Plan de Emergencia

Identificación de Riesgos >> Inundaciones

Consideramos sólo las inundaciones por crecidas de los ríos y no tendremos en cuenta las debidas a roturas de presas.

Descripción:

Zaragoza es cruzada en su término municipal por el río Ebro, y por los ríos Huerva y Gállego, afluentes del Ebro. Asimismo la ciudad es atravesada por el Canal Imperial de Aragón.

Las posibles crecidas de los ríos Huerva y Gállego son reguladas por embalses de cabecera o curso medio, por lo que la repercusión en los tramos finales que afectan a la Ciudad no puede constituir problema de inundación, ya que por otro lado la configuración de los cauces permite absorber un aumento importante de caudal. Si bien es en los últimos tramos, y en la incorporación al Ebro, donde pueden causar y causan algunos problemas en los sótanos de los edificios debido al efecto acumulativo de los cauces.

El Canal Imperial de Aragón posee, como tal cauce artificial, una regulación total de sus caudales, desde su inicio en El Bocal (Tudela) hasta su desembocadura y a través del sistema de almenaras y acequias de riego, en su transcurso. A continuación se analiza someramente la identidad de los tres ríos que cruzan la ciudad.

Río Ebro

El río Ebro tiene una cuenca total de 85.550 Km 2 , siendo en Zaragoza de 40.400Km 2. Nace en Alto Campoo (Cantabria) y recorre 911 kilómetros hasta su desembocadura en el mar Mediterráneo. Las altitudes del río en la cuenca oscilan entre los 900 men la cabecera hasta la cota en su desembocadura en el mar. La pendiente media del río es del orden del 1%. En Zaragoza la cota es de 190 m. Sus afluentes más importantes hasta Zaragoza son los ríos Aragón (8.500 Km 2.) y Gállego (4.000 Km 2.), éste situado en la misma ciudad, por la margen izquierda y el río Jalón (9.700 Km 2.) por la margen derecha (los afluentes de su margen derecha aportan mucha menos agua que, los de la izquierda). Cuando el Ebro llega al municipio zaragozano lleva bastantes kilómetros sin recibir un afluente importante, exactamente desde Castejón donde desemboca el Aragón.

La escasa pendiente favorece, por otra parte, la existencia de continuas sinuosidades del cauce. En relación con los caudales máximos, las crecidas del río Ebro tienen diversos orígenes. Las de invierno, "cantábricas o pirenaico-cantábricas", han sido las más importantes en toda la cuenca y se deben a situaciones meteorológicas del NW de carácter húmedo. Las de finales de verano y otoño, "mediterráneas", se despliegan sobre la cuenca baja, y las primaverales suelen ser crecidas generalizadas en las que se combinan las fuertes precipitaciones y la fusión nival. De todas ellas, en la ciudad de Zaragoza, las invernales son las que tienen mayor importancia.

En este sentido y sin querer hacer un análisis de las últimas avenidas del río Ebro, que se realizará en el correspondiente Plan Especial, se indican como datos orientativos las avenidas más importantes (unos 3000 m3/seg.) de los últimos años y una gráfica de valores medios de caudal .

Valores de las crecidas más relevantes del Ebro
FECHASCAUDALES MÁXIMOS (m3/s)ALTURA EN EL PUENTE DE SANTIAGO (m)
13 de marzo 1888 3.760 m3/s 
25 de enero 18913.250 m3/s 
6 de febrero 18923.790 m3/s 
23 de enero 1895 3.118 m3/s 
15 de marzo 1930 3.600 m3/s6,25 metros
19 de diciembre 19303.000 m3/s5,5 metros
28 de octubre 19373.000 m3/s5,76 metros
24 de enero 19414.000 m3/s6,25 metros
5 de febrero 19523.260 m3/s5,42 metros
2 de enero 19614.130 m3/s

6,32 metros

 

Gran riada del Ebro en Zaragoza, inundándose el 90% de la huerta, alcanzando el cauce una anchura de 2,5 Km. en algunos puntos, pudiéndose tocar el agua del río, desde el Puente de Hierro, con la mano.

12 de noviembre 19663.154 m3/s5,32 metros
5 de febrero 19783154 m3/s5,32 metros
7 de febrero 20032.957 m3/s5,73 metros
1 de marzo 20032.220 m3/s

4,90 metros

 

Las precipitaciones, junto al deshielo en Álava y Navarra, provocan una gran avenida del Ebro que daña 37 pueblos de Zaragoza y la capital aragonesa, así como inundaciones en algunas localidades de Cataluña por el desagüe de los embalses de Mequinenza y Ribarroja.

En la gráfica siguiente se representan, para cada estación, los caudales medios diarios medidos de toda la serie. El periodo del que se dan datos comprende como máximo desde el año hidrológico 1912/13 hasta 2003/04.

Gráfica del caudal medio mensual río ebro

Los daños que son de prever en una avenida del río Ebro son los siguientes:

  • Inundación de zonas bajas respecto al río Ebro de la Ciudad tales como barrios de Arrabal, Ranillas, Rey Fernando y Zalfonada.
  • Inundación de zonas periféricas, aguas arriba desde Casetas hasta barrio de Movera y lindes con Pastriz aguas abajo.
  • Cortes de tráfico de vías incluidas en dichas zonas
  • Cortes de fluido eléctrico en áreas servidas por transformadores situados en zonas inundadas
  • Caída de árboles y otros elementos de infraestructura (postes, señales)
  • Hundimientos de subsuelo y de vías de circulación
  • Desprendimientos de tierras en solares o excavaciones abiertas
  • Afectación de casas habitadas aisladas, almacenes o recintos de ganados, granjas, etc.

Rió Gállego

Después de recorrer 215 Km., vierte sus aguas en el Ebro al Noreste de Zaragoza. Como el caso del Ebro, presenta oscilaciones importantes de caudal, tanto de un mes a otro, como con carácter anual. En Ardisa, la estación de aforo más próxima a Zaragoza, el caudal medio anual es de 33,6 m3/s. El régimen fluvial está influido por las necesidades derivadas del riego, registrándose los mayores caudales en los meses de primavera (de marzo a mayo), siendo poco acusado el máximo secundario otoñal que aparece con mayor claridad en la cuenca alta, donde la influencia nival lleva el máximo principal a finales de primavera y comienzos del verano. La irregularidad en el bajo Gállego es muy acusada, llevando caudales extremadamente bajos en algunos años. Así, han llegado a registrarse caudales de menos de 6 m3/s durante varios meses, en el año más seco (1948-49), mientras que en épocas de avenidas como la del 20 de septiembre de 1959, el río alcanzó caudales de 690 m3/s o la del 6 de junio de 1960 en la que llegó a 1.070 m3/s.

En la gráfica siguiente se representan, para cada estación, los caudales medios diarios medidos de toda la serie. El periodo del que se dan datos comprende como máximo desde el año hidrológico 1912/13 hasta 2003/04

Gráfica del caudal medio mensual río gallego

Río Huerva

El río Huerva nace en el Sistema Ibérico donde su cabecera queda por debajo de los 900 m. de altitud. Recibe pocas precipitaciones que alimentan su cuenca (1.020Km2.), por lo que el caudal medio absoluto es muy reducido (1 m3/s). Este caudal disminuye de tal modo que en años considerados secos puede descender hasta quedar en seco y en años húmedos no superar los 3 m3/s, inferior al mínimo del río Gállego. Junto con la escasez de caudales, los coeficientes de estiaje son acusados con una elevada irregularidad, tanto intermensual como interanual. Los estiajes tienen lugar en verano y los caudales más altos en primavera u otoño, siempre en función de fenómenos tormentosos. La componente nival es prácticamente nula.

La crecida más importante registrada fue la de febrero de 1947 con 34 m3/s, aunque también ha habido avenidas fuertes los años 1954, 1956 y el 18 de junio de 1985 con caudales punta de 20, 25 y 27 m3/s respectivamente.

En la gráfica siguiente se representan, para cada estación, los caudales medios diarios medidos de toda la serie. El periodo del que se dan datos comprende como máximo desde el año hidrológico 1912/13 hasta 2003/04

Gráfica del caudal medio mensual río huerva

Importancia de la comprensión del concepto de periodo de retorno en la vida cotidiana

Todas las obras de protección contra inundaciones tienen una efectividad relativa, asociada con el período de retorno para el cual se han calculado. Es frecuente creer que si se construye un dique para contención de avenidas, ya nunca habrá inundaciones en ese lugar. En realidad, si el periodo de retorno para el cual se ha calculado la altura del dique y la sección del río es, por ejemplo de 20 años, debe entenderse que en media cada 20 años ocurrirá una avenida que sobrepase los diques, sin embargo, nadie puede asegurar que ese evento no sucederá pocos meses después de concluida la obra.

Los cálculos utilizados por los ingenieros para calibrar el periodo de retorno de una avenida (de 100 o 500 años), se basan en datos de series de diez años continuados de medidas (de las estaciones de registro) a las que se hace una extrapolación estadística.

El periodo de retorno que puede estimarse para un caudal similar a la crecida de febrero de 2003 es de unos 20 años para Zaragoza

Se indican las posibles afecciones por inundación en el mapa de riesgo R3.

Marco Legal

  • Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones aprobada en la resolución de 31 de enero de 1995 , de la Secretaría de Estado de Interior. (BOE 38, de 14 de febrero de 1995 )
  • Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2000 , por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas, DO L 327, de 22 de diciembre de 2000 . Y COM (2004)472 final de 12 de julio de 2004 .(Diario Oficial de las Comunidades Europeas L 327/1 22, de diciembre de 2000 ES)
  • Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional. (BOE 161, de 6 julio 2001 )
  • Real Decreto Legislativo 1/2001,de 20 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas (con las modificaciones de la Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y del orden social) (BOE 176, de 24 julio 2001 )
  • Real Decreto Ley 2/2004, de 18 de junio por el que se modifica la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional. (BOE 148, de 19 junio 2004 )