Manantial o Botella Manantial


Autor/es
(Pintor, escultor, artista multimedia)
Federico Guzmán (Sevilla, 1964) tras sus inicios pictóricos y conceptuales ha desarrollado una dedicación a modos alternativos de actuación en el ámbito artístico y social, tanto con su participación en colectivos, como por su actividad pedagógica al margen de estudios oficiales. Antes de volver a fijar residencia en Sevilla, ha vivido en Colombia, donde ha participado en muchos eventos artísticos y ha impartido clases en diversas universidades de aquel país. Acreedor de varios premios y becas, como la Beca de proyectos Generación 2000 de Caja Madrid. Su obra está en diversas colecciones públicas, entre ellas el MOMA de Nueva York. Ha mostrado su trabajo en la IV Bienal de Estambul, el MACBA de Barcelona, Irlanda, Nueva York y Colombia.
Emplazamiento
Junto al Puente de la Unión, en la margen izquierda del Ebro, barrio de Vadorrey
Periodo
[2001-] Siglo XXI
Materiales
Cemento acrílico policromado
Dimensiones

6 m. de altura x 4,5 m. de diámetro

Cronología
2008
Promotor
Seleccionada y encargada por Expoagua Zaragoza 2008 con la colaboración y financiación del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino dentro de los Planes y Programas de fomento de la creatividad artística con cargo al 1% cultural.
Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Inscripciones
La leyenda Nunc semper fluit(Ahora siempre fluye) está grabada en el tapón, situado junto a la botella.

Manantial es una escultura de bulto redondo en forma de botella de agua arrugada que sigue el modelo de las botellas de plástico comunes. De color verde oscuro, parece flotar sobre un pequeño estanque o charco (construido también como parte de la intervención), rodeado a su vez por un pequeño bosque de chopos, fresnos y sauces.. Está ubicada sobre un pedestal de hormigón y anclada al mismo para poder resistir los efectos del viento. La botella está abierta y emana agua desde su parte superior y, al bajar, el agua se resbala por los pliegues como si fueran las piedras y rocas de un paisaje. Cerca de la botella se ubica el supuesto tapón de la misma, donde está grabado el dibujo de la cuenca del río Ebro rodeado de la leyenda Nunc semper fluit (Ahora siempre fluye).

La escultura es de cemento acrílico modificado, material elaborado a través del reciclaje del cemento sobrante de diversas canteras, muy acorde con la idea de sostenibilidad que el artista pretende transmitir con la obra. Este material queda escondido bajo una policromía que contribuye a crear un efecto más plástico. La superdicie de la pieza es rugosa, aunque las formas son limpias y cuidadosamente trabajadas. Sin embargo, la percepción del acabado formal de la obra dependerá de la distancia del espectador. También dependerá del agua que cae desde arriba y se desliza por determinadas partes de su superficie, circulando a través de un sistema cerrado que la recoge de las arquetas del estanque y la bombea de nuevo hasta lo alto de la botella, siguiendo un proceso de reciclaje en consonancia con el mensaje de la obra. Este sistema de bombeo posee un temporizador programado para que el agua brote en fases recurrentes a modo de performance, transformando la forma del monumento, jugando con el sonido y los reflejos, etc.
Autor comprometido con el medio ambiente, Guzmán nos presenta una botella reciclada aportando su visión ecologista, fomentando el desarrollo sostenible y el respeto a la Naturaleza. Un tema con amplios
antecedentes en Alemania, que es también país de referencia en todos los temas relacionados con el Medio ambiente, pero también tanto para el nuevo arte público en las ciudades y espacio naturales como en el gran formato de las piezas expuestas en certámenes como la Documenta de Kassel, Kubus77, o en varias ciudades como Munich, Munster, Francfurt.... Precisamente el artista sueco afincado en EE.UU. Claes Oldenburg, ya ubicó en 1982 a las orillas del río Fulda (Kassel) un "pico" de grandes dimensiones, motivo Pop que continuará posteriormente, ubicando objetos cotidianos en espacios abiertos, implicando al espectador en el paisaje (pinza de ropa, cucharas,...). De la misma manera, Federico Guzmán nos presenta un elemento actual -también el reciclaje esta muy vigente ahora en España- haciendo una simbiosis entre arte y ecología. Otros trabajos suyos anteriores también presentan alusiones irónicas a la naturaleza y su uso: como Matitas Divinas, El mato del tomaco o ¿Quiénes son los dueños de las plantas?. Despliegan, como aquí, una mezcla de motivos que parten de imágenes y símbolos de la naturaleza, la historia y la cultura: Metáforas de la explotación social, son también un comentario irónico. Por otro lado, iconográficamente esta magnÍfica pieza puede tener un precursor formal en Joan Miró, con una escultura de bronce que está en Santa Cruz de Tenerife titulada "Femme Bouteille" que ya realizó en 1975. Pero quizás esa alusión no enlace ya con las referencias favoritas de Guzmán, que a menudo cuestiona las nociones de autoría, derechos de autor y otros paradigmas del arte contemporáneo, reivindicando siempre el trabajo colectivo.
Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Objetos
Pinturas Agua Resinas
Autor de la Ficha
Ana María REVILLA y Javier GALÁN (ficha técnica), y Sergio MURO (comentario)
Bibliografía
  • PELLICER, Francisco & GALÁN, Francisco Javier & REVILLA, Ana et al.: Intervenciones artísticas Exposición Internacional Zaragoza 2008. Zaragoza, Sociedad Estatal Expoagua Zaragoza 2008 S.A., 2008, pp. 115-123.