Mujer dormida

Escultura
Autor/es
(Escultor)
José Bueno Gimeno (Zaragoza 1884- Madrid 1957) es uno de los escultores aragoneses más importantes de la primera de la primera mitad del siglo XX. Su formación se inicia en la Escuela de Artes y Oficios de su ciudad, sigue en Madrid en el taller del escultor Aniceto Marinas y concluye como pensionado del gobierno español en la Academia Española de Bellas Artes de Roma. Obtuvo Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1924. Aunque vivió casi siempre fuera de Zaragoza realizó alguna de sus mejores obras para la ciudad.
Emplazamiento
Plaza de Basilio Paraiso
Periodo
[1875-1936] Restauración y II República
Materiales
Piedra
Dimensiones

Escultura: 0,60 x 1,00 x 0,43 m.

Pedestal: 1,10 x 1,12 x 0,55 m.

Cronología

Realización: 1919-1920

Colocación: 1924

Promotor
Ayuntamiento de Zaragoza
Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Inscripciones
Ninguna

La representación del cuerpo humano, completo o cualquiera de sus partes, ha sido el tema por excelencia en la historia de la escultura. Se trata de una representación que tiene un especial magnetismo para el escultor. En el espacio urbano tan cargado de connotaciones, la figura humana, al margen de toda significación política o retórica, alcanza su plenitud. Por eso una representación tan sencilla y a la vez tan natural de la figura femenina, como ésta, humaniza al trepidante espacio de la ciudad, cumpliendo una función que excede de lo ornamental.

La obra realizada en el nuevo taller del escultor de la zaragozana calle Cervantes entre 1919 y 1920, fue ofrecida por José Bueno al Ayuntamiento como alternativa al desnudo femenino "La Tarde", obra que había sido realizada en Roma por el escultor y que había sido adquirida por el Ayuntamiento para colocarla en un jardín de la vía pública, pero una moción municipal lo impidió por razones de moralidad pública. Se trataba de un desnudo femenino de grandes dimensiones que hubiera impactado a los zaragozanos y hubiera continuado la renovación escultórica del paisaje zaragozano iniciada en la década anterior. "Mujer dormida", obra menos ambiciosa pero de indudable encanto, se emplazó finalmente en su actual ubicación en 1924, siendo la primera escultura exenta de estas características que se instaló en el paisaje urbano zaragozano.

Es una obra esculpida en piedra blanca, de reducidas dimensiones, si tenemos en cuenta su carácter urbano, aunque destaca sobre el jardín en que se ubica por el alto pedestal cuadrangular, de piedra gris, que la sustenta, recubierto siempre con hojas de hiedra. Se trata de una escultura formada por la cabeza, la parte superior del tronco y el brazo derecho de una mujer joven, que apoya la cabeza ladeada en actitud somnolienta sobre la mano de su brazo doblado, formando una composición claramente triangular en la que predominan las formas redondeadas. El rostro, de bellas facciones, tiene los párpados cerrados, la nariz es alargada, la boca pequeña, y el mentón saliente. El pelo corto de contornos redondeados se recoge en un moño. El cuello muy ancho se une al torso prominente desnudo.

Es una escultura de delicados matices, en la que el clasicismo íntimamente ligado al estilo del escultor Bueno, se une a una concepción modernista heredera de un simbolismo idealista.

Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Mujeres
Piedra
Escultura
Autor de la Ficha
José Ramón MORÓN BUENO
Bibliografía
  • ABAD ROMÉU, C. y otros, Inventario de Bienes Histórico-Artísticos, Ayuntamiento de Zaragoza, 1995, p.174.
  • GARCÍA GUATAS, M., "Zaragoza contemporánea", en Guía histórico-artística de Zaragoza, Zaragoza 1982, p.321.
  • MORÓN BUENO, J. R., Dos escultores zaragozanos: José Bueno y Félix Burriel, tesis doctoral (inédita), Universidad de Zaragoza, 1990, pp. 232-233, y 374.
  • TORRALBA SORIANO, F., "Catálogo de la colección de arte visual del Excmo. Ayuntamiento de Zaragoza", Boletín Municipal de Zaragoza, año V, núm. 16, Zaragoza 1964, pp. 19-20.