Urbanismo invertirá 638.844 euros en la reforma del alumbrado del entorno de Zamoray-Pignatelli para mejorar la seguridad y la escena urbana

12 julio 2022

El proyecto, incluido en el Plan Especial Pignatelli, tendrá un plazo de ejecución de 6 meses y supondrá la renovación de 596 puntos de luz bajo los criterios de seguridad, ahorro energético y mejora de la escena urbana

La implantación de nueva tecnología y de luminarias de bajo consumo supondrá un ahorro anual del 77,5% en los costes de energía eléctrica y la reducción de la contaminación lumínica y de la emisión de gases de efecto invernadero

El Área de Urbanismo y Equipamientos ha aprobado el proyecto de ejecución y dirección de obras para la adecuación y mejora de las instalaciones de alumbrado exterior público del entorno Zamoray-Pignatelli, elaborado por la empresa Lumínica Ambiental, cuyo presupuesto asciende a 638.844,04 euros y que cuenta con un plazo de ejecución de seis meses. El proyecto se ha redactado acorde a criterios prioritarios de seguridad, confort visual de las personas y embellecimiento del patrimonio, junto el ahorro energético, bajo coste de mantenimiento y mejora de la calidad ambiental para el conjunto del entorno Zamoray-Pignatelli.

Se trata de un proyecto que, como ha recordado Serrano, “se integró dentro del Plan Especial de Zamoray-Pignatelli porque así lo demandaron los vecinos”, lo que supone “asumir el compromiso de ejecución que adquirimos con los zaragozanos de este barrio”. Para Serrano, es “gratificante” poder “avanzar y ejecutar” un plan de iluminación que “estará a la vanguardia de las ciudades europeas, dado que trata aspectos nunca antes abordados en nuestra ciudad, tratando la iluminación pública exterior desde el punto de vista medioambiental y de la salud, pero además con una mejora en la seguridad, en la calidad de vida de los vecinos y en la mejora de la escena urbana de las calles del barrio”. “Quiero recordar”, ha continuado el consejero de Urbanismo, “que cuando llegamos al Gobierno hace tres años no existía ningún plan, proyecto u hoja de ruta para intentar paliar la difícil situación que viven día a día los vecinos del entorno de Zamoray-Pignatelli”, pero “este equipo de Gobierno ya tiene un Plan Especial que estamos cumpliendo con eficacia”.

En concreto, el Plan de Iluminación llevará a cabo la renovación completa de 596 luminarias por tecnología LED en alumbrado funcional y ambiental y se incluirán drivers inteligentes y con sistemas de regulación y telegestión. Se mantendrán los soportes de las luminarias existentes, tanto brazos en fachada como columnas y se incluirá la renovación completa de la iluminación de la plaza de José María Forqué. Estas nuevas instalaciones permitirán un ahorro anual de energía del 77,5%, así como una reducción de forma significativa de las emisiones de CO2. “El consumo actual de las 596 luminarias de la zona es de 289.122,54 KW/h, lo que supone un coste anual de 40.477,16 euros”, ha detallado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, y con el nuevo sistema se espera “consumir tan solo 65.054,06 Kwh con un coste de 9.107,57 euros”.

Para aplicar todas estas medidas se ha realizado un pormenorizado “estudio con cálculos luminotécnicos en la zona para conocer cómo debe ser la renovación de luminarias de tipo funcional y ambiental”, ha detallado Serrano, quien ha destacado también los estudios de iluminación arquitectónica y ornamental. Por ello, se reforzará la iluminación y el embellecimiento de la escena urbana, poniendo en valor el patrimonio histórico artístico del entorno. Entre otros, se empleará este sistema para poner en valor las fachadas de los edificio 7-9 y 80 de la calle de Pignatelli, así como la del Museo del Fuego. Además, se potenciará la estatua de Palafox en la plaza de José María Forqué y el monumento a Agustina de Aragón y a las Heroínas de los Sitios, en la plaza del Portillo.

En la actualidad, las instalaciones de alumbrado exterior calles del entorno Zamoray-Pignatelli presentan una baja eficiencia lumínica debido a la tecnología de luminarias y fuentes de luz empleadas, por lo que los niveles de iluminación (y uniformidades) en la mayoría de las calles son deficientes, tal y como como se desprende del mapa lumínico realizado para analizar la situación actual. Y, sin embargo, “el consumo energético y gasto es importante para el servicio que están prestando, debido a la tipología de luminarias y alta potencia instalada habituales de las lámparas de descarga”, recogen los propios informes técnicos.

“Todas las luminarias contarán con etiqueta energética A, lo que supone una alta eficiencia energética y bajo consumo”, ha apuntado Víctor Serrano, quien ha recordado que “la mejor distribución de la luz con la que contarán estas nuevas luminarias mejorará de manera considerable la profundidad y la calidad en la visión, y las uniformidades sobre las calles, mejorando el confort visual, la visibilidad axial y periférica, lo que redunda en mayor confort y seguridad”.

En definitiva, el plan trata de regular la iluminación pública exterior, adecuarla a cada espacio, y todo ello haciendo compatibles los criterios de sostenibilidad medioambiental y eficiencia energética con las funciones de seguridad y mejora de la visión. “Los avances tecnológicos y la normativa regulatoria en un futuro marcan la contaminación lumínica como una de las deficiencias a combatir en las ciudades”, ha explicado el consejero de Urbanismo. “La contaminación lumínica no sólo es la pérdida del paisaje nocturno y cielo estrellado, sino que existen numerosas repercusiones negativas a nivel energético, sobre la salud de las personas, el medioambiente y la biodiversidad nocturna, y que derivan, principalmente, en que la alternancia entre noche y día se ha establecido como una necesidad esencial en el funcionamiento de los ecosistemas”, ha apuntado Serrano.