Agua

03 mayo 2023

El Ayuntamiento de Zaragoza lanza una campaña de sensibilización para reducir el consumo de agua

'Cuidemos cada gota' busca fomentar el ahorro en el contexto actual de sequía. La campaña se enmarca en el nuevo Plan de Adaptación al Cambio Climático de la ciudad.

El consumo doméstico en Zaragoza se ha incrementado en los últimos años y se sitúa en 103,6 litros por habitante y día.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha puesto en marcha la campaña de sensibilización 'Cuidemos cada gota'; una iniciativa que invita a la ciudadanía a reducir el consumo de agua y a hacer un uso lo más eficiente posible en el contexto actual de sequía y cambio climático.

La campaña podrá verse a lo largo de las próximas semanas en soportes exteriores, redes sociales y medios de comunicación e irá acompañada de recomendaciones y medidas que ayuden a ahorrar agua. Su diseño utiliza una gota con las 'Climate Stripes' de Ed Hawkins; una especie de código de barras de colores relacionado con las variaciones de temperatura para transmitir los efectos de la sequía y el cambio climático sobre el abastecimiento de agua.

Zaragoza cuenta con un sistema de abastecimiento robusto que hace que hasta el momento no haya tenido que aplicar restricciones. Sin embargo, la grave situación de sequía en la cuenca del Ebro obliga a realizar un uso del agua lo más eficiente posible, reduciendo consumos en la medida de lo posible.

Zaragoza ha sido tradicionalmente una ciudad ahorradora de agua. El consumo doméstico se sitúa en los 103,6 litros por habitante y día, muy por debajo de la media de Aragón (134l) y de España (133l). A pesar de ello, nuestro consumo ha ido subiendo a lo largo de los últimos años por lo que el objetivo es revertir la tendencia y volver a situarnos progresivamente por debajo de los 100 litros.

La campaña 'Cuidemos cada gota' incidirá en cambiar nuestros hábitos y en el uso de tecnologías ahorradoras. Utilizar en la ducha o en la cocina, por ejemplo, grifos con dispositivos de ahorro, con reductores de caudal, aireadores o sistemas termostáticos que fijan la temperatura puede suponer un 50% menos de agua; igual que utilizar de forma adecuada el váter, no convirtiéndolo en una papelera y accionando siempre que sea posible el botón de media descarga. Además es recomendable revisar el estado de las gomas de ajuste de los grifos y cisternas, limpiarlas de cal o sustituirlas en caso necesario para evitar que goteen.

También se recomienda utilizar el lavavajillas en vez de lavar a mano y aprovechar al máximo su capacidad, igual que en la lavadora. Además no es necesario enjuagar los platos antes porque los lavavajillas y detergentes actuales no lo requieren.

Así mismo sustituir el baño por una ducha, cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes y colocar una botella con agua en la nevera en lugar de dejarla correr hasta que salga fresca del grifo son otras medidas de ahorro. En cuanto al riego de plantas y jardines, hacerlo en horario nocturno puede suponer hasta un 30% menos de agua por evaporación.

Incentivo al ahorro

Ahorrar agua supone además pagar menos. Para incentivar el ahorro, el Ayuntamiento de Zaragoza aplica una reducción del 10% en la tasa del agua a quienes hayan rebajado el consumo al menos un 10% en los dos últimos años. Este incentivo se aplica de oficio, es decir, no hace falta solicitarlo y pueden beneficiarse de él los consumidores de usos domiciliarios o asimilados.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha diseñado un plan de contingencia frente a la sequía que contempla diferentes restricciones para garantizar el abastecimiento y que contempla cuatro escenarios de activación en función de la gravedad de la sequía. Esas medidas abarcarían desde revisar las frecuencias de riego hasta prohibir el llenado de piscinas sin sistemas de recirculación o reducir la presión de la red de abastecimiento en determinados puntos.