Ayuntamiento de Zaragoza

Juventud / CIPAJ

El acceso de los menores de edad a los bares.

En los últimos meses han aparecido en la prensa local diversas noticias referidas a intervenciones policiales en locales de copas y bares en horario nocturno para detectar y denunciar la presencia en los mismos de menores de edad. Y nos ha hecho conscientes de que no existe una conciencia y consciencia clara de cuál es la regulación concreta al respecto, es decir, que en muchos casos se desconoce si los menores pueden o no entrar a determinados locales, o en determinados horarios. Por eso, y en nuestro afán de fomentar el conocimiento de los derechos y deberes que asisten a los jóvenes, explicamos a continuación cómo se regula en Aragón este tema,.

La regulación.

A pesar de que ha sido recientemente cuando se ha suscitado el tema (sin duda a raíz de que la prensa diera cuenta de diversas actuaciones policiales), la normativa en Aragón no es ni mucho menos reciente. En concreto, la principal norma reguladora de este tema es la Ley de la Infancia y la Adolescencia en Aragón, que fue aprobada en el año 2001 (BOA de 20 de julio de 2001). Se trata de una normativa de carácter fundamentalmente preventivo y protector que trata de garantizar en el territorio de nuestra Comunidad Autónoma la preservación de los derechos de los menores de edad, como sujetos especialmente vulnerables y, por lo tanto, necesitados de especial protección
Esta norma dedica un capítulo entero, el Capítulo VI, a limitar o prohibir la presencia o participación de menores de edad en determinadas actividades que se consideran nocivas o perjudiciales para su desarrollo. Así por ejemplo, se establece que los menores de edad no podrán, ni siquiera con el consentimiento de sus padres:

  1. comprar, tener o consumir tabaco o alcohol.
  2. utilizar máquinas de juego con premios en metálico.
  3. la participación en actividades, espectáculos, grupos o asociaciones cuyo contenido y fines sean violentos, pornográficos o perjudiciales para su desarrollo, o sean peligrosos o nocivos para su persona.

Los establecimientos y espectáculos...

En concreto, el artículo 40 de la ley prohibe la participación de los menores de edad en distintos espectáculos y el acceso a determinados locales y establecimientos de ocio, entre los que se encuentran los bares en determinadas circunstancias:

  • Se prohibe la admisión de menores en bingos, casinos, locales de juego y de máquinas recreativas con premios en metálico.
  • Se prohibe la admisión de niños y jóvenes que por su edad deban cursar enseñanzas obligatorias en salones recreativos y similares durante el horario escolar.
  • Se prohibe la admisión en locales donde se desarrollen actividades o espectáculos violentos, pornográficos o con contenidos perjudiciales para su desarrollo.
  • Se prohibe el acceso a los combates de boxeo.

Por lo que respecta a los bares, discotecas, pubs... la normativa ha de ser interpretada en conexión con la norma que define las categorías de locales y los horarios de apertura (en Aragón, el Decreto 220/06 de 7 de noviembre -BOA de 27 de noviembre de 2006-) para poder determinar cuándo un menor puede acceder a un local de este tipo.

Y es que el citado artículo 40 de la Ley dice que está prohibida la admisión de menores en locales especialmente dedicados a la expedición de bebidas alcohólicas, salvo que vayan acompañados de sus padres o de quienes le sustituyan en el ejercicio de las funciones propias de la patria potestad o autoridad familiar.

La norma queda clara respecto a los bares de copas, discotecas y pubs, sobre todo lo de horario nocturno, pero quizá resulta un poco indefinida en los bares y cafeterías tradicionales, dado que, cuando menos, es dudoso que puedan ser considerados genéricamente como locales específicamente dedicados a servir alcohol.

Las sanciones.

Pero desgraciadamente las medidas de carácter preventivo no servirían de mucho si no van acompañadas de un régimen sancionador que castigue aquellas conductas prohibidas. La Ley de Infancia y Adolescencia ha optado por imponer la responsabilidad de la presencia de los menores en locales u horarios prohibidos a los propios titulares de los locales u organizadores de espectáculos, dado que se trata de la medida más efectiva (no tendría mucho sentido castigar al menor al que se intenta proteger).

Así, el artículo 96 tipifica como infracción grave permitir la entrada de menores en los establecimientos o locales a que hace referencia el artículo 40 de esta Ley y se recoge que los sujetos responsables serán aquellos a los que sea imputable la presencia de los menores en los lugares prohibidos, es decir, aquellos que pudiendo y debiendo impedir su acceso no lo hacen, lo cual, en nuestra opinión, incluiría no sólo a los propietarios de los locales o promotores de los espectáculos, sino al personal directamente encargado de los mismos.

Las infracciones graves están sancionadas con multas que pueden ir de los tres mil a los treinta mil euros y además, se prevé la posibilidad de imponer como sanción añadida el cierre temporal por tiempo de hasta un año o incluso el cierre definitivo en el caso de reiteración de la conducta infractora.

En todo caso hay que recordar que estas normas son de carácter preventivo y se enmarcan dentro un marco general del protección al menor, preservándole de participar en actuaciones que puedan resultar perjudiciales para ellos.

Iván Sanz Burgos
Asesor Jurídico de la Universidad y del CIPAJ

DONDE ACUDIR

CIPAJ, Centro de Información Juvenil.. Casa de los Morlanes. Plaza San Carlos, 4. 50001 Zaragoza. Tel. 976 721 818. cipaj@zaragoza.es