09 julio 2024

Avanzan en el CTRUZ las obras para una línea específica de tratamiento de residuo orgánico, con una inversión de 11 millones de euros

El Ayuntamiento cuenta para este proyecto con dos subvenciones del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que suman 4,7 millones de euros
El resto de la inversión, que será asumida inicialmente por la UTE Ebro, será cubierta por el Ayuntamiento en concepto de canon hasta que finalice la concesión, en el año 2031

Hace pocas semanas se iniciaron las obras para el montaje de una línea específica para el tratamiento de los residuos orgánicos recogidos a través de los nuevos contenedores cuya distribución se está llevando a cabo en Zaragoza. Así, el Complejo de Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ) dispondrá, entre finales de 2024 y principios de 2025, de esta instalación, ejemplo de economía circular, que permitirá obtener compost de alta calidad de la basura orgánica.

Este proyecto, que fue aprobado por el Gobierno de Zaragoza en abril, supondrá una inversión de unos 11 millones de euros, de los cuales 4,7 serán subvencionados a través dos ayudas complementarias procedentes de  los Fondos Europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, tramitados el Gobierno de Aragón. El resto de la inversión necesaria será asumida inicialmente por la UTE Ebro (Urbaser y Vertresa), concesionaria de esta planta de tratamiento de residuos. El Ayuntamiento sufragará esta cantidad revisando el canon que se abona de forma anual, hasta llegar a julio del año 2031, cuando concluye dicha concesión y la planta pase a ser íntegramente propiedad municipal.

Un ejemplo de economía circular
La consejera de Medio Ambiente y Movilidad, Tatiana Gaudes, ha visitado hoy las obras, que avanzan con ritmo para cumplir los plazos previstos. "Esta línea -ha explicado- será el complemento necesario para cerrar el círculo de recuperación de los residuos orgánicos que estamos iniciando con la implantación de los nuevos contenedores marrones. Además de generar energía eléctrica -ha señalado-, este proceso que es ejemplo de economía circular se completará con la obtención de un compost de alta calidad que podrá ser utilizado tanto en parques y jardines como en la agricultura".

Gaudes ha recalcado "la oportunidad de poder disponer de ayudas europeas para sufragar una parte de la inversión, lo que vuelve a poner de relieve el nivel de garantías que ofrecen los proyectos presentados por el Ayuntamiento de Zaragoza a estas ayudas". También ha destacado "la buena disposición de la concesionaria UTE-Ebro para llevar inicialmente a cabo esta importante inversión, una colaboración que ha facilitado que el proyecto pueda llevarse a cabo".

Proceso de implantación de los contenedores
El Ayuntamiento de Zaragoza ha completado ya la primera fase de la implantación de la recogida separada de materia orgánica. En estos momentos, unos 475.000 zaragozanos disponen de este servicio en sus barrios con un total de 1.083 contenedores desplegados. Se trata de los vecinos de Actur-Rey Fernando, El Rabal, Santa Isabel, Las Fuentes, Casco Histórico, Centro, Almozara, San José, Torrero-La Paz y Universidad.

La primera fase de implantación se ha desarrollado según lo previsto y se completará en el resto de distritos urbanos y barrios rurales en septiembre. La primera semana se colocarán los nuevos contenedores en Delicias y Casablanca. 

Desde que comenzara la nueva recogida selectiva en el Actur el pasado mes de abril, y hasta junio, en este distrito se han recogido prácticamente el doble de kilos de residuos orgánicos que en el mismo periodo del año anterior. En este barrio, donde ya estaba implantado el contenedor marrón, se ha pasado de 42.720 kilos a 80.260 kg retirados.

Un proyecto ambicioso
El proyecto del CTRUZ consiste, básicamente, en la construcción de una nueva nave-foso de recepción de la materia orgánica recogida en los contenedores marrones de la ciudad. Desde allí, el material se traspasará a una zona, también nueva, en la que se realizará un tratamiento previo antes de llegar a una siguiente fase en la que se mezclará con vapor de agua para adquirir una determinada temperatura con la que llegará al denominado digestor.

El digestor es un gran cilindro cerrado en el que la materia orgánica realiza un proceso anaeróbico en el que genera gas metano, que se utiliza en la planta para la generación de electricidad. El CTRUZ tiene ya un digestor específico (el número 5) que se dedicará expresamente a los restos de materia orgánica.

Después de 20 días, el material va saliendo del digestor, comenzando entonces un proceso de deshidratación y de higienización hasta que el compost generado alcance la nave de maduración.

Un detalle muy importante es que en la nave de maduración habrá un muro que separará el compost de calidad procedente del contenedor marrón del resto del material bioestabilizado (que no puede denominarse técnicamente compost, sobre todo en comparación con el compost de alta calidad que se pretende obtener en este nuevo proceso) que se obtiene de la basura domiciliaria general.

Tras un proceso de afino, el compost se almacenará para su distribución en una nave de acopio en la que finalizará todo el proceso.