Plan de Emergencia

Autoprotección >> Accidentes en transporte civil por carretera

Medidas de Autoprotección

Recomendaciones ante los accidentes de tráfico.

Ante todo y sobre todo, cumpla escrupulosamente el Reglamento de Circulación, aunque vea que otros dejan de cumplirlo.

La prisa es el mayor enemigo del automovilista. Tenga en cuenta que "siempre es preferible perder un minuto en la vida que la vida en un minuto".

Tenga su coche siempre a punto y dótelo de un pequeño extintor.

En un accidente de carretera, la secuencia de actuaciones es:

  • Proteger el lugar de los hechos.
  • Alertar a los servicios de socorro llamando al Teléfono 112.
  • Socorrer a las víctimas.

Si se encuentra con un accidente en la carretera, antes de examinar la situación de las víctimas, es preciso mantener la seguridad de la circulación en el lugar del accidente para lo que debe:

  • Colocar triángulos de señalización de peligro (a 50 m. o 100 m. en autopista o autovía) y poner en funcionamiento la señalización de avería y las luces que en cada circunstancia sean obligatorias.
  • Desconectar el motor del vehículo accidentado. Si no se puede acceder a la llave de contacto, desconectar los cables que llegan a la batería e inmovilizar el vehículo (freno de mano, calzos).
  • Estacionar su vehículo en lugar seguro, donde no perjudique la circulación y fuera de la calzada.
  • Si el coche se ha incendiado use agua, extintor o arena. (No eche agua sobre el combustible vertido, use arena o agente extintor).
  • Pida auxilio por el medio más rápido llamando al Teléfono 112, o por medio de los Postes de Auxilio S.O.S. si existiesen. Facilite a estos organismos la mayor información posible, datos tales como: lugar exacto del accidente, qué ha sucedido, número y estado de gravedad de las víctimas, etc.
  • Si no hay riesgo de incendio o atropello, no intente sacar a los heridos. Espere a que lleguen los Bomberos.

Si se teme riesgo de incendio, evacuar a cada herido de la siguiente manera:

  • Colóquese detrás del herido.
  • Introduzca las manos por debajo de las axilas.
  • Coja su mentón con una de las dos manos y apriételo contra el pecho.
  • Con la otra mano, tomar el antebrazo y tirar hacia arriba.

Actuación con los heridos:

  • Si el herido sangra abundantemente, tapar la herida con mano o puño y presionar con un pañuelo.
  • Si el herido está inconsciente, hay que recostarlo de lado para evitar que se asfixie con su propia lengua.
  • Si el herido es un motorista, no le quite el casco y trate de mantener en el mismo plano cabeza y torso.
  • Preste los primeros auxilios a las víctimas según sus conocimientos, pero procure mover al accidentado lo menos posible. Si la víctima no respira, o si la respiración es irregular, hay que practicarle inmediatamente la respiración artificial.
  • En caso de "shock" es primordial poner los pies de la víctima en alto o protegerla del frío poniéndola una manta, incluso en verano, hasta que sea trasladado a un centro hospitalario o se lleve a cabo su evacuación.
  • El traslado de los heridos debe hacerse en vehículos especiales y por personal competente especializado. Nunca se debe intentar meter a un herido en el asiento trasero de un coche, deberá ir tumbado sobre una superficie dura. En la mayoría de los casos es preferible dejarlo tumbado en la carretera, bien abrigado, en espera del transporte sanitario. Sólo en casos excepcionales como puede ser un lugar incomunicado o alejado, hemorragia externa imposible de detener, etc., justifican el traslado en un vehículo particular (mejor furgoneta o camión) y por personal no especializado, siempre que se haga el mismo a una velocidad moderada, sin brusquedades, acompañado por alguien que observe la evolución de su estado y tranquilice al herido, y el accidentado vaya en una posición adecuada.
  • Todo herido o lesionado en accidente de tráfico debe ser visto por un médico, aún cuando su estado en apariencia no haya presentado complicaciones, y de manera muy expresa aquellos sujetos que hayan padecido traumatismos craneales o faciales.

Impida que el público rodee a los accidentados o que permanezca en la calzada. Compruebe que los calzos, si se han utilizado, han sido retirados de la carretera.

Si en el lugar del accidente ya se encuentra algún servicio de rescate, salvo indicación expresa de los agentes que controlan la circulación, no se detenga a curiosear porque puede provocar retenciones u otros accidentes.