Museos y Exposiciones

Casa de los Morlanes

Sin que ello suponga que no pueda utilizarse para presentar otro tipo de muestras, como de hecho ha ocurrido en ocasiones, este atractivo espacio, situado en el sótano de una casa palaciega del siglo XVI y abierto al público en 1997, se viene especializando en  exposiciones de fotografía y otras disciplinas afines o relacionadas dentro del amplio territorio de las artes propiamente visuales (aunque las distinciones son por fortuna cada día más imprecisas e innecesarias), con una de las cuales, la titulada Testigos (que agrupaba obras de fotógrafos tan destacados como David Burnett, Sebastiao Salgado, Cristina García Rodero, Annie Leibovitz, Ricardo Dávila Wood, Koldo Chamorro), inició su andadura hace nueve años.

Entre las cincuenta exposiciones programadas desde entonces, vale la pena destacar la colectiva de siete fotógrafos aragoneses reunidos bajo el enunciado El tiempo, el cuerpo, la palabra; la excelente panorámica Géneros y tendencias en los albores del siglo XXI. Colección pública de fotografía del Ayuntamiento de Alcobendas, ejemplo a seguir de coleccionismo institucional; la dual de los fotógrafos Alfonso Pardo Juez y Pedro Pérez Esteban; las sucesivas ediciones, desde 1999, del Salón Internacional de Otoño de Fotografía convocado por la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza desde 1925; la inolvidable Niños de la guerra, fotografías de Gervasio Sánchez; la Retrospectiva (1952-2001) del gran fotógrafo zaragozano José Antonio Duce;  las sucesivas ediciones anuales del Certamen Injuve de Fotografía y las del Concurso Fotográfico Joaquín Gil Marraco, que convoca el Ayuntamiento de Zaragoza desde 1984; la sobrecogedora y múltiple instalación La vida y su sombra de Lina Vila; la muy notable colectiva del Círculo Fotográfico de Aragón; el regreso a la actividad pública, con su serie Instantes, del fotógrafo zaragozano Javier Bautista; y la emocionante colaboración del poeta  José Ángel Valente y el fotógrafo Manuel Falces en el libro y la subsiguiente exposición Para siempre: la sombra; a lo que cabe añadir la colectiva del grupo Ecrevisse, los sigulares proyectos Jardin del obrero de Ignacio Fortún y La línea de la historia de Santiago Arranz, y las individuales de los fotógrafos Jacques Valat, Li Zhensheng y Jack Radcliffe.