Fuente de los calderos

Arte del Paisaje
Autor/es
(Ingeniero de Montes, Paisajista, Escultor, Pintor)
Rafael Barnola Usano (Almazán, 1926), doctor ingeniero de montes y miembro de varias sociedades o academias en la especialidad de paisajismo, galardonado entre otros premios con la Encomienda del Mérito Agrícola, fue Ingeniero Director del Servicio de Parques y Jardines del Excmo. Ayuntamiento de Zaragoza desde que ganó dicha plaza por oposición en 1970 hasta su jubilación en 1991. Desde dicho cargo dirigió la reforma de zonas verdes emblemáticas (como el Parque Bruil, el del Cabezo Palomar, el Pignatelli, el Jardín Botánico y otras áreas del Primo de Rivera ¿para el que diseñó la cascada y fuentes a los pies del Batallador¿, o el del Tío Jorge) y la realización de más de 200 nuevos proyectos, entre los que destacan parques (los de la Aljafería, Delicias, Macanaz, Miralbueno, La Paz-Torrero), plazas (la de Salamero, la de Santo Domingo Sabio) y avenidas con arbolado (el Paseo Constitución, el Paseo del Barrio Oliver). Por concurso o contrato particular, también ha diseñado el ajardinamiento de nuevas urbanizaciones, tanto en Zaragoza (Jardines de Anento, Parque Miraflores, Sedetania, etc.), como en otras ciudades. En muchos de estos proyectos ha incorporado la colaboración de artistas y artesanos, un colectivo con el que siempre le ha gustado relacionarse, toda vez que él mismo cultiva con aprovechamiento la pintura, la escultura y la poesía.
Colaboradores
Mariano Cester Zapata
Emplazamiento
Calle José Pellicer
Periodo
[1976-2000] Último cuarto del siglo XX
Materiales
Piedra, hierro (ganchos que sostienen los calderos y paneles decorativos) y calderos de cobre
Dimensiones
3 m de altura máxima x 16 m de largo
Cronología
1979(repintada en 1993: se dio purpurina a los calderos y fueron repintados de rojo los paneles y el rótulo).
Promotor

Ayuntamiento de Zaragoza

Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Inscripciones

FUENTE DE LOS CALDEROS(en el lado derecho) y AGUA NO POTABLE(en el centro del pretil)

Cuando se urbanizó este paraje siguió habiendo aquí una acequia, en la que por desgracia se ahogó accidentalmente un niño, lo cual conmocionó tanto al vecindario y al propio alcalde de entonces, Miguel Merino, que dispuso su cubrimiento urgente. Al hacerlo, el Servicio de Parques y Jardines creó una plazoleta, pensada como lugar de encuentro vecinal, ornándola con esta fuente improvisada con nueve calderos de los que se usaban tradicionalmente en la matanza del cerdo, que fueron comprados a un chamarilero.
Los objetos de deshecho reciclados como arte fueron habituales en el arte povera italiana, entre los franceses del support/surface, los conceptualistas, los cinéticos, y otros movimientos renovadores del arte de los años setenta, que fue además una época donde se soñaba con difuminar las barreras entre el high art y la cultura popular. A ese contexto cultural responde estupendamente esta fuente; aunque quizá su mayor virtud haya sido el éxito que siempre ha tenido entre los habitantes del entorno, muchos de ellos inmigrantes de ascendencia rural, que conocieron en uso este tipo de calderos usados para hervir agua en la matacía del cerdo.
Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Fuentes
Agua Metal Piedra
Arte del Paisaje
Autor de la Ficha
Jesús Pedro LORENTE
Bibliografía
  • FERRANDEZ VALENZUELA, M. et al, Fuentes de Zaragoza, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza-Fomento de Construcciones y Contratas, 2002, p. 60-61.
  • FERRANDEZ VALENZUELA, Manuel, "El agua y las fuentes" en Viajar, Heraldo de Aragón http://www.dpz.es/turismo/multimedia/no_editados_patronato/varios/magia-viajar-aragon/mv6-rutas6.pdf
  • VALTECSA: Inventario de los monumentos en la vía pública, Zaragoza: Ayto de Zaragoza. 2000 (nº 153 del inventario ).