La Expo desaparecida > Plaza Sed


Este pabellón fue diseñado por el arquitecto Enric Ruiz-Geli en forma de cúpula con 1000 m2 de superficie que reproduce el tejido microscópico de la sal. Para su construcción se utilizaron materiales reutilizables y reciclables, un esqueleto metálico que soportaba un recubrimiento de 82 'cojines' con tres capas de ETFE, a modo de bóveda hinchable. Además contaba con un sistema de riego de agua con sal que, en principio, aportaba un plus bioclimático ya que conseguía mantener el ambiente del edificio sin necesidad de uso del aire acondicionado.

Todo este diseño arquitectónico se unía al expositivo, coordinado por el urbanista Pietro Laureano, organizado en cinco espacios bajo los siguientes lemas:

  • Tenemos sed
  • La sed es conocimiento
  • Simbolismo y rituales de la sed
  • La fuerza innovadora del pasado
  • Una nueva visión de la sed: la sed es necesaria

En ellos se recalcaba la dicotomía del término sed, como problema y como recurso. El visitante recordaba cómo las grandes civilizaciones se han asentado junto al agua e identificaba cómo la evolución de la humanidad tiene mucho que ver con la saciedad de la sed: Los movimientos migratorios en busca del agua y los avances de la ciencia y de la técnica en torno a la captación, almacenamiento y transporte del agua.

Este ha sido el único edificio de las plazas temáticas que ha conocido una segunda vida, como pabellón multiusos, ya que se instaló en Valladolid en 2011 donde se conoce como 'Cúpula del Milenio'

Más Información