¿Por qué cuando vas a vivir fuera las relaciones son más intensas?


Artículo publicado en el nº 4 de la revista Zaragoza Joven (diciembre de 2023).

Salud - Salud emocional
Carlos Soriano

Desde hace tiempo, se ha observado un curioso fenómeno entre aquellos/as que deciden aventurarse en el extranjero por motivos laborales, académicos o de prácticas. Basta con revisar las redes sociales para encontrar esas instantáneas espontáneas, tomadas apenas unos días después de haberse conocido, con la leyenda "familia". Este suceso a menudo es muy criticado, "pero si las conoce de cuatro días", "no sabrá ni de donde son", "en un mes ni se hablan". Puede resultar un pensamiento lógico desde la comodidad de tu casa, de tu entorno, de tu familia, de tu lugar seguro. Pero ahora imagina que te arrebatan todo eso, ¿da vértigo no?

Irse de Erasmus, hacer prácticas en el extranjero o irse a trabajar fuera de tu ciudad es algo que tenemos muy normalizado, pero es un ejercicio de valentía. Renunciar a tu red de seguridad para vivir nuevas experiencias, ampliar horizontes laborales o por una buena oportunidad es complicado y nos pone ante situaciones en las que no habíamos estado antes.

De repente te ves solo/a, en una ciudad que no conoces, en una habitación que no es la tuya y piensas… ¿ahora qué? No puedes bajarte a tomar un café con tu amigo/a del instituto, o volver a casa con tu familia o compañeros/as y cenar juntos/as. Te tienes que buscar un nuevo círculo. En este contexto, nos encontramos todos en la misma página de un capítulo incierto. La distancia de casa, la exposición a culturas desconocidas y la inevitable soledad crean un terreno fértil para la conexión. Por lo tanto en la creación de estos vínculos se encuentra la vulnerabilidad compartida. Todos/as estamos lejos de nuestra zona de confort, en busca de un sentido de pertenencia y apoyo emocional.

Este nuevo círculo a menudo está en una situación similar a ti, un escenario bastante idóneo para forjar vínculos. Sin darte cuenta la chica que conociste hace cinco días está en tu casa comiendo, haciendo cosas que hasta el momento solo hacías con personas que conocías de hace mucho. Le cuentas tus problemas, inquietudes y sueños a un completo desconocido. Y sin comerlo ni beberlo son tu… ¿familia?

Sin embargo, no todo es tan sencillo como subir una foto con la etiqueta "familia". Estas relaciones no surgen de la nada, no son algo espontáneo, detrás de ellas está la empatía, e apoyo mutuo, estos vínculos llenan la nueva normalidad a la que nos enfrentamos al cambiar de ambiente de forma radical.

Este fenómeno muestra nuestra capacidad como seres humanos para unirnos ante situaciones desconcertantes, muestra como buscamos el apoyo de los demás. Estas relaciones son tan rápidas y aparentemente precipitadas porque ofrecen una conexión emocional a la que normalmente no estamos acostumbrados/as.

En el mundo actual, forjar amistad en lugares lejanos es crucial para no sentirse solo emocionalmente. Y no solo eso, sino que también refleja lo más humano que hay: la habilidad de encontrar compañía en los lugares menos pensados. Al construir conexiones a distancia, nos damos cuenta de que la verdadera riqueza radica en la diversidad de amistades que creamos, formando una red global que perdura más allá de cualquier experiencia temporal en un sitio nuevo.


Casa de los Morlanes. Plaza San Carlos 4, Zaragoza, 50001

Tel: 976 72 18 18
Whatsapp: 608 748 112
Correo: infojoven@zaragoza.es
Cómo llegar en transporte público

Horario:

  • Lunes, Martes, Jueves y Viernes, de 10 a 14 horas;
  • Miércoles, de 15 a 18 h.

Verano:

  • Lunes a Jueves, de 10 a 14 h;
  • viernes de 10 a 13 h.