Plan de Emergencia

Autoprotección >> Químicos. Accidente mayor en la industria Química o asimilable

Medidas de Autoprotección

Recomendaciones en caso de intoxicación por Productos Químicos.

Si manipula materiales peligrosos, no sólo en el trabajo, ya que sustancias potencialmente peligrosas se utilizan en tareas domésticas, jardinería y entretenimientos, siga los procedimientos de seguridad recomendados para cada producto.

  • Evite el contacto con productos químicos que podrían provocar reacciones peligrosas.
  • Estudie las propiedades de las sustancias que manipula o transporta y las medidas para hacer frente a los accidentes.

En los accidentes de carretera o ferroviarios en los que se ve involucrada alguna cisterna, o cualquier otro vehículo utilizado para el transporte de mercancías peligrosas.

  • Manténgase alejado y siga las instrucciones que se dan en el caso de "Accidentes en el transporte de mercancías peligrosas".

Si se divulga por las autoridades competentes una alarma ante una posible contaminación aérea por escape de producto tóxico, adopte las siguientes precauciones:

  • Permanezca en el interior de sus casas hasta que se les avise que el peligro ya ha pasado. No vaya a buscar a los niños al colegio, allí estarán más seguros.
  • Cierre lo más herméticamente posible puertas, ventanas, orificios de ventilación, chimeneas, etc. Si es necesario obtúrelos con trapos mojados con agua.
  • No haga uso de aparatos de aire acondicionado u otro tipo de ventilación exterior, apague los sistemas de calefacción.
  • Rehuya los puntos bajos de edificaciones (sótanos, garajes, etc.) Si es posible, suba a los pisos más altos. En caso de que el gas que se dispersa sea más ligero que el aire (ácido cianhídrico, monóxido de carbono, etc.) debe aplicarse el criterio inverso.
  • En caso de encontrarse al aire libre y sin refugio posible corra siempre en dirección transversal al viento, evitando las hondonadas del terreno.
  • Protéjase boca y nariz con un pañuelo mojado. No coma, ni fume, ni encienda fuego, evite cualquier punto de ignición.
  • Escuche las emisoras de radio locales y siga las instrucciones y recomendaciones que irán dando las autoridades.

Para evitar una intoxicación por productos tóxicos hay que:

  • Seguir cuidadosamente las instrucciones de empleo indicadas por el fabricante en las etiquetas de los envases.
  • Mantener los productos tóxicos en sus envases originales y sin quitar las etiquetas. Si no fuera posible, se deben recoger en otros recipientes que no se presten a confusión, nunca guardarlos en botellas o recipientes que puedan confundirse con productos alimenticios, también hay que etiquetarlos claramente.
  • No almacenar conjuntamente distintos tipos de productos, sobre todo los de limpieza, especialmente en el caso de la lejía y el salfumán (se produce un fuerte desprendimiento de cloro que es un gas tóxico).
  • Los productos tóxicos deben estar en lugar cerrado y alejado de productos alimenticios.
  • No utilizar los productos tóxicos, especialmente los destinados a limpieza, de una forma indiscriminada y con abundante dosis.
  • No permanecer en habitáculos en los que se haya trabajado con productos tóxicos tales como barnices, pinturas, pegamentos, etc.
  • No pulverizar insecticidas y productos de jardinería sobre alimentos, personas o animales domésticos; no permanecer en habitaciones tratadas con insecticidas hasta transcurrido un tiempo prudencial.
  • Cuando manipule pinturas, disolventes y adhesivos, hágalo en locales bien ventilados. No se lave las manos con disolventes. No permanezca en las habitaciones recién pintadas hasta que desaparezca el olor de disolvente.

Para evitar una intoxicación por gases tóxicos:

  • No sitúe calentadores de gas, estufas y braseros en locales mal ventilados.
  • Controle la buena combustión de braseros.
  • No emplee estufas de gas y braseros en dormitorios.
  • Cierre la llave de paso al finalizar la utilización del gas y siempre por la noche. Evite las corrientes de aire sobre la llama que puedan apagarla y vigile los recipientes con líquidos sobre el fuego que, al hervir, rebosen y apaguen la llama.
  • Vigile que los calentadores queman bien el gas y que no existen escapes. Mantener en buenas condiciones los conductos de ventilación de humos y residuos de combustiones a través de chimeneas, extractores o rejillas de ventilación.
  • Si percibe olor a gas no accione interruptores ni encienda cerillas.
  • Ventile los recintos en los que se prevea una acumulación de gas toxico, y ante ella, salga a respirar aire puro lo antes posible, y elimine las sustancias químicas con mucho agua, pero hay que tener mucho cuidado porque añadir agua a algunos productos químicos puede provocar reacciones aún más peligrosas. Aprenda las propiedades de las sustancias que manipula o transporta y las medidas para hacer frente a los accidentes.
  • No mantenga el coche con el motor en marcha en garajes pequeños o en locales mal ventilados.

Todos los medicamentos son potencialmente tóxicos si no se utilizan en las dosis y para las patologías indicadas médicamente, por ello:

  • No tome medicamentos no prescritos por el medico ni los aconseje a los otros posibles pacientes.
  • Debe seguir estrictamente las normas de todos los productos tóxicos medicamentosos en cuanto a su envasado y ubicación.
  • Los medicamentos no deben estar al alcance de los niños. Deben guardarse bajo llave.
  • Cerciórese de que los medicamentos que se van a ingerir no hayan superado la fecha de caducidad.
  • Adopte precauciones con los medicamentos cuando posteriormente tenga que conducir, especialmente si producen somnolencia.