Abrir el detalle de: false
false
18 enero 2024

El Ayuntamiento de Zaragoza comienza las obras en el interior del antiguo IES Luis Buñuel para reconvertirlo en un centro de personas mayores

Tras el acopio de material para la obra y las primeras catas para comprobar el estado de los forjados, los trabajos se centran ya en las demoliciones y desinstalación de elementos 
El proyecto, que se desarrolla con un importe de 460.887 euros (IVA incluido), es la primera fase de un proyecto que contempla convertir el edificio ubicado en el Casco Histórico en un Centro Cívico abierto y recuperado para toda la ciudadanía

El Ayuntamiento de Zaragoza ha avanza ya en las obras de reconversión del antiguo IES Luis Buñuel, situado en el Casco Histórico, para convertirlo en un centro de personas mayores, que será la primera fase de un proyecto que tiene como objetivo hacer el inmueble un centro cívico completo para el distrito, que en la actualidad carece de este esquipamiento. Así lo ha comprobado esta mañana la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, quien ha visitado el edificio junto al consejero de Urbanismo e Infraestructuras, Víctor Serrano, y los técnicos municipales.


Los trabajos, que se adjudicaron mediante procedimiento público abierto a la empresa Construcciones Rubio Morte, tienen un importe de 460.887 euros (IVA incluido) y se espera que finalicen a mediados de abril de 2024. Esta primera fase del centro cívico supone la creación de un centro de mayores que se ubicará en la planta baja y que cuenta con una superficie de 1.722 metros cuadrados. Para ello, la empresa constructora ya ha iniciado el acopio de materiales de obra y se han ordenado, en coordinación con los técnicos municipales, dos catas para conocer el estado de los forjados de dicha planta. En concreto, se ha hecho una en la rampa de entrada al hall principal, para poder estudiar cómo adecuarla a la normativa actual de accisibilidad, y otra en la zona del futuro comedor, que está en dos cotas diferentes y que deberá quedar uniforme y a la misma altura.


Se avanza así, de forma ágil, en convertir este histórico edificio ubicado en el distrito del Casco Histórico en un Centro Cívico abierto y recuperado para toda la ciudadanía, después de que los tribunales anularan el acuerdo de cesión a la asociación ocupante y ordenara su desalojo el pasado mes de febrero. Tras ser desocupado, Urbanismo realizó una inspección del estado del inmueble, donde se acumulaba una gran cantidad de basuras, residuos y enseres en grandes cantidades que suponían un serio riesgo de incendio. Ante esta situación, el Ayuntamiento de Zaragoza, para garantizar la salubridad del edificio, realizó una retirada de emergencia de todos los residuos y una limpieza en profundidad, incluida la desratización, que supuso a las arcas municipales un coste de 183.645 euros.
De este modo, y una vez adjudicado el proyecto, tras los trabajos preparativos en diciembre, se ha comenzado en enero con las fases de demolición de tabiques y desinstalación de elementos o cableados. La propuesta proyectada contempla la creación de un comedor, con una superficie de 58 metros cuadrados y una cafetería de 64 metros cuadrados donde ahora se ubica la Sala Azul y la antigua vivienda del conserje, además de un área de administración (55 metros cuadrados) que se situará en la zona de la entrada y un salón de actos de 207 metros cuadrados, a los que se suman los vestuarios y un almacén. 


El comedor tendrá un aforo de 48 plazas al día. El futuro centro de mayores dispondrá también de cuatro aulas para la realización de clases y talleres, una de ellas será una sala dinámica con más de 100 metros cuadrados. Las obras de esta primera fase consistirán en la adecuación del interior de la planta baja para lo que es necesario demoler forjados y tabiques y construir de nuevo el espacio. Casi todas las instalaciones interiores, así como la carpintería serán nuevas en la mayor parte de los casos, mientras que se rehabilitarán los exteriores. 
El centro de mayores será la primera fase de un proyecto que contempla la construcción de un centro cívico después de que el Área de Participación y Régimen Interior realizara un estudio sobre las necesidades de un equipamiento municipal de estas características a partir de las propuestas de distintos servicios. Este edificio cuenta además con un patio de 1.446 metros cuadrados útiles para la realización de actividades al aire libre, y un espacio exterior cubierto de 271 metros cuadrados en la alineación de la calle Celma.