11 junio 2024

La Residencia Xior Pontoneros abrirá su segunda fase este septiembre con 217 nuevos residentes

Cerca de 380 residentes disfrutarán, con las dos fases operativas, de las instalaciones de los dos inmuebles restaurados y ampliados en el entorno de la plaza de José María Forqué, que cuentan con múltiples modelos de alojamiento y amplios espacios comunes
La incorporación de la segunda fase supone la entrada en funcionamiento de 189 nuevas habitaciones y apartamentos de diferentes categorías y servicios, que varían de los 399 a los 899 euros por mes
También se incorpora al funcionamiento el graderío natural público de 2.300 m² y un espacio de co-working diseñado y preparado para el uso de los vecinos del barrio

La residencia de Xior Pontoneros abrirá a pleno rendimiento el próximo mes de septiembre con un total de 340 habitaciones y unos 380 residentes tras completarse las obras de la segunda fase del complejo. Así lo ha anunciado esta mañana la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, junto al technical manager en España de Xior Student Housing, Hugo Otero, empresa adjudicataria del proyecto y que ha invertido un global de 29,15 millones de euros.
Este proyecto residencial y urbanístico se ha desarrollado en dos parcelas del entorno de la plaza de José María Forqué, incluyendo la recuperación patrimonial del antiguo acuartelamiento de Pontoneros, que llevaba cerca de quince años bloqueado y que supone una de las piedras angulares de regeneración urbana contempladas en el Plan Especial Zamoray-Pignatelli. 

En el presente curso 2023-2024 ya se puso en funcionamiento la primera fase de la residencia con 151 habitaciones. Las instalaciones contaron con un aluvión de reservas por parte de jóvenes procedentes de otros municipios aragoneses, pero también de otros países como Reino Unido, Francia y Austria, entre otros. La mayoría iniciaron sus estudios en la Universidad Zaragoza y también en la Universidad San Jorge (USJ).


INTEGRACIÓN DEL PATRIMONIO
Ahora, el proyecto residencial se pondrá en marcha en su máxima capacidad tras terminar este mes los trabajos de adecuación de la segunda fase (189 nuevas habitaciones), que consta de un segundo edificio con un total de 7.718 m² distribuido en cinco plantas: sótano, planta calle y tres plantas superiores. Esta segunda fase se ha realizado en el inmueble situado en Madre Rafols 8-10-12, donde se ha rehabilitado el edificio de las viviendas de oficiales del cuartel de Sangenís (década final del S.XVIII) y actualmente catalogado de interés monumental y del Patrimonio Cultural Aragonés, por reconocer el valor de las fachadas, escaleras y algunos elementos decorativos. A este inmueble se le ha agregado, con la misma visual estética y arquitectónica, una ampliación de nueva construcción en los dos extremos: hacia la plaza Forqué y hacia la calle La Palma, colindando con unas ruinas las cuales están documentadas y son objeto de protección.

Se trata de un proyecto singular en el que los residentes convivirán con los elementos originales protegidos por Patrimonio gracias a una labor minuciosa de recuperación de los  falsos techos y molduras originales, la escalera central, las puertas de madera principales, o los variopintos suelos cerámicos. El resultado es un edificio eficiente que cuenta con certificación LEED, permitiendo reducir en un 50% el consumo energético resultante de su construcción y posterior explotación. 


217 NUEVOS RESIDENTES
En esta nueva fase habrá capacidad para 217 nuevos residentes repartidos en 189 habitaciones de múltiple tipología: desde las habitaciones compartidas triples, donde el residente paga 399 euros al mes, hasta los apartamentos con cocina y sofá, por 899 euros. En medio, una amplia gama con distintos servicios: individual low cost, standard, premium, super premium, habitación con cocina y sofá, o doble a compartir. Entre los conceptos más novedosos están los cluster, un grupo de habitaciones organizadas entorno a una sala de estar común con cocina y sofá privados sólo para el uso de los residentes del cluster; o los Twodios, dos habitaciones con cocina compartida privada.


A todo ello se añaden los servicios de la residencia, que permite la media pensión y la pensión completa, pero que cuenta con recepción 24 horas, Wi-Fi, sala multimedia, limpieza, gimnasio (ubicado en la segunda fase), aparcabicis, mantenimiento, salas de estudio, salas de juego y zonas comunes.
Desde Xior han informado de que ya se ha abierto la solicitud de plazas a través de su página web (www.xior.es) y que "la evolución de las reservas está siendo muy satisfactoria", si bien todavía quedan plazas disponibles para el próximo curso académico. "Somos muy optimistas y estamos muy ilusionados con la puesta en marcha de la segunda fase", han resumido desde la compañía belga que gestiona la residencia.


Además, el proyecto de la 2ª Fase incluye también la puesta en servicio de un nuevo graderío verde público de 2.300 m² abierto a los ciudadanos, donde convivirán los residentes y los zaragozanos, y un espacio de reuniones y co-working diseñado exclusivamente para los vecinos del distrito, que podrán reservarlo para su uso. La nueva plaza pública, que abrirá también en septiembre, tendrá un horario de apertura desde el punto de la mañana hasta el final del día, cerrando por la noche para garantizar el descanso de los residentes y evitar la vandalización o degradación del espacio.
Asimismo, la residencia incluye 10 plazas becadas, asumidas por Xior, para el próximo curso que incluirán estancia en régimen de alojamiento para estudiantes de grado o postgrado de la Universidad de Zaragoza. Zaragoza Vivienda se encargará de la selección de los candidatos, que abonarán tan sólo 50 euros al mes y dedicarán a cambio 3 horas semanales a actividades socioculturales abiertas al barrio, como el acompañamiento a personas mayores, actividades culturales, ocio y tiempo libre para jóvenes o actividades de divulgación. Para pedir estas becas se prevé abrir en próximos días y hasta el 10 de julio.


IMPULSO AL BARRIO
La puesta en servicio de todo el complejo en residencial en su máxima capacidad es "un gran avance para el barrio, por la fuerte inversión que la compañía Xior ha hecho en la ciudad, pero además porque servirá como elemento regenerador del entorno urbanístico y social", ha apuntado la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, quien ha recordado que "estos edificios y sus parcelas anexas se encontraban sin uso, abandonados y con un proyecto bloqueado que no se supo impulsar desde los gobiernos municipales anteriores". Ahora, al introducir el alojamiento de jóvenes en ambos edificios "se va a incrementar el tránsito peatonal diurno y nocturno hacia esta zona, en la que históricamente existen muchos equipamientos de grandes dimensiones, pero con actividad propia del horario diurno". De hecho, "la primera fase ya ha supuesto un motor en la renovación tanto de los comercios de proximidad, como del área urbana de Zamoray Pignatelli", ha advertido Chueca.