Mural en la fachada del Gobierno de Aragón


Autor/es
(Escultor)
Ángel López Orensanz nace el 11 de febrero de 1940 en el pueblecito de Larués, junto a la canal de Berdún (Huesca). En 1954 inició estudios de arte en la Escuela de la Lonja de Barcelona matriculándose en talla, modelado, ornamentación y dibujo. Con veinte años recibió el primer premio en el Certamen Juvenil de Arte de Barcelona así como una beca de la Diputación Provincial de Huesca para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Jorge. Mediante la concesión de otra beca otorgada en 1965 por el Ministerio de Educación español, Orensanz se trasladó a París donde trabajó con los artistas Etienne Martin y César Baldaccini en l¿Ecole des Beaux Arts. En ese mismo año recibía la medalla de oro en esta ciudad, premio otorgado por la Sociedad de las Artes, Ciencias y Letras de París. Constantes exposiciones, viajes, idas y venidas a su España natal hasta que en 1983 fija su residencia en Estados Unidos, concretamente en Nueva York donde en 1986 adquirió una gran sinagoga en el barrio de Manhattan en la que estableció su "Fundación Ángel Orensanz". Lugar en el que se celebran exposiciones, conciertos, obras de teatro, festivales de danza, actos literarios, etc.
Emplazamiento
Plaza San Pedro Nolasco nº 7
Periodo
[1976-2000] Último cuarto del siglo XX
Materiales
cerámica esmaltada y cemento
Cronología
1997
Promotor
Gobierno de Aragón
Propietario
Gobierno de Aragón
Inscripciones
firma del artista en ángulo inferior derecho
Este es uno de los elementos artísticos más vistosos con los que el Gobierno de Aragón ha marcado la rehabilitación como sede institucional del antiguo colegio de maristas situado entre la Plaza de San Pedro Nolasco y la calle San Vicente de Paúl. Con la perseverancia que le caracteriza, Ángel Orensanz se empleó a fondo para conseguir que la DGA le encargase a él este friso y la vecina escultura Contrapunto rítmico con la que adornó el patio. Ambas obras supusieron, después de muchos años, su retorno a los encargos oficiales en Aragón, donde tantos había tenido en los años setenta. Quizá por ello, este trabajo también estuvo marcado por un regreso a los murales cerámicos abstractos ricos de texturas y colores que trabajaba en aquella época, aunque en combinación con dibujos expresionistas en cemento gris, en los que aparece la iconografía vagamente figurativa con la que ahora estaba construyendo un nuevo estilo personal.
Es una decoración de composición axial muy estudiada, pues a izquierda y derecha del círculo que preside la pieza central en forma de cuadrado regular se van alternando una franja cerámica rectangular amplia y otra más estrecha entre relieves de cemento que primero son más regulares pero se hacen muy anchos en los extremos. También hay una serialización tripartita en la transición vertical del recorrido visual que Orensanz nos propone, pues los paneles cerámicos aparecen divididos en tres campos por esas separaciones hendidas que forman dos bandas horizontales, las cuales se continúan en los relieves de cemento con líneas que también dividen cada campo en una parte ancha central flanqueada arriba y abajo por dos más estrechas. Estilísticamente el conjunto recuerda por sus curvas y cromatismo las mironianas franjas cerámicas con las que veinticinco años antes decoró la estación de metro de Sarriá en Barcelona; pero también aparecen elementos típicos del repertorio más reciente de este artista, como la esfera y los humanoides en desgarradoras actitudes expresionistas.
Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Formas Hombres
Cerámica Hormigón
Autor de la Ficha
Jesús Pedro LORENTE
Bibliografía
LORENTE, Jesús Pedro: El escultor Ángel Orensanz. Un artista global en la esfera pública. Zaragoza-Nueva York-Barcelona, Editorial Aqua-Orensanz Foundation-CerPolis, 2008, p. 89.