Velero y piragua

Deportes
Autor/es
(Escultor)
Carlos Ochoa (1955-2002) se formó en la Escuela de Artes de Zaragoza. Fundó en 1973 junto a Miguel Ángel Domínguez, Luis Sánchez y Vicente Villarrocha el grupo "Algarada" del que se separó poco después. Participó en certámenes y muestras colectivas destacadas en Aragón y el extranjero, en los que obtuvo numerosos premios y reconocimientos. Destacan, entre sus obras, proyectos de arte público como el monumento a las fuerzas armadas en Figueras (1979), el monumento al Tambor del Bruch (1980), el de Isabel de Portugal en Ejea de los Caballeros (1985), y varias piezas en Zaragoza.
Emplazamiento
Mediana de la Avda. de los Pirineos, cerca del Puente de Santiago
Periodo
[1976-2000] Último cuarto del siglo XX
Materiales
escultura de bronce patinado al ácido, pedestal de hormigón armado
Dimensiones

Escultura de 2,25m de altura x 1 m de anchura x 1 m de profundidad máxima aproximadamente, sobre un pedestal en forma de pirámide truncada de 1,75m de altura x 90 m de anchura x 90 m de profundidad máximas.

Cronología
1988
Promotor

Gerencia de Urbanismo, Ayuntamiento de Zaragoza

Propietario
Ayuntamiento de Zaragoza
Inscripciones
en una de las velas: 74-76

Ya en febrero de 1980 Carlos Ochoa había propuesto vender al Ayuntamiento de Zaragoza una escultura titulada "Velero" en homenaje a los equipos españoles de vela y piragüismo por sus éxitos internacionales, oferta que fue entonces respaldada por Gonzalo Borrás, Teniente de Alcalde delegado de Patrimonio Artístico y Extensión Cultural; aunque el Alcalde, Ramón Sainz de Varanda, desestimó dicha adquisición por falta de disponibilidad presupuestaria. Este problema quedó resuelto en los presupuestos de 1988, cuando a instancias de Luis García Nieto, Teniente de Alcalde de Urbanismo, se consignó una partida de 27.960 pts para "Realización de trabajos artísticos", con cargo a la cual se pagaron diversos monumentos, entre ellos éste, que costó cinco millones de pesetas. En junio de aquel año Carlos Ochoa presentó el boceto, comprometiéndose a tener finalizado en tres meses el monumento, que él proponía ubicar cerca del Ebro, cerca del puente de Santiago, para que estuviera en el epicentro del piragüismo zaragozano.

Según palabras del propio artista, la escultura representa "la unión de un velero y una piragua sobre una ola". En efecto, esa fusión de ambas siluetas es la parte más conseguida de este monumento en bronce de hermosas texturas, aunque su situación en la mediana de una vía de mucho tráfico no es propicia para observar ese detalle, y sólo se percibe la silueta general de la escultura, que puede confundirse con una veleta u otro mobiliario urbano.

Clave Iconografía Clave Materiales Clave Temática
Objetos Formas Escritura Hombres
Metal Hormigón
Deportes
Autor de la Ficha
Fernando ALVIRA BANZO
Bibliografía
  • ABAD, Carlos et al.: Inventario de Bienes Histórico Artísticos, Ayuntamiento de Zaragoza, Zaragoza, 1995, p. 89 (figura como anónimo)