Tirador de barra

Memoria, Leyendas y Tradiciones
Autor/es
(null)
Antonio Torres, profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza, fue el encargado de iniciar a Luis Puntes en la escultura durante el curso académico de 1937 y 1938. Fue en esta escuela donde el artista aprendió otras disciplinas artísticas como la pintura, el dibujo o el grabado que desarrolló durante toda su vida ya fuera para la realización de bocetos de sus esculturas o como una práctica aislada. La trayectoria artística de este escultor ha estado marcada por el trabajo continuo y las escasas apariciones en público pese a formar parte del Estudio Goya, organismo que anualmente daba a conocer sus obras en el panorama aragonés. Sus periodos de máxima actividad creativa fueron dos, el primero desde mediados años cincuenta hasta finales de los setenta y el segundo a partir de la década de los ochenta.
Colaboradores
Rafael Barnola diseñó la fuente
Emplazamiento
Parque Miraflores
Periodo
[1976-2000] Último cuarto del siglo XX
Materiales
Hierro forjado (figura) y hormigón (pedestal)
Cronología
1991
Promotor
Ibercaja
Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Inscripciones
Tirador de barra 1991 L. Puntes en la parte delantera y trasera del pedestal.

Con esta iconografía, la figura de un tirador de barra, se pretende rendir un homenaje a un juego aragonés consistente en el lanzamiento de una barra desde un punto señalado hasta el punto más lejos que las fuerzas del jugador permiten. El ganador era quien lograba clavar la barra en el suelo lo más lejos posible.

Con el deseo de deseo de dar entidad, y al mismo tiempo, decorar una de las zonas del parque Miraflores de Zaragoza le fue encargado al escultor Luis Puntes la construcción de un monumento en el que debía hacer referencia a un tema propio de Aragón.

En esta obra Luis Puntes recuperaba la tradición aragonesa como comentaba el propio artista meses antes de su inauguración:"Apuesto por la tradición sin caer en el folklorismo (...). De la misma manera que se conmemoran las gestas heroicas de reyes y personajes ilustres, he querido que este sea un hombre sencillo, del pueblo de nuestro Aragón que tira la barra".

Con una altura de casi cuatro metros, fue resuelta mediante chapas de hierro procedentes de desechos industriales dispuestos "como un puzzle en el que se van encajando las distintas piezas de diferentes tamaños y van envolviendo la estructura de los diversos fragmentos de la composición" explicaba el escultor. Y es que no debemos perder de vista su trabajo en un pequeño taller del metal donde aprendió a trabajar con este material.

La escultura destaca por las múltiples aberturas por las que pasa la luz y aligera la sensación de pesantez de una obra de tanta altura. La composición es dinámica, expresiva por la disposición del personaje en el momento justo de tirar la barra. Para su autor "una escultura dinámica y recia en su contexto".

Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Hombres
Agua Metal
Memoria, Leyendas y Tradiciones
Autor de la Ficha
Ana ARA FERNÁNDEZ
Bibliografía
  • CANDIAL, Eva, "La escultura de Luis Puntes presidirá próximamente el parque de Miraflores", El Día, 5 - VII - 1991.
  • FERRANDEZ VALENZUELA, M. et al, Fuentes de Zaragoza, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza-Fomento de Construcciones y Contratas, 2002, p. 58.
  • PERLA, María Pilar, "Luis Puntes", Heraldo de Aragón, 8 - VII - 1991.
  • REBOLLEDO, Marian, "Luis Puntes", Heraldo de Aragón, 7 - III - 1993.