Alegoría de la Puerta de la Paz

Arquitectura Memoria, Leyendas y Tradiciones
Autor/es
(Arquitecto)
Juan Antonio Martín Trenor: Arquitecto titulado en 1976 y que ha desarrollado su obra más significativa en Aragón. Además de la Remodelación del la Avenida de César Augusto (1980-1990), en Zaragoza ha dirigido también la reforma del Rincón de Goya (1983) del Parque Primo de Rivera. Igualmente ha realizado restauraciones cómo las de las iglesia de San Gil (Luna, Zaragoza, 1992-1998), de la Transfiguración del Señor (Nombrevilla, Zaragoza, 1992) o la de la Concepción (La Cartuja, Zaragoza, 1996).
Colaboradores
Fundición Averly (la ranita-surtidor)
Emplazamiento
Avenida Cesar Augusto
Periodo
[1976-2000] Último cuarto del siglo XX
Materiales
hormigón armado, acero, bronce, ladrillo y alabastro.
Dimensiones
<span>Porches: 6&acute;15 m de alto x 3&acute;80 m de ancho x 49&acute;4 m de profundo.</span><span>Puertas adinteladas: 9&acute;75 m de alto x 8 m de ancho x 0&acute;76 m de profundo.</span><span>Puerta en forma de arco: 9&acute;75 m de alto x 11&acute;50 m de ancho x 1&acute;55 m de profundo.</span><span>Rana: 0&acute;21 m de alto x 0&acute;27 m de ancho x 0&acute;27 m de profundo</span>
Cronología
<span>Adjudicaci&oacute;n del concurso p&uacute;blico de ideas: marzo de 1980.</span><span>Aprobaci&oacute;n del proyecto en acuerdos plenarios municipales: 22 de septiembre de 1981, 10 de marzo de 1983 y 17 de mayo de 1984. </span><span>Ejecuci&oacute;n del proyecto: dada su envergadura se prolong&oacute; hasta 1990.</span>
Promotor
<span>Ayuntamiento de Zaragoza.</span>
Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza.
<span></span>&nbsp;
<span>La remodelaci&oacute;n de la Avenida de C&eacute;sar Augusto, antigua V&iacute;a Imperial, se enmarca dentro del conjunto de actuaciones urban&iacute;sticas proyectadas en Zaragoza a lo largo de los a&ntilde;os ochenta dentro del casco hist&oacute;rico con el fin de su rehabilitaci&oacute;n y la renovaci&oacute;n de su imagen. En gran parte de estas actuaciones la escultura p&uacute;blica jug&oacute; un destacado papel como un elemento que ordena el entorno y que aporta nuevos significados. En el caso de los elementos de la escultura p&uacute;blica de la remodelaci&oacute;n de la Avenida de C&eacute;sar Augusto destacan por introducir, en una temprana fecha para Zaragoza, soluciones muy ligadas a la posmodernidad al hacer uso de la inventiva, la policrom&iacute;a, los gui&ntilde;os l&uacute;dicos, etc. Para la renovaci&oacute;n de esta Avenida se convoc&oacute; un concurso p&uacute;blico de ideas que fue fallado en marzo de 1980 a favor del proyecto del arquitecto Juan Mart&iacute;n Trenor bajo el lema <em>Hippocastanum</em> (nombre cient&iacute;fico del Casta&ntilde;o de Indias). Dicha ordenaci&oacute;n fue aprobada en sucesivos plenos municipales en los primeros a&ntilde;os de la d&eacute;cada y dada su envergadura su ejecuci&oacute;n se prolong&oacute; hasta pr&aacute;cticamente 1990.</span>
<span>Juan Mart&iacute;n Trenor plante&oacute; la remodelaci&oacute;n de la Avenida de C&eacute;sar Augusto en tres unidades urbanas: el Paseo, la Plaza y la Puerta. En las dos &uacute;ltimas es donde se encuentran los elementos de escultura p&uacute;blica: los Porches, las Puertas y la rana. </span><span>La idea global de Mart&iacute;n Trenor era conciliar el presente con el pasado de la zona. En esta ubicaci&oacute;n, desde el siglo XIII hasta 1900, cuando se levant&oacute; el actual Mercado Central, se hab&iacute;a mantenido la funci&oacute;n social de la Plaza del Mercado. Antes de esta remodelaci&oacute;n, el entorno estaba carente de ordenaci&oacute;n. Como soluci&oacute;n, en uno de los laterales del Mercado Central, recuper&oacute; la idea de porches presentes hist&oacute;ricamente en esta plaza. En ellos usa un lenguaje posmoderno: en primer lugar porque recupera la policrom&iacute;a al dar un color salm&oacute;n al hormig&oacute;n y azul cobalto a las vigas de acero; en segundo lugar porque establece una analog&iacute;a, tan en boga en los a&ntilde;os ochenta, con los porches hist&oacute;ricos de la Plaza del Mercado, es decir, no los reconstruye sino que cita su presencia; y por &uacute;ltimo porque no est&aacute;n cubiertos. Aunque carezcan de la funci&oacute;n tradicional de un porche, hay que valorar de estas estructuras su aspecto l&uacute;dico de juego psicol&oacute;gico. </span><span>La siguiente unidad urbana, frente al Mercado Central, la bas&oacute; en la idea de Puerta. Si con los porches se pretendi&oacute; recuperar la Plaza del Mercado, en esta zona se quiso evocar la idea de la Puerta de Zaragoza presente en esta ubicaci&oacute;n: la puerta de Cesaraugusta, la de Bao al-Yanuc de la Medina Albaida musulmana, la puerta de Toledo, tras la Reconquista, y finalmente la reforma barroca de &eacute;sta que fue demolida en 1842. Con esta idea proyect&oacute; un cu&aacute;druple arco del triunfo en honor a las cuatro culturas de la ciudad. Tres de ellos son adintelados y de hormig&oacute;n blanco te&ntilde;ido de tono rosa asalmonado mientras que el segundo de ellos se ha singularizado al corresponder con el simbolismo del arco de triunfo romano. &Eacute;ste, que&nbsp;es de mayor anchura, morfol&oacute;gicamente es un arco de ladrillo. Los cuatro en su extrad&oacute;s est&aacute;n recubiertos de piezas de alabastro y tienen una altura que coincidir&iacute;a con la de la muralla romana en origen. </span><span>El &uacute;ltimo elemento de escultura p&uacute;blica de este conjunto es una peque&ntilde;a rana de bronce situada en uno de los bancos del per&iacute;metro del estanque en cuyo interior se levanta, sobre un pedestal prism&aacute;tico, la copia de la estatua de Augusto que se traslad&oacute; a esta nueva ubicaci&oacute;n. La presencia de esta rana no tiene, como los porches o los arcos, una justificaci&oacute;n hist&oacute;rica o simb&oacute;lica sino que es un mero surtidor de agua pero desde un punto de vista posmoderno introduce iron&iacute;a y humor ante la oficialidad e imperialismo de la estatua romana a la cual, en cierto modo, desacraliza y banaliza.</span>
Autor de la Ficha
Sergio ARTIAGA ROYO
Bibliografía
<ul><li><div class="MsoNormal"><span>ARTIAGA ROYO, Sergio: &quot;La posmodernidad en el arte urbano de Zaragoza&quot;, Zaragoza, <em>Bolet&iacute;n del Museo e Instituto de Humanidades Cam&oacute;n Aznar</em>, n&ordm; XCIX,<span>&nbsp; </span>2007. </span></div></li><li><div class="MsoNormal"><span>AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA: <em>Zaragoza: cuatro a&ntilde;os de renovaci&oacute;n urban&iacute;stica (1987-1991)</em>, &Aacute;rea de Urbanismo, 1992.</span></div></li><li><div class="MsoNormal"><span>FAT&Aacute;S, Guillermo (dtor.): <em>Gu&iacute;a Hist&oacute;rico-Art&iacute;stica de Zaragoza</em>, Zaragoza, &Aacute;rea de Cultura y Educaci&oacute;n del Ayuntamiento de Zaragoza, 1991 (edici&oacute;n revisada y ampliada), pp. 367-368.</span></div></li><li><span><span class="Apple-style-span">FERRANDEZ VALENZUELA, M. et al, <em><span class="Apple-style-span">Fuentes de Zaragoza</span></em></span></span><span><span class="Apple-style-span">, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza-Fomento de Construcciones y Contratas, 2002, p. 21.</span></span></li><li><div class="MsoNormal"><span>MART&Iacute;N TRENOR, Juan: &quot;Un Compromiso Pendiente&quot; en <em>Albalda,</em> n&ordm; 6, 1986, pp. 57-62.</span></div></li><li><div class="MsoNormal"><span>VALTECSA: <em>Inventario de los monumentos en la v&iacute;a p&uacute;blica</em>, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, 2000 (n&ordm; 5 del inventario).</span></div></li><li><div class="MsoNormal"><span>YESTE NAVARRO, Isabel: <em>La reforma interior. Urbanismo zaragozano contempor&aacute;neo</em>, Instituto Fernando El Cat&oacute;lico, 1998, pp. 377-379.</span></div></li><li><div class="MsoNormal"><span>http://www.cesareoalierta.com/esculturaurbana</span></div></li></ul>