En los Barrios

CENTROS DEPORTIVOS DE LOS BARRIOS RURALES

CERTIFICACIÓN AMBIENTAL SEGÚN LA NORMA ISO 14.001:2004

Introducción

Las instalaciones deportivas de los barrios rurales de Zaragoza se convierten año tras año en el escenario de la actividad social y recreativa de los vecinos, siendo las piscinas al aire libre, durante los meses de verano, el espacio más utilizado por éstos.

Año tras año los estándares de calidad en la gestión y en el mantenimiento de las instalaciones van aumentando y adaptándose a las nuevas tendencias, buscando la eficiencia y la calidad continua como máximos referentes en nuestro trabajo diario.

La organización de la Expo en el 2008 en nuestra ciudad fue una excusa perfecta para adaptar nuestras estrategias de futuro en el marco del desarrollo sostenible y en el respeto por el medio ambiente. Gracias a las posibilidades de nuestras instalaciones, tenemos la obligación de ofrecer el disfrute del agua de las piscinas con criterios de calidad, pero en armonía con el medio ambiente que las rodea.

La ISO 14.001:2004 es la norma de referencia internacional reconocida como sistema de gestión medioambiental, basada en el principio de mejora continua, teniendo como finalidad identificar, verificar y controlar los aspectos medioambientales de cualquier organismo.

Los Centros Deportivos de los Barrios Rurales comenzaron con este proyecto en 2005 y obtuvieron, tras dos años de trabajo, la Los Centros Deportivos de los Barrios Rurales comenzaron con este proyecto en 2005 y obtuvieron, tras dos años de trabajo, la certificación en dicha norma con fecha 17-5-2007 a través de AENOR. Desde esa fecha, año a año, se ha ido renovando la certificación, con auditorías externas, demostrando que los Centros Deportivos son objeto de las evaluaciones y controles establecidos en el sistema de certificación y que AENOR ha obtenido la adecuada confianza en su conformidad con la Norma UNE-EN ISO 14001.

Tras 4 años de certificación del sistema, podemos valorar como positivo el logro, tanto por los beneficios ambientales generados (expuestos en otro apartado), como por los beneficios organizativos obtenidos, gracias a la implicación del personal municipal y a la motivación generada por el reto planteado.

El camino iniciado ha contagiado a otras instalaciones deportivas en la preservación del medio ambiente, tanto en la ciudad de Zaragoza, como en otras ciudades españolas, convirtiéndonos en una referencia de gestión medioambiental.