La línea vital y Despertar de la naturaleza

Filosofía
Autor/es
(Escultor)
Ángel López Orensanz nace el 11 de febrero de 1940 en el pueblecito de Larués, junto a la canal de Berdún (Huesca). En 1954 inició estudios de arte en la Escuela de la Lonja de Barcelona matriculándose en talla, modelado, ornamentación y dibujo. Con veinte años recibió el primer premio en el Certamen Juvenil de Arte de Barcelona así como una beca de la Diputación Provincial de Huesca para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Jorge. Mediante la concesión de otra beca otorgada en 1965 por el Ministerio de Educación español, Orensanz se trasladó a París donde trabajó con los artistas Etienne Martin y César Baldaccini en l¿Ecole des Beaux Arts. En ese mismo año recibía la medalla de oro en esta ciudad, premio otorgado por la Sociedad de las Artes, Ciencias y Letras de París. Constantes exposiciones, viajes, idas y venidas a su España natal hasta que en 1983 fija su residencia en Estados Unidos, concretamente en Nueva York donde en 1986 adquirió una gran sinagoga en el barrio de Manhattan en la que estableció su "Fundación Ángel Orensanz". Lugar en el que se celebran exposiciones, conciertos, obras de teatro, festivales de danza, actos literarios, etc.
Emplazamiento
Junto al estanque del edificio Ada Byron, Centro Politécnico Superior, Campus Río Ebro de la Universidad de Zaragoza, C/ María de Luna, 3
Periodo
[1976-2000] Último cuarto del siglo XX
Materiales
cemento (en el caso de La línea vital, también guijarros, con retoques pictóricos vegetales)
Dimensiones
unos 2,36 m x 15 m aproximadamente el mural que hay detrás del agua, 2,33 m x 12,27 m el de delante
Cronología
1999
Promotor
el arquitecto Basilio Tobías Pintre, autor del edificio Ada Byron, y la empresa constructora
Propietario
Universidad de Zaragoza
Inscripciones
firma del artista en ángulo inferior derecho
Tras el éxito de su intervención dos años antes en la fachada de la sede del Gobierno de Aragón de la plaza de San Pedro Nolasco, que había supuesto la vuelta de Orensanz a los encargos oficiales en Aragón, este otro podría considerarse en muchos sentidos una continuación de su regreso triunfal a la esfera pública aragonesa, donde siempre ha tenido muchos apoyos entre coleccionistas, empresarios y admiradores influyentes. Los dos murales se sitúan junto al lago que embellece la entrada del edificio Ada Byron, pero para mayor visibilidad no están uno en frente de otro, sino que el uno utiliza parte del largo muro detrás del estanque, mientras el que lo complementa cubre por entero el muro situado entre el agua y el acceso al edificio. Esto permite, desde un cierto punto, ver un mural delate y parte del otro detrás de la lámima de agua.
Orensanz ya había demostrado en 1972 su habilidad para trabajar con relieves y esgrafiados de cemento fresco en su mural titulado Danzantes de la estación del Paseo de Gracia del metro barcelonés; pero existía también un antecedente más próximo, en el friso de entrada del Gobierno de Aragón. En éste ya había dibujado con relieves de cemento algunos androides de estilo expresionista que son típicos de su producción como dibujante en el cambio de siglo. Aquí reaparecen de nuevo en dos composiciones que él mismo ha interpretado de distintas formas, contraponiendo unas veces las figuras femeninas del uno con las exclusivamente masculinas del otro. Las primeras le han sugerido el título de El despertar de la naturaleza, mientras que La línea vital era también el nombre que había dado a una decoración mural en el Hospital Clínico de Zaragoza que se ha perdido. Sus alusiones cosmogónicas también están muy presentes en la esfera que en 2008 colocó muy cerca de aquí, a la entrada del World Trade Center, también en simbólico vecindario con el agua. Orensanz -como tantos escultores- siempre ha sentido una gran admiración por Miguel Ángel, hasta el punto de haber protagonizado un día una intervención en plena Capilla Sixtina, y con aquel lugar tiene mucho que ver el repertorio expresivo de estos dos magníficos murales, donde están muy presentes las alusiones al Génesis y al Juicio Final. Sólo cabe lamentar la dificultades de conservación de uno de ellos, que es el más impresionante pero también el más accesible a los actos vandálicos o a quienes se apoyan distraídamente en el muro donde el artista empleó guijarros y pinturas vegetales, pues éstas se han ido borrando casi por completo y algunos de aquellos corren riesgo de caerse.
Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Formas Mujeres Hombres
Pinturas Piedra Hormigón
Filosofía
Autor de la Ficha
Jesús Pedro LORENTE
Bibliografía
GONZÁLEZ MAINER, Carlos, Pilar BIEL y Ascensión HERNÁNDEZ (coords.): La Universidad de Zaragoza, Arquitectura y ciudad. Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 2008, vol. 2, Estudio, p. 214.

LORENTE, Jesús Pedro: El escultor Ángel Orensanz. Un artista global en la esfera pública. Zaragoza-Nueva York-Barcelona, Editorial Aqua-Orensanz Foundation-CerPolis, 2008, p. 90 y 91.