Fuente de la Hispanidad

Descubrimientos, exploraciones
Autor/es
(Arquitecto)
Ricardo Usón García (Zaragoza, 17-XI-1957) se tituló en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia en 1980. En 1989, en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona obtuvo el grado de Doctor con la tesis ¿Fantasía y razón. La arquitectura en la obra de Francisco de Goya. Estudio de la Pirámide en la arquitectura de la Ilustración¿. Ingresó en el Ayuntamiento de Zaragoza como arquitecto municipal por oposición libre en 1981, entre 1989 y 1995 fue Director del Área de Arquitectura y desde el año 2000 es el arquitecto Jefe del Departamento de Equipamientos.
Colaboradores
Francisco Rallo Lahoz es autor del Globo Terráqueo de hormigón, realizado en 1991 por encargo del arquitecto, que creó previamente una maqueta aquí reproducida
Emplazamiento
Plaza de Nuestra Señora del Pilar
Periodo
[1976-2000] Último cuarto del siglo XX
Materiales
Hormigón armado y encofrado.Granito pulido, mármoles y piedras de diferentes calidades.
Dimensiones
(De acuerdo a los planos del proyecto a escala 1:100)Fuente de la Hispanidad: 7´30 m de altura máxima x 26´10 m de anchura x 27´50 m de profundidad.La Fuente se prolonga en un estanque, con la silueta de Sudamérica, con las siguientes dimensiones: 26´10 m de ancho x 34´50 m de largo. Los monolitos que representan las tres carabelas, en orden de tamaño: 2 m de alto x 2 m ancho x 0´35 m de profundo, 3  m de alto x 2´50  m de ancho x 0´35 m de profundo y 4 m de alto x 3 m de ancho x 0´35 m de profundo. Globo terráqueo: 3´10 m de diámetro.
Cronología
Proyecto: septiembre de 1990. Aprobación del Ayuntamiento: octubre de 1990. Ejecución de las obras: 9 meses, desde verano de 1990 hasta mayo de 1991. Inauguración: 8 de mayo de 1991.
Promotor
Encargo del Ayuntamiento de Zaragoza al Director del Área de Arquitectura del mismo, Dr. Arquitecto Ricardo Usón García.
Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Inscripciones
-          "ESTA PLAZA/DE NTRA. SRA. DEL PILAR/SE REMODELÓ/SIENDO ALCALDE DE LA CIUDAD/EL ILMO. SR. D. ANTONIO GONZÁLEZ TRIVIÑO/Y TENIENTE DE ALCALDE DE URBANISMO/D. LUIS GARCÍA-NIETO ALONSO/ZARAGOZA 8 DE MAYO DE 1991"(En uno de los laterales frontales de uno de los monolitos de mármol blanco).
Dentro del Plan General de Ordenación Urbana de 1988 se integró un plan denominado Zaragoza 1992 que definió una serie de actuaciones dentro del casco histórico para su rehabilitación y la renovación de su imagen. La intención de esta renovación era preservar la historia del casco urbano y conciliarla con la modernidad. La remodelación de la Plaza de Nuestra Señora del Pilar fue la actuación "estrella" de este plan al ser el lugar más emblemático de la ciudad. En este espacio, como en el resto de las plazas que en este momento se renovaron, se optó por el diseño en la línea de las llamadas "plazas duras", como se venía haciendo en las grandes ciudades como Barcelona, cuyas principales características eran la ausencia de zonas verdes a favor de la inclusión de materiales pétreos, el uso de un lenguaje contemporáneo en el diseño del mobiliario urbano, la peatonalización y la instalación de fuentes. Pero el contexto específico de la reforma de la Plaza de Nuestra Señora del Pilar fue mucho más complejo al tratarse de un inmenso espacio único, desde que en 1937 el arquitecto Regino Borobio proyectara el vaciado de la zona, en la que se situaban varios de los edificios más importantes de la ciudad —la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, la Lonja, el Ayuntamiento o la Catedral de La Seo al fondo por el frente occidental— y otros tantos elementos de escultura pública que había que conservar, eliminar o remodelar tales como el Monumento a Goya, las fuentes de Francisco Rallo o el "Monumento a los Héroes y Mártires de Nuestra Gloriosa Cruzada".
La Fuente de la Hispanidad se ubica en el frente occidental de la Plaza de Nuestra Señora del Pilar. Antes de la remodelación en esta parte de la plaza se ubicaba el "Monumento a los Héroes de la Cruzada" o "Altar de la Patria". Se planteó la posibilidad de renovar dicho monumento con una "arquitectura de agua" similar a la de la remodelación del monumento a Goya e incluso de proyectar un nuevo edificio que cerrara la plaza por ese flanco. Finalmente, en marzo de 1990, el Ayuntamiento decidió trasladar el " Altar de la Patria " a la entrada del Cementerio Católico de Torrero y crear un nuevo monumento en su lugar: la Fuente de la Hispanidad.
El proyecto de un nuevo monumento para cerrar por la parte occidental la Plaza de Nuestra Señora del Pilar debía solucionar, por un lado, el cierre perspectivo de la plaza que se veía tensionado por la presencia de la  torre de la iglesia de  San Juan de los Panetes al fondo y los edificios "simétricos" de los Juzgados y la Hospedería a los laterales y, por otro lado, verse dotado de un contenido acorde con la significación e importancia de una plaza conocida en todo el mundo. En palabras del propio arquitecto, Ricardo Usón,  se optó por un plano inclinado como forma sencilla que pudiera contener el significado deseado en el proyecto y provocar, a su vez, una fuga visual controlada, despejando la tensión originada por la Torre de San Juan de los Panetes. Así pues la Fuente de la Hispanidad es un gran plano inclinado por el que resbala agua que va a caer a un estanque hundido bajo el nivel de la bandeja de la plaza. Este plano inclinado se ve interrumpido por unas grietas incisas que, junto a las líneas marcadas en el pavimento y otro estanque que se prolonga, hacia la parte oriental, conforman la silueta de Centro y Sudamérica. La Fuente de la Hispanidad se completa con tres bloques prismáticos de diferentes dimensiones de hormigón revestidos de mármol blanco, que evocan las tres carabelas en las que embarcó Cristóbal Colón, y con un globo terráqueo de hormigón en el que aparecen en relieve los otros cuatro continentes. Esta última pieza de escultura pública es obra de Francisco Rallo Lahoz.
Como simbolismo para este nuevo monumento de la Plaza del Pilar se optó por la "Hispanidad". Este contenido estaba plenamente justificado ya que la plaza recibe su nombre de la presencia de la Basílica levantada bajo la advocación de Nuestra Señora del Pilar que es la Patrona de toda la Hispanidad. Además esta idea permite conectar el lugar más emblemático de Zaragoza con un concepto universal y darle una proyección internacional. A todo esto se suma el hecho de que la inauguración de la plaza estaría cercana a 1992, año en el que se celebraría el Quinto Centenario del Descubrimiento de América y en el que se pondría fin a toda una serie de actuaciones que habían dado una nueva imagen al casco histórico de Zaragoza. 
Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Fuentes
Hormigón Piedra Agua
Descubrimientos, exploraciones
Autor de la Ficha
Sergio ARTIAGA ROYO
Bibliografía
  • ABAD ROMÉU, C. et al, Inventario de Bienes Histórico – Artísticos del Ayuntamiento, Zaragoza, 1995, p. 594 (nº registro: 093145).
  • ARTIAGA ROYO, Sergio: "La posmodernidad en el arte urbano de Zaragoza", Zaragoza, Boletín del Museo e Instituto de Humanidades Camón Aznar, nº XCIX,  2007. (En prensa, prevista su aparición en abril de 2007).
  • AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA: Zaragoza. Actuaciones en el Casco Histórico, 1992-2000, Zaragoza, 1988.
  • AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA: Zaragoza: cuatro años de renovación urbanística (1987-1991), Área de Urbanismo, 1992.
  • MADERUELO, Javier: La pérdida del pedestal, Madrid, Cuadernos del Circulo de Bellas Artes de Madrid, 1994, pp.36-37.
  • VALTECSA: Inventario de los monumentos en la vía pública, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, 2000 (nº 37 del inventario)
  • YESTE NAVARRO, Isabel: "Zaragoza en el siglo XX. La ruptura de las barreras y la creación de una nueva imagen de la ciudad" en DOMIGO FRAX, José Juan (coord.): Zaragoza, espacio histórico, Ayuntamiento de Zaragoza, 2005, pp. 129-153.
  • YESTE NAVARRO, Isabel: La reforma interior. Urbanismo zaragozano contemporáneo, Instituto Fernando El Católico, 1998, pp. 365-375.
  • http://www.cesareoalierta.com/esculturaurbana