivo sexual y relaciones de pareja en igualdad.
  • 6.5 Programas psicoterapéuticos dirigidos a adolescentes con malestar psíquico, bloqueos emocionales que dificultan su maduración y entrada en el mundo adulto.
  • 6.6 Potenciar programas de acompañamiento en el proceso del embarazo, parto y postparto, incluido atención al recién nacido, en madres jóvenes.

Fundamentación

Una premisa fundamental de este Plan es incidir en la importancia de garantizar la participación de los menores, garantizar el derecho de los niños, niñas y adolescentes a ser escuchados en todos los procesos que les afecten. Cuando educamos a los niños, niñas y adolescentes para que participen y expresen su opinión contribuimos a la formación de sociedades más democráticas que busquen soluciones a conflictos sobre la base del diálogo y al respeto de las posiciones contrarias. La participación y expresión son valores esenciales en una comunidad pacífica, por lo tanto, todos/as estamos comprometidos/as a inculcarlos a las futuras generaciones.

El ejercicio de la participación de los niños, niñas y adolescentes es la mejor expresión de su reconocimiento como sujetos de derechos. Esto implica que son agentes activos en la promoción y exigencia de los derechos de que son acreedores por ser seres humanos. Al igual que los adultos, tienen derecho a expresar su opinión sobre asuntos que les competen en el ámbito familiar, escolar y comunitario. Igualmente, tienen la capacidad para organizarse y plantear soluciones a problemas que les afectan.

El artículo 12 de la Convención Sobre los Derechos del Niño, obliga a los Estados partes a generar legislación que permita la participación de los niños y niñas y a introducir los mecanismos que den acceso a los niños, niñas y adolescentes a ejercer ese derecho. Así, el Plan contra la pobreza infantil propone esta línea de actuación, para garantizar las condiciones adecuadas que permitan a los menores expresar sus opiniones, y asegurarse de que estas opiniones sean tenidas debidamente en cuenta.

Objetivos específicos

  • Promover una cultura de participación infantil creando los cauces para la participación real de los niños y niñas en los recursos diseñados para ellos.
  • Garantizar el derecho de niñas, niños y adolescentes a ser tomados en consideración, a ser representados por ellos mismos y a ser escuchados en las decisiones que les afectan individualmente, para contribuir a su integración en la vida pública como ciudadanos y ciudadanas activos y responsables.
  • Articular la participación de la infancia y adolescencia tanto a nivel de los distritos, como de la ciudad.

Actuaciones

1 ) Se impulsará y favorecerá el diseño de órganos y vías de participación estable a los niños y niñas del municipio en los recursos municipales dirigidos a la infancia y adolescencia, teniendo en cuenta su derecho a ser escuchados y escuchadas en las decisiones que les afectan personalmente.

2) Se valorará la implantación del programa Ciudades Amigas de la Infancia en Zaragoza.

3) Se potenciará la visibilización de los espacios de participación y representación ya existentes en nuestra ciudad, como por el ejemplo el Pleno Infantil Municipal.

4) Se promoverán las Comisiones de Participación de la Infancia y Adolescencia en los distritos. Comisiones que estarán centradas en el Plan contra la Pobreza Infantil.

  • 4. 1 Realización de un estudio sobre Modelo de participación inclusiva y estable en los distritos de Zaragoza.
  • 4.2 Implantar progresivamente el modelo de participación resultante del estudio previo, en cada distrito de la ciudad.
  • 4.3 En las Comisiones se realizará el seguimiento del Plan contra la Pobreza Infantil.