La Oficina de Inspección ha realizado 690 controles desde su creación

24 mayo 2018

En total, ha encontrado 24 actas con deficiencias en diversas contratas y ha dado las indicaciones para subsanarlas

El Ayuntamiento de Zaragoza cuenta desde abril de 2017 con una Oficina de Inspección que actualmente cuenta con seis funcionarios municipales que velan por el cumplimiento de los contratos de prestación de servicios del Ayuntamiento de Zaragoza. Más allá de los inspectores de las grandes contratas, como el bus urbano o parques y jardines, Zaragoza necesitaba que hubiera un servicio propio de inspección de los otros cientos de contratos que mantiene el Consistorio con empresas y entidades para la prestación de servicios.
La Oficina controla servicios prestados por contratas, tales como los centros de convivencia de mayores, la grúa y la gestión del depósito municipal, centros deportivos o el estacionamiento regulado, entre otros, cuentan con la supervisión y el control de técnicos municipales, y vela por el cumplimiento de los contratos, los aspectos laborales y la calidad en la prestación del servicio en nombre del Ayuntamiento.
El volumen económico de los contratos inspeccionados es de alrededor de 150 millones de euros anuales. "Se trata de garantizar que el dinero público que se invierte en estos contratos vaya a donde tiene que ir y con los parámetros de calidad tanto laboral como de prestación de servicio que el Ayuntamiento de Zaragoza exige", ha indicado Cubero. El consejero de Servicios Públicos y Personal ha insistido también en que la labor principal de la Oficina es preventiva, y no sólo punitiva. De hecho, la potestad de sanción la tienen los distintos servicios gestores municipales de los que dependen los contratos.
Desde su creación y hasta el 23 de mayo de 2018, la Oficina de Inspección ha levantado 690 actas en diversos servicios, encontrando 24 actas con deficiencias que se deben subsanar.