Plan de Emergencia

Autoprotección >> Inundaciones

Consideramos sólo las inundaciones por crecidas de los ríos y no tendremos en cuenta las debidas a roturas de presas.

Medidas de Autoprotección

Ante el riesgo de inundaciones:

  • Revise su tejado y bajantes de agua, así como la cuneta o acequia próxima a su vivienda, evitando toda acumulación de escombros, hojas, tierra, etc.
  • Almacene agua y alimentos para unos días.
  • Provéase de un equipo de emergencia para cocinar.
  • Tenga preparados una linterna con pilas de repuesto, una radio de pilas, un pequeño botiquín de primeros auxilios y aquellos medicamentos que se usen habitualmente.
  • Retire del exterior de su casa muebles y objetos que puedan ser arrastrados por las aguas. Coloque todos los productos tóxicos (herbicidas, insecticidas, etc.) fuera del alcance del agua.
  • Ponga documentos, bienes y objetos de valor en los puntos más altos de la vivienda.
  • Si dispone de tiempo lleve muebles y objetos al piso superior.
  • Desconecte los aparatos o equipos eléctricos, pero no los toque si está mojado o pisando agua.
  • Guarde el coche en el garaje o lugar cerrado, siempre que no sea susceptible de inundación.
  • No estacione vehículos ni en cauces secos, ni en orillas de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.
  • Manténgase permanentemente informado a través de la radio y de otros medios de comunicación de las predicciones meteorológicas y estado de la situación para estar informado sobre la posibilidad de lluvias intensas o avenidas, estado de las carreteras y, en su caso, medidas de precaución y consejos de actuación.
  • Siga las normas sanitarias y de higiene, dictadas por las autoridades, en la limpieza y en la alimentación. No beba agua de la red si se encuentra contaminada a consecuencia de las inundaciones.
  • Preste atención a los corrimientos de tierra, socavones, sumideros, cables de conducción eléctrica flojos o derribados y, en general, a todos los objetos caídos.
  • Si ve alguna posibilidad de inundación repentina en su zona, múdese inmediatamente a un lugar más seguro, corte las llaves de gas, agua y desconecte la energía eléctrica utilizando, preferentemente, linternas para el alumbrado no espere instrucciones y notifique a las autoridades el peligro.
  • Localice los puntos más altos de la zona donde se encuentre, súbase a ellos en caso de posible riada e invite a los demás a hacerlo.
  • Dentro de la unidad familiar, todos deben conocer las vías y lugares de evacuación, enseres que deberá transportar cada miembro de la unidad familiar, incluyendo tarjetas identificativas cosidas a las prendas exteriores con el nombre, dirección del domicilio habitual, teléfono y lugar al que se dirigen.
  • Evite utilizar el teléfono inútilmente para no sobrecargar la red.

Si tiene que abandonar su vivienda:

  • Cosa la tarjeta identificativa a los integrantes del grupo familiar.
  • Coja sus documentos, botiquín, alimentos, ropa de abrigo, objetos valiosos poco voluminosos, linterna y una radio de pilas.
  • Desconecte la electricidad, el gas y el agua. No toque los aparatos eléctricos si están mojados.
  • Cerrar y asegurar sus ventanas y puertas para que no puedan ser destruidas por vientos fuertes, el agua, objetos volantes o escombros. Cerrar la puerta o puertas de acceso a la vivienda.

Al llegar a su destino:

  • Notifique su llegada a la autoridad local y sus datos personales, si el municipio así lo requiere.
  • Si se aloja en domicilio particular, no olvide ser cuidadoso en el respeto a la intimidad y costumbres de la familia que le alberga. Esmérese en el trato de todo aquello que pongan a su disposición.
  • Si se aloja en albergue colectivo, respete al máximo las normas sociales de convivencia y las instrucciones que reciba.
  • Sea siempre, en todo caso, solidario con los demás y cuidadoso con los que estén a su cargo.
  • No propague rumores o informes exagerados de los daños.

Si se encuentra en el campo:

  • No estacionar ni acampar en cauces secos ni a la orilla de los ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o riada.
  • Aléjese de la base de las colinas para no verse alcanzado por el agua que discurre por las laderas y que a menudo arrastra barro y restos de árboles y piedras.
  • Evite atravesar vados inundados.
  • Diríjase siempre a los puntos más altos de la zona.

Si ha de emprender un viaje en su automóvil:

  • Atienda las informaciones de las emisoras de radio locales, o infórmese de la situación meteorológica en las zonas a que se va a desplazar.
  • Evite viajar de noche y procure circular, preferentemente por carreteras principales y autopistas, moderando la velocidad.
  • Conduzca con prudencia y compruebe el funcionamiento de los frenos periódicamente.
  • No debe cruzar en automóvil vados que salvan barrancos u otros tramos de carreteras si están inundados. La fuerza del agua lo puede arrastrar.
  • Preste atención a corrimientos de tierra, socavones, sumideros, cables de conducción eléctrica flojos o derribados y, en general, a todos los objetos caídos.
  • Si la lluvia es muy intensa, detener el vehículo junto al primer bar, hostal, casa o cualquier construcción firme próxima a la carretera hasta que disminuya la intensidad de la lluvia.
  • Abandone el vehículo y diríjase a zonas altas cuando:
  • El vehículo quede inmovilizado por el agua.
  • El nivel de agua suba demasiado en la calzada.
  • El agua llegue por encima del eje del vehículo.
  • Encuentre dificultades para abrir la puerta del vehículo. Si esto le ocurre salga por la ventanilla sin perdida de tiempo.

Una vez que ha pasado el peligro, tras la inundación:

  • Mantener la calma, es decir, luchar contra el pánico.
  • Verificar si hay heridos en los alrededores y si es posible, socorrerlos.
  • Escuchar la radio pero no llamar por teléfono inútilmente.
  • Colaborar con los órganos oficiales del rescate y los servicios de asistencia previstos para las personas damnificadas.
  • Colaborar en la identificación de los cadáveres.
  • Ofrecerse a cooperar en los trabajos de rehabilitación.
  • Efectúe una inspección previa por si existiera riesgo de derrumbamiento, grietas, deformaciones en los muros, etc.
  • Colabore en las tareas de desescombro y limpieza.