Zaragoza celebra hoy el Día Mundial del Medio Ambiente con sus mejores indicadores de la serie histórica

05 junio 2014

La ciudad ha experimentado entre los años 2005 y 2013 una reducción de un 19% en sus emisiones de CO2 y el pasado año cumplió con las recomendaciones de la OMS en materia de calidad del aire

Con motivo de la celebración del Día Mundial se han organizado visitas guiadas al Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente y se ha convocado el certamen de fotografía digital "Bicicleta y medio ambiente"

El Ayuntamiento de Zaragoza se suma a las celebraciones del Día Mundial del Medio Ambiente y ha organizado unas serie de actividades divulgativas de cara a la conmemoración de este Día, entre las que destacan visitas guiadas al Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente, un certamen de fotografía digital "Bicicleta y medio ambiente" y una intervención artístico-reivindicativa en el Centro Ambiental del Ebro. Todo ello en el marco de la presentación que tuvo lugar ayer de una nueva zona de colonización de aves, en el Parque del Agua, que albergará a unas veinte especies de aves.


La celebración en todo el mundo del Día del Medio Ambiente llega este año a Zaragoza con los mejores registros medioambientales de la serie histórica en lo que se refiere a calidad del aire. Así, la ciudad ha experimentado entre los años 2005 y 2013 una reducción de un 19% en sus emisiones de CO2 y el pasado año consiguió cumplir no solo con las recomendaciones de la Unión Europea en esta materia, sino también con las de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mucho más exigentes.
La emisión total de CO2 viene dada por la suma de las emisiones directas, derivadas del consumo de combustibles fósiles, y de las emisiones indirectas, debidas al uso de la electricidad. La emisión total llegó a su valor máximo en 2008 con tres toneladas, mientras que en 2013 se alcanzó el valor mínimo. Este pasado año la emisión estuvo por vez primera por debajo de los 2 millones de toneladas, representando una bajada de un 8 % respecto al año precedente.
Uno de los aspectos más destacados de esta reducción es el dato derivado del impacto de la movilidad. Así, las emisiones de CO2 debidas a la movilidad urbana se redujeron significativamente en el periodo estudiado (-11,6 %), como puede comprobarse en el gráfico, reflejando la repercusión de las medidas integradas en el Plan de movilidad sostenible recogido en la Estrategia para la mitigación del Cambio Climático y la mejora de Calidad del Aire de Zaragoza.
Otros indicadores que subrayan y abundan en la mejora de la sostenibilidad y la situación medioambiental de la ciudad son:

  1. El consumo de energía por habitante, debido a las diferentes políticas y acciones emprendidas en materia de eficiencia energética, disminuyó de nuevo en 2013 y alcanzó el valor mínimo de la serie, 0,90 tep/hab. año. En este sentido, el mapa del consumo energético revela que el consumo residencial representa más del 57 % del consumo eléctrico, mientras que el consumo industrial representa el 41 % del total.
  2. El consumo de los productos derivados del petróleo ha disminuido desde 2005. En el periodo estudiado, el consumo ha disminuido en los sectores residencial, de movilidad y primario, mientras ha aumentado en el sector industrial. El máximo de consumo en el sector industrial se alcanzó en 2010 y ha venido disminuyendo desde entonces. 

Calidad del aire 

Hay que recordar que la calidad del aire de la ciudad experimentó el año 2013 una nueva mejoría respecto al año precedente y por primera vez desde que se llevan a cabo estas mediciones, la media de partículas en suspensión (PM10), uno de los principales indicadores para evaluar la calidad del aire que respiran las personas, se encuentra por debajo de la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), organismo internacional de referencia en este apartado.

La media obtenida por las cinco estaciones instaladas en la ciudad a lo largo del año arrojó una cifra de 19 ug/m3, inferior al promedio aconsejado por la OMS de 20 ug/m3, y muy por debajo de la obtenida tanto en 2012 (21,6 ug/m3) como en 2011 (21,8 ug/m3), así como de la que marca la propia Unión Europea como recomendable (40 ug/m3).

Además de este indicador, los parámetros analizados se situaron a lo largo de todo el ejercicio por debajo de los estándares máximos que fija la Unión Europea. El dióxido de azufre (SO2), los óxidos de nitrógeno (NO2), el ozono (O3) y las partículas pequeñas (PM2,5), que son las que más afectan a los alvéolos pulmonares, cumplieron todos los preceptos comunitarios e, incluso, se situaron muy por debajo de los entándares que fija la UE.
En el caso de los óxidos de nitrógeno, contaminación que se produce fundamentalmente por el tráfico, las calefacciones e industrias también se obtuvieron buenos resultados. Este parámetro suele ser el más negativo en las ciudades. En 2013, Zaragoza no superó el valor límite promedio horario establecido por Ley en ninguna de las estaciones, ni tampoco en lo que se refiere al valor límite promedio anual.
Tampoco los valores de inmisión de Dióxido de Azufre (SO2) -concentración de este contaminante a nivel del suelo-, registrados a lo largo del año, superaron ninguno de los valores límites establecidos. Según la Organización Mundial de la Salud, el SO2 puede afectar al sistema respiratorio y las funciones pulmonares, y causa irritación ocular. La inflamación del sistema respiratorio provoca tos y agravamiento del asma y la bronquitis crónica; asimismo, aumenta la propensión de las personas a contraer infecciones del sistema respiratorio. Los ingresos hospitalarios por cardiopatías y la mortalidad aumentan en los días en que los niveles de SO2 son más elevados.
Otro de los indicadores más valorados y utilizados a la hora de calibrar la calidad del aire es el del nivel de Ozono, cuyo valor umbral de Información al Público, no se superó en ningún caso a lo largo del año. 

De cara a seguir mejorando en estos aspectos de calidad del aire, protección del medio ambiente, reducción de emisiones de CO2 y salvaguarda de la sostenibilidad y diversidad natural, el Ayuntamiento se encuentra en pleno proceso de implementación de dos ambiciosos proyectos medioambientales, financiados parcialmente por la Unión Europea y con una proyección de objetivos a tres años vista.

Se trata de los proyectos "Life Natural" y "Life Huerta Km 0", cuyas actuaciones e inversiones están próximas a los cuatro millones de euros con una aportación neta municipal cercana a los ochocientos mil euros.

En este sentido, hay que recalcar que la Unión Europea ha valorado la larga y dilatada experiencia de Zaragoza en sus trabajos y proyectos de valorización de la biodiversidad, sus espacios naturales, sus anillos verdes, así como la experiencia en rehabilitación y puesta en valor de la huerta en Zaragoza en la que, el Ayuntamiento de Zaragoza ha apostado y sigue trabajando.

De hecho, actualmente, Zaragoza cuenta con 107 huertos escolares, los cuales van aumentando cada año, y unos 900 huertos sociales promovidos por el Ayuntamiento, sin contar con los que desde la iniciativa privada están funcionando desde hace varios años.

Hay que hacer especial hincapié en el mercado agroecológico de nuestra ciudad que precisamente este próximo sábado, 7 de junio, cumplirá cinco años de su existencia y que consta de 20 puestos y se ha autorizado a 30 productores, estando previsto que a finales de año puedan ser 40.

En el caso de "Life Natural" el proyecto no parte de cero, sino que cuenta con una dilatada trayectoria anterior. En esta línea, las políticas de prevención y conservación de los espacios naturales realizadas en los últimos años, así como todas las actuaciones de rehabilitación y restauración de las riberas de los ríos, y el aumento de las zonas verdes como consecuencia de las obras de acompañamiento de la Expo han conseguido que:

El 38% del territorio municipal esté protegido.
1.213 especies de flora y 402 de fauna, entre las que un 11% están catalogadas, se encuentren en nuestra ciudad.
Se ha pasado de 57 especies de flora y fauna protegida en 2002 a 193 en 2010.
Zaragoza dispone de un ratio de 12 m2 /habitante de zonas verdes urbanas que se eleva hasta el 37'6 m2 /habitante en espacios singulares o forestales

El proyecto LIFE "Zaragoza Natural" tiene como objetivo general la creación, gestión, protección y promoción de la Infraestructura Verde de Zaragoza, formada por las matrices "verde" y "azul" que agrupan e interrelacionan los espacios naturales de interés del término municipal, los paisajes de huerta, las zonas verdes del propio casco urbano, y las conexiones entre todos estos espacios (ríos y canales, caminos, bulevares.....).

En este sentido cabría destacar el Plan Especial de Protección de la Estepa que abarca una superficie entorno a las 35.000 hectáreas, el documento técnico ya está redactado y remitido a Urbanismo para introducir las figuras de planeamiento necesarias y, con posterioridad, enviarlo al Gobierno de Aragón por ser éste el organismo competente en la materia.

En el caso de la "Huerta Km 0", es un proyecto que podríamos enmarcar dentro del concepto de economía verde, en el que se conjugan la rehabilitación de parte de la huerta de Zaragoza con el respeto a sus corredores biológicos a través de la puesta en marcha de proyectos relacionados con la agricultura ecológica y que va a generar nuevos empleos, al final del proyecto alrededor de 75-100, entre directos e indirectos.

Ya está definida la Parcela Cero de formación que se da en la Torre de Santa Engracia y la puesta en marcha para el 30 de junio del primer módulo de la Escuela Agrária, en los cuales no sólo se dará una formación de agricultura Agroecológica, sino que también a través de Zaragoza Activa se quiere impulsar nuevos sistemas de comercialización y distribución de los productos (venta on-line, página web, sistemas de cooperativas, etc...) e incorporación de dichos productos a través de las redes de tiendas en barrios así como la incorporación de dichos productos en comedores escolares, de restauración colectiva, residencia de ancianos, catering, etc. y la incorporación de menús en restaurantes de nuestra ciudad. 

Actividades conmemorativas Día Mundial MAM 

Entre las diversas actividades que ha impulsado el Ayuntamiento para la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente destacan las organizadas por el Centro de Documentación del Agua y del Medio Ambiente (CDAMA), que consiten en el lanzamiento del concurso "Bicicleta y Medio Ambiente".

El Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente (CDAMA) es el principal promotor de este certamen, con el respaldo de la Oficina de la Bicicleta de Zaragoza, en el que también colaboran otras entidades como La Ciclería y el Colectivo Pedalea. Los patrocinadores de este concurso se han buscado entre empresas y establecimientos que de forma especial promueven la movilidad sostenible y la bici, o están comprometidas con el medio ambiente: empresas de cicloturismo como Rutas Pangea (Madrid), establecimientos como La Ojinegra (Alloza, Teruel) o que promueven un acercamiento a la naturaleza a través de recorridos en bici como Káralom. Las empresas Recicleta y Esparbel Naturaleza (Zaragoza) completan unos galardones con propuestas muy interesantes.

Las bases del concurso pueden consultarse en:
http://www.zaragoza.es/ciudad/medioambiente/centrodocumentacion/basesbicicda14.htm

Del mismo modo, hoy jueves, a las 11h y a las 19h se ofrecerán visitas guiadas del Centro, con carácter especial, a todos aquellos usuarios que deseen conocer mejor las instalaciones, los recursos que ofrece, así como el histórico inmueble en el que se encuentra. 

Intervención artistico-reivindicativa contra la reapertura de Garoña 

Por último, también en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el Centro Ambiental del Ebro ha realizado una intervención artístico-reivindicativa en la fachada de acceso al Centro, donde un sauce, arbol característico de nuestras riberas, tiene las ramas de aluminio y en lugar de hojas salen cintas de señalización de obras, crecen hierbas azules y cañas moradas, entre bidones amarillos de presuntos residuos nucleares.

Se trata de una intervención artística con la que se pretende alertar a la ciudadanía y a la sociedad en general de los riesgos medioambientales que podría acarrear la reapertura de la central nuclear de Garoña, tal y como han confirmado las empresas electrícas propietarias, especialmente para todo el entorno geográfico del Valle del Ebro, incluida Zaragoza.