Alcalde

Debate sobre el Estado de la Ciudad 2010 >> Intervención del Alcalde.

ÍNDICE

 

Zaragoza, 16 de noviembre de 2010

Autoridades,
Miembros de la Corporación,
Señoras y señores:

Iniciamos el último debate sobre el estado de la ciudad en la presente legislatura. 

Esta circunstancia hace inevitable -y a la vez oportuno- que este debate general extienda su alcance al conjunto de la gestión en estos casi tres años y medio pasados desde las elecciones.
También me referiré a los problemas y retos que la ciudad tiene por delante en los próximos meses y en los próximos años.

Esta legislatura 2007-2011 está siendo, pese a la crisis económica, el periodo de cambio y modernización de Zaragoza más intenso en muchas décadas.

Aunque parezca que ha pasado ya mucho tiempo y que se produjo, incluso, en un mandato anterior, la realidad es que pronuncié mi discurso de investidura cuando todavía faltaba un año para la inauguración de la Expo.

Hablamos, por tanto, de un periodo en el que Zaragoza ha registrado un récord histórico de inversiones públicas; un récord en construcción de nuevos equipamientos; un récord en ampliación de espacios verdes; un récord en la mejora de infraestructuras.

Un tiempo en el que Zaragoza ha experimentado una renovación profunda de su aspecto, sus modos de vida, su proyección exterior y sus expectativas.

Y, sin duda, mi Gobierno tiene mucho que ver con lo ocurrido. Quiero dejar constancia al principio de mi intervención de mi agradecimiento al PAR y a su portavoz. Sin su lealtad y sin su excelente trabajo, poco habríamos podido hacer.

También quiero dar las gracias a Izquierda Unida y a su portavoz, cuyo apoyo en momentos cruciales ha sido muy importante para establecer un marco de confianza y estabilidad para mi Gobierno.

No quiero dejar de agradecer, asimismo, al resto de grupos municipales de la oposición su apoyo para muchos grandes proyectos de la ciudad.

En los tiempos que corren no es irrelevante, por último, subrayar no sólo la evidente lealtad de mis compañeros del Grupo Socialista, sino también su afecto.

Gracias. Gracias a todos.

Primera Parte: Repaso a la Gestión Municipal

Ha sido, decía, la legislatura de la gran renovación. Y, al mismo tiempo, ha sido también la legislatura de una gran crisis económica que ha causado un gran daño al empleo, a las empresas y a las administraciones públicas.

En medio de esa paradoja hoy quiero trasladar a la ciudadanía un mensaje muy claro: Zaragoza ha resistido con notable fortaleza los zarpazos de la crisis; y está siendo capaz de seguir impulsando nuevos proyectos para completar en los próximos años su transformación.

A la hora de hacer un repaso -aunque sea forzosamente breve- de la gestión municipal durante el último curso político, pondré el énfasis en lo que han sido los objetivos principales del Gobierno: la política social; la política de empleo y desarrollo económico; la política de suelo y vivienda; la movilidad; la mejora de los servicios municipales que el Ayuntamiento presta a los ciudadanos; la política medioambiental; y, por último, la reforma administrativa.

1. Políticas Sociales

Quiero referirme en primer lugar a la prioridad absoluta de mi Gobierno: las políticas sociales.

Esta prioridad se tradujo en nuestro principal compromiso: el gasto social. Al comienzo de la presente Corporación asumí el compromiso de duplicarlo.

Pues bien, desde el año 2007 hasta el momento actual, los recursos económicos destinados al área social se han incrementado ya en un 75%, lo que, a falta de las decisiones que se adopten para el año 2011, supone un altísimo grado de cumplimiento de mi compromiso.

Máxime si se tiene en cuenta que ese compromiso se adoptó en un horizonte en el que entraba en vigor la Ley de la Dependencia, con las consiguientes expectativas de financiación por parte de la Administración central y el Gobierno de Aragón, y cuando nadie preveía la grave crisis económica.

Los Centros Municipales de Servicios Sociales, son un buen termómetro de la crisis. Y ese termómetro indica que los expedientes tramitados y las personas atendidas se han incrementado en un 50%.

En esa misma línea, podemos constatar que las ayudas de urgencia se han duplicado del año 2007 al 2009, alcanzando a finales del 2009 un importe de más de 4 millones de euros.

O que la atención de las personas sin techo ha tenido un crecimiento de un 25% a partir de la segunda mitad del año 2009, cuando se decidió establecer un segundo turno de comidas y duchas.

Sin embargo, en los últimos meses está cambiando la tendencia. De hecho se ha producido una disminución importante en el número de solicitudes de ayudas de urgencia y un descenso de las personas sin techo que solicitan ayuda.

La política social del Ayuntamiento no se limita a esta clase de ayudas, sino que se extiende a otros muchos ámbitos, de entre los que destacaría los siguientes:

En primer lugar, la gestión de los expedientes de dependencia de vecinos de Zaragoza, habiéndose tramitado desde la ciudad más de 12.000 casos. En segundo lugar, destacaría la ayuda domiciliaria (con 5.000 usuarios), la telesasistencia (con 9.000) y el programa Respiro para familiares (que ha alcanzado la cifra de 1.000 usuarios).

Este mismo año se externalizará la atención de los grandes dependientes en la Casa Amparo. En la medida en que recibamos nuevos ingresos procedentes del Gobierno de Aragón, en esa misma medida podremos disponer de más recursos personales y materiales para otras necesidades municipales de carácter social.

No se acaban con esas ayudas las políticas de apoyo a la familia. Hay que añadir las desgravaciones fiscales, las disminuciones y exenciones en el bus urbano. O las viviendas municipales con alquiler subvencionado.

En tercer lugar, una pieza fundamental de la política social son las actuaciones y proyectos para las personas mayores. De la importancia de estos servicios da idea que en la actualidad son más de 53.000 los socios de los Centros de Convivencia.

En el último año se ha puesto en marcha el quinto comedor para mayores -ubicado en el Centro Pedro Laín Entralgo- y se ha lanzado un atractivo programa intergeneracional para la integración laboral de jóvenes discapacitados con la ayuda de personas mayores y el apoyo de la Escuela Municipal de Jardinería.

A todo lo anterior habría que añadir la actividad desarrollada por la Casa de la Mujer, la Casa de las Culturas, Centros de Tiempo Libre, Ludotecas y Casas de Juventud para tener una visión completa de la amplitud y profundidad de la política social del Ayuntamiento de Zaragoza.

En cuarto lugar, hay que citar nuestras políticas de apoyo a las entidades sociales por medio de convenios, contratos o subvenciones. En el año 2010 las cuantías se han incrementado en un 30% respecto a 2009, hasta alcanzar los 12,6 millones de euros.

2. Empleo y Desarrollo Económico

El segundo gran objetivo de gestión ha sido y seguirá siendo el de la política de empleo y desarrollo económico de la ciudad.

A lo largo de este 2010, como ocurrió en el 2009, han vuelto a ser un factor decisivo en este campo las aportaciones del Fondo Estatal de Inversión Local. Es de estricta justicia destacar la valiosa contribución del Gobierno central, durante el periodo más duro de la crisis, a la mejora de nuestra ciudad, a la actividad económica de muchas pequeñas y medianas empresas y a la creación de empleo.

Hablamos de una inversión total de 187,8 millones de euros en sólo dos años, que han permitido la creación de 7.847 puestos de trabajo.

Entre los 258 proyectos financiados por los fondos estatales en 2009 y 2010 figuran la construcción de 3 escuelas infantiles, reformas en 52 colegios públicos, mejoras en 41 instalaciones deportivas, 37 actuaciones de supresión de barreras arquitectónicas, 19 obras de adecuación de zonas verdes, renovación integral de 26 calles, un importantísimo paquete de actuaciones en el Casco Histórico, obras en equipamientos emblemáticos o la construcción de más de 14 kilómetros de carril-bici, entre otras actuaciones.

Conste, por tanto, nuestro agradecimiento por tales inversiones.

Este plan de inversiones, además de las evidentes mejoras producidas en la ciudad, han procurado una intensiva creación de empleo en momentos muy difíciles.

Los datos disponibles nos dicen que ese Plan de Inversión ya está produciendo efectos positivos. De hecho Zaragoza está recuperando más rápidamente que otros lugares de España el pulso del empleo.

La diferencia en la tasa de paro entre la ciudad de Zaragoza y la media española vuelve a estar cerca de sus máximos históricos en favor de nuestra ciudad, con casi 6 puntos de margen, según los datos de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre difundidos recientemente.

Además, el paro registrado muestra también una tendencia ligeramente positiva desde el máximo registrado en marzo de este año.

Y el Ayuntamiento tiene mucho que ver con lo ocurrido, gracias a los 9000 empleos generados, no sólo a través de los Fondos Estatales y de nuestro propio presupuesto, sino también como consecuencia de las obras del tranvía y de la Urbanización de Arcosur y de Parque Venecia, entre otras inversiones.

La economía de la ciudad se encuentra en cifras de crecimiento trimestral positivo, aunque todavía sea pronto para decir que la recuperación económica ya es un hecho.

3. Suelo y Vivienda

Otro de los objetivos principales ha sido la política de suelo y vivienda, que está íntimamente relacionada tanto con la política social como con la de empleo y desarrollo económico.

Lo primero que quiero subrayar es que, pese a la crisis, mi Gobierno ha seguido desempeñando un papel muy activo en el sector de vivienda protegida.

El Ayuntamiento ha trabajado intensamente para facilitar las ya aludidas obras de urbanización de Arcosur, que, con sus 12.600 viviendas protegidas, constituye, como es sabido, la principal actuación en materia de vivienda social para los próximos años en Zaragoza (y, probablemente, en España).

Además, entre 2007 y el año en curso, el Ayuntamiento habrá adjudicado suelo para la construcción de otras cerca de 5.000 VPO más.

Nuestra apuesta política por la promoción de las VPO suscita cuestiones que no pueden ser ignoradas.

El Gobierno Municipal adoptó la decisión de aplazar quince meses el cobro de las parcelas vendidas para viviendas de protección oficial. Lo hizo como una forma de paliar los problemas causados a los promotores y cooperativas por la restricción del crédito bancario.

Esa decisión ha permitido sostener la actividad de un sector de gran trascendencia económica para el empleo y para la actividad industrial inducida.

Pero es obvio que supone también que el Ayuntamiento está financiando hasta su cobro cantidades por un importe total superior a los 80 millones de euros.

Por otro lado, el haber mantenido una política activa de venta de suelo, ha supuesto que el patrimonio municipal de suelo para vivienda protegida ha disminuido de manera drástica.

Por eso, el Gobierno ha intentando -sin éxito hasta ahora- conseguir apoyos suficientes para incrementar la reserva de suelo para vivienda protegida.

Comprendo que hasta después de Mayo será difícil contar con los apoyos necesarios. Sin embargo estoy obligado a seguir intentándolo porque es una necesidad objetiva para la ciudad.

Y que nadie se engañe: mientras no se reforme el sistema de financiación local, los ayuntamientos vamos a seguir necesitando los ingresos procedentes de la venta de suelo.

El Ayuntamiento tiene una segunda vía de intervención en el mercado de la vivienda. Me refiero a la S.M.R (Zaragoza Vivienda). Así en el último año, la sociedad municipal ha finalizado la construcción de 455 viviendas, y tiene en ejecución otras 225, todas ellas destinadas al alquiler.

Es particularmente reseñable el impulso dado a la política de rehabilitación de vivienda, sobre todo a partir de la aprobación de la nueva ordenanza. Más de 4.000 personas se han beneficiado de las ayudas para rehabilitar su casa en el último año.

Se ha consolidado el éxito de las actuaciones que, junto con el Gobierno de Aragón y el Ministerio de la Vivienda, se vienen realizando en las denominadas Áreas de Rehabilitación Integral, con resultados realmente espectaculares en Delicias, Picarral, Las Fuentes, San Pablo, La Magdalena y el Rabal. La actuación de Zaragoza Vivienda, además de la urbanística, tiene una dimensión social de primera magnitud.

Quizás el dato más elocuente que refleja el contenido social de su actuación sea que el precio medio del alquiler mensual que cobra Zaragoza Vivienda en los más de 2.000 pisos protegidos que gestiona es de 137 euros al mes.

4. Movilidad

La política de movilidad es, evidentemente, otro de los pilares fundamentales de la gestión municipal en esta legislatura.

El avance de las obras de la primera línea del tranvía de acuerdo con el calendario previsto me permitió hace unos días anunciar su entrada en funcionamiento en el próximo mes de abril. Les aseguro que el tranvía va a cambiar de forma radical, y para bien el esquema de movilidad en nuestra ciudad.

En ese nuevo mapa de la movilidad la bicicleta se ha ganado en apenas dos años un papel relevante 55.000 zaragozanos utilizan la bicicleta a diario como medio de transporte; es decir, casi el 10 % de la población adulta. Estos datos sitúan a Zaragoza más de 3 puntos por encima de la media española.

Para atender a esta demanda creciente, en 2010 se han construido 10 kilómetros de carril-bici, con lo que terminaremos el año con una red de 104 kilómetros, que habrá multiplicado por 8 la existente en 2003.

En los últimos cuatro años se han construido 59,5 kilómetros de carril-bici.

También es destacable que Zaragoza sea la primera ciudad en España en limitar a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora todas las calles de un solo carril. Esta iniciativa ha sido puesta como ejemplo por la Comisión Europea en la reciente Semana de la Movilidad.

El plan de aparcamientos subterráneos es otro pilar de la política de movilidad.

Aunque la situación económica ha enfriado el interés de las empresas del sector ante la caída de la demanda, se han conseguido poner en marcha los aparcamientos de Las Fuentes y Seminario; están en construcción los del Clínico y el del Parque Bruil; y está en tramitación el de la calle Moret.

5. Mejora de los Servicios Municipales

En este rápido repaso a los hitos fundamentales de la gestión, un epígrafe muy importante es el de la mejora de los servicios municipales, que ha sido otra de las preocupaciones principales de mi Gobierno.

En este capítulo, el logro más importante, en mi opinión, ha sido conseguir que desde este pasado verano la ciudad reciba ya el 100 % de su suministro de agua desde los Pirineos.

Zaragoza cuenta así con agua de gran calidad y ello produce beneficios económicos y medioambientales directos e indirectos para el conjunto de los ciudadanos.

También quiero destacar la intervención en el Cementerio de Torrero. Dentro de un programa general de modernización, se están ejecutando este año obras de gran trascendencia, que incluyen la ampliación y reforma del tanatorio, la creación de salas para ceremonias civiles y la ampliación del número de crematorios.

El proyecto pretende mejorar la integración del complejo funerario en la ciudad y dignificar sus espacios, poniendo en valor sus valores artísticos y culturales. También pretende honrar la memoria de todas las personas allí enterradas.

En esa lógica debe entenderse el Memorial a las Víctimas de la represión franquista recientemente inaugurado y promovido por acuerdo unánime de la Corporación, así como la puesta en marcha de dos rutas guiadas.

La primera de las cuales permitirá a todos los visitantes recorrer los 25 enclaves escultóricos y arquitectónicos más relevantes de nuestro cementerio. La segunda ruta llevará a los visitantes por los lugares que marcan la memoria de todas las víctimas de la Guerra Civil en nuestra ciudad.

En este mismo ámbito de los servicios municipales, quiero destacar la continuación del programa iniciado en 2009 para el soterramiento de contenedores de basuras, con 26 nuevas implantaciones, así como la puesta en marcha de las mejoras previstas en la nueva contrata de limpieza.

Hemos dado, también, un fuerte empuje a nuestra política en materia de Escuelas Infantiles. Así, Delicias y el Casco Histórico cuentan desde este año con dos nuevas escuelas infantiles.

En la actual legislatura hemos duplicado el número de escuelas -han pasado de 5 a 11- y de alumnos atendidos, que ahora llegan a la cifra de 864.

Con la nueva escuela del Parque Bruil, cuya construcción finalizará a principios de 2011, el número total de plazas ofertadas llegará al millar.

En el apartado de la política educativa y cultural, hay que reseñar la apertura de la Biblioteca Tecnológica Cubit -dentro del programa Zaragoza Activa, en la antigua Azucarera-, el nuevo edificio de la biblioteca Benjamín Jarnés en el Actur, y la reapertura, después de su acondicionamiento, de las bibliotecas de Santa Orosia y Tío Jorge.

Las infraestructuras culturales de la ciudad se han beneficiado especialmente con la reapertura del Teatro del Mercado tras su completa reforma.

Mientras tanto, el Teatro Principal prosigue la consolidación de un modelo de programación que está sabiendo aunar la calidad con el éxito de público, como demuestran sus cifras de asistencia, que hasta mediados de octubre pasado llegaban a los 140.000 espectadores.

Una próxima novedad en este teatro va a ser la apertura de un restaurante, que ayudará a convertir el Principal en un verdadero club de cultura y ocio que funcione más allá de los momentos en que hay representaciones.

El Auditorio, por su parte, ha celebrado sus quince años de vida con la programación más ambiciosa de todo ese periodo, en la que han actuado cuatro de las cinco mejores orquestas sinfónicas del mundo.

Dudo que haya ninguna otra disciplina artística, científica o profesional donde Zaragoza consiga un nivel de calidad semejante.

La consolidación del Auditorio la demuestra, además, una cifra media de asistencia a los conciertos de música clásica del 90,4 % del aforo. En la última temporada, la cifra de asistentes a los conciertos llegó a los 280.000.

También es muy positiva la asistencia a los museos municipales, que tras la ampliación del Pablo Gargallo y las renovaciones de contenidos en los museos romanos, han conseguido atraer a un 9 % más de visitantes en 2010 en relación con el año pasado. Más de la mitad de los visitantes proceden de otras comunidades autónomas o de otros países.

El éxito conseguido por la candidatura de Zaragoza a la Capitalidad Europea de la Cultura en 2016, al ser seleccionada entre las seis ciudades finalistas, debe ser aprovechado como gran mecanismo impulsor de una apuesta definitiva de Zaragoza por la creatividad y la cultura.

La red de instalaciones deportivas municipales ha seguido su mejora.

Entre otros proyectos, destacaría la construcción de dos nuevos campos de fútbol y el concurso para la instalación de césped artificial en otros diez campos de la ciudad. Cuando se complete esta actuación, tendrán césped artificial en 25 de los 28 campos de fútbol municipales.

Debemos anotar con satisfacción el uso ciudadano cada vez más intenso de las instalaciones deportivas del Ayuntamiento. Más de un 20 % de los zaragozanos usan las instalaciones municipales para hacer deporte y más de un 6 % lo hacen todas las semanas.

En los barrios rurales se ha seguido trabajando en la mejora de sus equipamientos cívicos y deportivos, tanto en cooperación con la Diputación Provincial de Zaragoza como a través de los propios presupuestos municipales.

En este año 2010 destacan como principales actuaciones el Centro Cívico y Alcaldía de Juslibol, el Centro de Mayores de Montañana y el Consultorio Médico de Garrapinillos.

En el conjunto de la legislatura se han invertido más de 12 millones de euros, con obras como la nueva Alcaldía de San Gregorio o el Pabellón sociocultural de Venta del Olivar.

Me parece más que justificado destacar asimismo las mejoras incorporadas en la Red de Centros Cívicos.

En la presente legislatura se ha actuado sobre más de la mitad de los centros existentes: se han construido seis nuevos centros y se han renovado o ampliado otros cinco, lo que ha representado poner al servicio de los vecinos y vecinas de Zaragoza más de 26.000 metros cuadrados adicionales.

En 2011 estará ya en funcionamiento la totalidad de las instalaciones del Centro Cívico de las Esquinas, así como la remodelación y ampliación del Centro Cívico Delicias

Nuestra Red de Centros Cívicos se ha convertido en uno de los referentes de la ciudad en producción de actividades culturales, divulgativas y de ocio. Sólo en los nueve primeros meses del año, la Red ha organizado 7.200 actividades que han tenido 3,2 millones de participantes.

Son muchos los retos que afronta cada día, y con notable éxito, nuestra Policía Local. Pero hay dos cuestiones relacionadas con su trabajo que merecen un especial interés a los ciudadanos. Me refiero a los actos vandálicos y al llamado botellón.

No es un consuelo que se trate, en efecto, de problemas generalizados en muchas ciudades. Tampoco basta con diagnosticar el problema o confiar toda la respuesta a la educación.

Además, es preciso actuar para intentar frenar estas conductas, que en el caso del vandalismo no sólo causan un importante coste a las arcas municipales sino que en ocasiones llegan a crear auténticas situaciones de riesgo.

Hemos puesto en marcha, por ello, sistemas de videovigilancia, con una red de más de medio centenar de cámaras que entrará en funcionamiento en las próximas semanas.

También contamos con la Ordenanza de Protección del Espacio Público, que se encuentra en su segundo año de aplicación.

La Policía Local lleva realizadas en lo que va de 2010 más de 2.000 denuncias por infracciones leves o graves contra esta Ordenanza.

Con todo, no conviene magnificar la dimensión de estos problemas, aunque sólo sea por el hecho de que hacerlo los retroalimenta.

En paralelo, se ha logrado un cierto control del fenómeno del botellón, reduciendo su presencia en las zonas más céntricas de la ciudad donde se causaban más molestias a los vecinos.

Zaragoza, gracias en buena parte a la Policía Local, sigue siendo una ciudad segura, tanto en el plano de la seguridad vial como en el de la delincuencia, donde somos la provincia número 15 de España en número de delitos y faltas por 1.000 habitantes.

El número de fallecidos en accidentes de tráfico en nuestras calles se ha reducido en un cincuenta por ciento en el último lustro en comparación con el periodo anterior, superando así las recomendaciones de la Unión Europea, aunque los graves accidentes ocurridos en las últimas semanas nos obligan a redoblar los esfuerzos para continuar la tendencia a la baja.

El trabajo a pie de calle de los agentes de la Policía Local y sus programas de educación vial merecen reconocimiento por su indiscutible contribución a ese logro.

También quiero referirme al siempre eficaz trabajo de nuestro Cuerpo de Bomberos, que con la incorporación a la Escuela de Formación de 52 nuevos miembros a partir del próximo mes de enero, podrán contar con los medios humanos adecuados para desempeñar su función.

En su actividad también ha figurado de forma destacada la aprobación este año del Plan de Emergencias por Transporte de Mercancías Peligrosas, con lo que se completan los planes de actuación antes riesgos extraordinarios que se han preparado en los últimos años, en especial con motivo de la Expo.

6. Medioambiente

Otro capítulo importante de la gestión de mi Gobierno se refiere a la política medioambiental.

Es muy difícil sintetizar todo lo hecho en este ámbito prioritario de nuestra actividad. Sólo daré algún dato relevante.

El primero es el éxito de nuestra política en materia de ahorro de agua que ahora es inferior a los 60 hectómetros cúbicos anuales, con una reducción de un 7,5 % en lo que va de legislatura. También hemos reducido el consumo de energía.

Para dar nuevo impulso a estas iniciativas el último Pleno aprobó la nueva Ordenanza para la Ecoeficiencia y la Calidad de la Gestión Integral del Agua.

Cuando el Gobierno de España fije las nuevas condiciones, sacaremos a concurso la instalación de cubiertas solares en edificios municipales y la producción de energías renovables en otros espacios del patrimonio municipal.

Y en el más breve plazo de tiempo posible activaremos el proyecto para la eficiencia y ahorro energético en los edificios municipales.

El segundo dato que quiero subrayar es el trabajo realizado desde el Centro de Documentación del Agua y el Medio Ambiente -que va a ser centro de referencia de Naciones Unidas- para la divulgación del legado de la Expo, la conocida como Caja Azul, mediante la sistematización, digitalización y clasificación de sus contenidos.

Quiero subrayar un dato que ha pasado desapercibido: La inclusión del acceso al agua como uno de los derechos humanos esenciales -aprobada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el pasado 30 de septiembre-, satisface una de las principales reivindicaciones de la Carta del Agua de Zaragoza.

Conseguido ese objetivo, debemos continuar trabajando para alcanzar el segundo logro que nos propusimos en la Expo: ser una de las sedes de una Agencia Internacional del Agua.

El tercer elemento a destacar es la espectacular ampliación de las zonas verdes de la ciudad en los últimos años.

En el Parque Grande, que lleva ya el nombre de José Antonio Labordeta, se han puesto en marcha las primeras actuaciones del Plan Director, elaborado con la participación y consenso de numerosas entidades ciudadanas.

Estamos a punto de concluir los trabajos de mejora de los Pinares de Venecia, con una inversión superior a los 2 millones de euros. Con sus 320 hectáreas de pinares y monte -sumados a las 39 del Parque Grande- esta zona constituye el gran pulmón de la ciudad.

El Parque del Agua Luis Buñuel continúa su consolidación como un espacio verde que acuña un original concepto de usos divulgativos, deportivos y lúdicos.

Los zaragozanos lo han adoptado rápidamente como uno de sus lugares preferidos: el año pasado registró más de un millón de visitas y 115 actos deportivos y eventos de todo tipo.

Pronto se abrirá, por fin, en el Parque del Agua el balneario termal. Esta instalación, que se encuentra terminada al 93 %, ha estado paralizada durante dos años por problemas de la empresa concesionaria. En la actualidad está siendo objeto de los remates finales de obra. La empresa nos asegura que se abrirá el Centro Termal en el primer trimestre de 2011.

7. Reforma de la Administración Municipal

Terminaré este informe de gestión hablando de la reforma de la Administración Municipal y sus relaciones con los ciudadanos.

En este momento, el Ayuntamiento de Zaragoza está entre los más adelantados de España en el impulso de la administración electrónica.

En los dos últimos años se han invertido 2,4 millones de euros en este proyecto, lo que ha permitido que los ciudadanos, a fecha de hoy, puedan relacionarse íntegramente por vía telemática con el Ayuntamiento.

También se ha dotado de identidad digital a los funcionarios, se ha aprobado la ordenanza de administración electrónica, están en marcha las primeras experiencias para sustituir los expedientes en papel por expedientes totalmente digitales y se ha hecho la catalogación y reingeniería de los procesos administrativos municipales.

Otra novedad relevante en este apartado es la Tarjeta Ciudadana. La presentamos en fase de lanzamiento durante la pasada primavera. Ahora acaba de iniciarse el despliegue para su implantación masiva. En esta primera fase se van a distribuir más de 100.000 unidades.

Creo necesario destacar tres de sus atributos fundamentales:

Va a hacer más fácil y sencillo a los ciudadanos el uso de los distintos servicios públicos municipales.

Va a consolidar el prestigio de nuestro Ayuntamiento como una de las administraciones municipales más innovadoras de España, ya que la Tarjeta incorpora prestaciones pioneras en nuestro país, como la posibilidad de postpago, la incorporación de perfiles de usuario para poder desarrollar políticas tarifarias personalizadas, y su uso como monedero único para el pago de todos los servicios sometidos a precio público en la ciudad.

Y va a incrementar el sentimiento de vinculación del ciudadano con su ciudad. También hará posible poner en marcha un principio de equidad tributaria, de forma que sólo los vecinos de Zaragoza tengan acceso a los beneficios que les da tal condición a la hora de usar nuestros servicios públicos.

Otra iniciativa destacada en el camino de mejorar la relación de la administración con los ciudadanos va a ser la nueva ordenanza sobre medios de intervención en la actividad urbanística, que esperamos entre en vigor el próximo mes de enero.

Aunque se trata de un tema aparentemente técnico, esta ordenanza representa un auténtico cambio de paradigma, ya que cambia el modelo de control administrativo previo para la concesión de cualquier licencia por un modelo basado en la simplificación, la agilidad, la responsabilidad del solicitante, el control a posteriori y la colaboración de los colegios profesionales.

Se tratará, en definitiva, de avanzar en el modelo ya iniciado el año pasado y que ha seguido desarrollándose en 2010, por el que un 62 % de las solicitudes presentadas en la Gerencia de Urbanismo se resuelven en el acto o en un máximo de 72 horas.

He dejado para el final, como parte imprescindible en este informe de situación, el tema que más nos preocupa a todos: la crisis económica y su impacto sobre el empleo, sobre las arcas municipales y sobre el conjunto de la vida ciudadana.

Es de justicia afirmar que si, pese a todo, el ritmo de la gestión municipal se ha podido mantener (y hasta intensificar), ello se debe en buena parte a la profesionalidad y el sentido de ciudad de nuestros funcionarios. Quiero dejar constancia de mi felicitación y agradecimiento.

Hemos, entre todos, paliado la crisis, pero no hemos logrado eludirla.

Lo cierto es que, como era de esperar, la crisis económica ha provocado una fuerte caída en la recaudación de algunos impuestos municipales (especialmente en el Impuesto de Plusvalías y el de Construcción).

Peor ha sido aún la reducción de las transferencias procedentes de la participación en los ingresos fiscales del Estado, que suponen más del 30 % de los ingresos municipales.

En este año 2010 dichos ingresos se han reducido en casi 50 millones de euros. El problema se agrava por el carácter retroactivo de esta partida, que nos obliga además a devolver 22 millones de euros por exceso en el anticipo a cuenta hecho por el Estado en 2008. El año próximo dicha devolución podría rondar los 70 millones de euros.

El Gobierno de Zaragoza ha venido tomando, como todos ustedes saben, numerosas y severas medidas de ahorro para ajustarnos a la situación.

  • Se han reducid de forma consecutiva los presupuestos de 2009 y 2010 respecto al ejercicio anterior.
  • Se han congelado las plantillas desde 2008.
  • Se han reducido los complementos de productividad y las horas extraordinarias.
  • Se han reducido gastos corrientes en todas las áreas.
  • Se ha cerrado la Casa de Socorro.
  • Y se ha aplicado lo dispuesto por el Gobierno central en materia de reducción del salario de los funcionarios, con una reducción adicional en la retribución de todos los altos cargos y cargos políticos.

Además, el último paquete de medidas, aprobado por el Gobierno municipal el pasado 30 de julio, incluía la reducción del 15 % de todas las partidas del presupuesto de 2010 que no estuvieran ya ejecutadas.

Se ha hecho, en definitiva, un esfuerzo enorme y responsable, con un ahorro total estimado en 193 millones de euros para el periodo 2009-2011. Una cifra superior a la cuarta parte del presupuesto ordinario del Ayuntamiento, lo que da idea de la dimensión del ajuste.

Creo que, desde el lado del gasto, difícilmente se puede ir mucho más lejos en este momento. Sí hay algo más de recorrido en el lado de los ingresos, lo que debería permitir en todo caso que en 2012 el Ayuntamiento recupere la estabilidad entre ingresos y gastos.

Me gustaría señalar tres aspectos destacados en lo que respecta a la situación financiera del Ayuntamiento.

En primer lugar, debo insistir -como he hecho en muchas otras ocasiones- en que la deuda municipal no es en absoluto la causa de las estrecheces financieras actuales.

A 31 de diciembre de 2009, el Ayuntamiento de Zaragoza contaba con una deuda de 751,9 millones de euros, según aparece reflejado en el Boletín Estadístico del Banco de España. De acuerdo con estos datos, Zaragoza sería la cuarta ciudad más endeudada de España.

Pero si consideramos cuál es el volumen total de la deuda de la que son responsables los ayuntamientos -es decir, incorporando la de todas las sociedades a través de las que prestan los servicios a los ciudadanos-, nos encontramos con unos datos notablemente distintos.

Porque en ese caso, la deuda de Zaragoza pasa a 774,8 millones de euros, pero se convierte en la más baja de las seis grandes capitales españolas. Y si establecemos la comparación en términos de deuda por habitante, que parece más apropiado, los datos de Zaragoza son de 1.149 euros por habitante, una cifra prácticamente idéntica a la de Valencia y Sevilla, y mucho más baja que la de Madrid y Málaga.

No se trata de ningún truco de ingeniería financiera. Simplemente, de aplicar el sentido común y establecer comparaciones homogéneas: de la misma forma que parece lógico que en el cómputo de la deuda del Ayuntamiento de Zaragoza se incluya el endeudamiento de la sociedad Zaragoza Vivienda, en el de Valencia debe contabilizarse, por ejemplo, el de la Empresa Municipal de Transportes.

Por lo tanto, tenemos un nivel de deuda razonable y al que podemos hacer frente de forma ordenada.

Pero es que, además, no se puede olvidar que la deuda ha servido para financiar la intensa transformación de la ciudad en estos años, ya que cada euro aportado por el Ayuntamiento se ha visto multiplicado por la aportaciones de las otras administraciones.

No hacerlo así hubiera significado desaprovechar de manera irresponsable la cofinanciación del Gobierno de Aragón y del Gobierno de España para la modernización de la ciudad.

Estamos hablando, conviene recordarlo especialmente en estos tiempos de estrecheces, de una inversión pública en la ciudad a lo largo de la legislatura cercana a los 2.900 millones de euros, de los que el Ayuntamiento habrá aportado tan sólo una pequeña parte.

A pesar de ese enorme esfuerzo inversor y del endeudamiento al que hemos tenido que recurrir, lo cierto es que el Ayuntamiento de Zaragoza no dedica hoy al servicio de la deuda más que el 5,54 % del presupuesto total de gastos consignado en 2010.

Este porcentaje es menos de la mitad del que dedicaba a pagar la deuda el Ayuntamiento entre los años 1996 y 2003, cuando estuvo gobernando el Partido Popular.

Es un porcentaje similar al que dedica este año el Gobierno de Aragón y hasta tres veces inferior al destinado por el Gobierno central. Hablar, por lo tanto, de la situación financiera municipal en los términos que a veces utiliza la oposición no se corresponde con la realidad y puede causar un daño patrimonial importante.

La escueta verdad a día de hoy sigue siendo que cada vez que el Ayuntamiento ha solicitado crédito, ha recibido ofertas de bancos y cajas por el triple de la cantidad demandada y en unas condiciones particularmente favorables.

Las tensiones de liquidez que estamos sufriendo en este último trimestre del año no tienen nada que ver con la solvencia del Ayuntamiento, sino con la decisión -a nuestro juicio equivocada- tomada por el Gobierno de obligarnos a amortizar antes del 31 de diciembre todos los créditos de tesorería.

Es decir, nos han cambiado las reglas de juego a mitad de partido cuando ya casi no teníamos margen de maniobra.

Ahora bien, a pesar del impacto que algunas incidencias aisladas en los pagos han podido tener en la opinión pública, la situación está bajo control y en aquellos casos en que no se puedan atender los pagos dentro de este ejercicio, serán saldados durante el mes de enero de 2011, una vez que podamos volver a tener el flujo normal del crédito de tesorería.

En segundo lugar, el Ayuntamiento de Zaragoza está afrontando esta difícil situación sin recurrir a aumentar la presión fiscal, salvo ajustes que afectan a un número muy pequeño de contribuyentes.

Sirva el ejemplo de la principal figura impositiva que tenemos los ayuntamientos, que no es otra que la del Impuesto de Bienes Inmuebles.

Pues bien, Zaragoza es la que tiene el tipo de IBI más bajo en 2010 entre las grandes capitales españolas y lo mismo ocurre si se compara con la mayoría de los municipios aragoneses de cierta dimensión.

Por otro lado, seguimos lejos de cubrir, tal como demanda la Unión Europea, el coste real de los servicios de agua, basuras y tratamiento de residuos con los ingresos por las tasas correspondientes. Tenemos todavía entre un 15 y un 30 % de déficit en esos servicios.

En cualquier caso, considerando las liquidaciones de los cinco impuestos más importantes recaudados por el Ayuntamiento en los últimos cuatro años, se puede comprobar que el aumento de la presión fiscal en esta legislatura no superará al de la inflación en este mismo periodo, que era el compromiso que adquirimos con los ciudadanos.

Por último, en relación con la situación presupuestaria del Ayuntamiento debo decir que mi principal preocupación son los ataques que se están produciendo al principio constitucional de la autonomía municipal y al de la suficiencia financiera municipal.

No necesitamos ayuda para resolver nuestros problemas. Lo que necesitamos es que no se nos trate a los ayuntamientos como una administración tutelada o incapaz.

Los ayuntamientos compartimos la necesidad de cooperar con el Gobierno de la nación y las comunidades autónomas para reducir el déficit público y mejorar así las condiciones de financiación pública y privada para nuestro país.

De hecho, no estamos pidiendo que se nos deje aumentar la deuda. Simplemente exigimos que se respete la autonomía municipal para que podamos decidir cómo gestionamos ese esfuerzo y tomar las decisiones financieras que consideremos oportunas.

Y exigimos -lo hemos hecho siempre y lo seguiremos haciendo- un sistema de financiación adecuado a la realidad municipal en nuestro país. Y un trato por parte de la Comunidad Autónoma que sea al menos equiparable al que reciben ciudades similares en otras regiones españolas.

Debo decir, en este sentido, que el borrador para la Ley de Capitalidad que estamos negociando con el Gobierno de Aragón es un punto de partida que garantiza y resuelve ese desajuste pendiente. Espero debatirlo en los próximos meses con todos los Grupos Municipales.

Segunda Parte: Proyectos de Futuro

Quiero ahora, en la segunda parte de mi intervención, hablar de nuestro inmediato futuro.

Es cierto que en los últimos tiempos, algunos -de manera explícita o implícita- creen que lo más adecuado es no hacer nada y esperar a que escampe.

Nadie puede esperar de este alcalde y de su Gobierno ni pasividad ni resignación. Por dura que sea la crisis, por difíciles que sean las medidas que haya que tomar, nuestro objetivo sigue siendo el mismo: que Zaragoza no se pare.

Mientras yo sea Alcalde la opción de replegarnos no existe.

Mientras yo sea Alcalde, la única opción es tomar la iniciativa, aprovechar al máximo nuestras oportunidades y dar un segundo gran impulso para que Zaragoza logre asentarse entre las grandes capitales españolas y europeas.

Y es verdad que Zaragoza tiene hoy elementos que nos pueden situar en una situación de ventaja competitiva frente a otras ciudades.

Contamos con instrumentos, equipamientos e infraestructuras para salir antes de la crisis, para crear empleos y reducir el paro, para proporcionar oportunidades profesionales atractivas a nuestros jóvenes, para fomentar nuevos sectores de actividad económica, para atraer riqueza hacia nuestra ciudad, y para consolidar nuestro nivel de calidad de vida.

Para convertir esas posibilidades en realidades, es indispensable concentrar la actuación municipal en una serie de objetivos que resulten viables, realistas, adecuados para las necesidades y expectativas de los zaragozanos, que nos diferencien de nuestros competidores, y que tengan en cuenta las metas a largo plazo que se ha marcado la ciudad.

Además de la imprescindible gestión ordinaria que debe seguir las mismas pautas que he expresado con anterioridad, seis son, en mi opinión, los grandes objetivos en que debe centrarse la actuación política del Gobierno municipal, no sólo en lo que queda de legislatura sino también durante los próximos años.

Estos seis grandes objetivos son:

  1. El mantenimiento de la cohesión social.
  2. El impulso a la economía productiva y el empleo.
  3. La consolidación de la red de nuevos equipamientos públicos.
  4. La culminación del Plan de Movilidad Sostenible.
  5. La renovación urbana integral de los barrios del Este de la ciudad.
  6. Y la apuesta decidida por los grandes proyectos que aceleren la consecución de estos objetivos.

1. Cohesión Social e Integración

El primer objetivo de mi Gobierno ha sido y seguirá siendo mantener a toda costa las políticas de cohesión social e integración.

Una de las razones por las que Zaragoza tiene un alto grado de cohesión social y, en consecuencia, de baja conflictividad, es por la existencia de una extensa red de organizaciones que trabajan con las personas en riesgo de exclusión o con colectivos desfavorecidos.

El Ayuntamiento ha sido siempre sensible a esa realidad.

Más de 200 entidades tienen convenios con el Ayuntamiento o cuentan con apoyo económico municipal para su acción social. Una red extensa y muy capacitada que, en estos momentos de crisis, destina más del 60 % de los proyectos a combatir la exclusión social.

Vamos a incentivar el diálogo con esta red de organizaciones para acordar con ellas las prioridades que deben ser atendidas en los próximos años.

En el plano de la política social continuaremos respaldando el importante trabajo realizado por las tres escuelas-taller, los tres centros de formación para el empleo y los 12 centros sociolaborales que gestiona Zaragoza Dinámica.

Estos centros ofertan casi 1.700 plazas para desempleados, sobre todo jóvenes con bajo nivel de formación, y su actividad -junto a los otros servicios de inserción laboral que presta Zaragoza Dinámica- resulta de gran valor en momentos de grave crisis del empleo como los actuales.

2. Economía Productiva y Empleo

El segundo objetivo tiene que ver con el impulso a la economía productiva y el empleo.

Debemos reconocer, de entrada, que la capacidad de intervención del Ayuntamiento en la economía de la ciudad es limitada. Pero eso no significa que desde el Ayuntamiento no podamos hacer nada. Hay una serie de criterios que hemos seguido hasta hoy, y en los que tenemos que profundizar en el futuro.

El primero ha sido no paralizar ninguna inversión pública municipal capaz de generar empleo o capaz de crear infraestructuras útiles para la actividad económica en el futuro.

El segundo ha sido dar prioridad a aquellas inversiones que suponían la llegada de financiación de otras administraciones.

El tercer principio ha sido adoptar medidas que puedan atraer, asegurar o hacer viables otras inversiones por parte de terceros.

Ha sido el caso, por ejemplo, de nuestra política en materia de suelo. Hemos flexibilizado las condiciones de pago del suelo vendido por el Ayuntamiento y hemos colaborado todo lo posible -y lo hemos hecho al más alto nivel- para que promotores y urbanizadores consiguieran la financiación suficiente. Les recuerdo que cuando hablamos de Arcosur y de Parque Venecia, estamos hablando de 14000 VPO.

A ese impulso hay que añadir los derivados de las obras del tranvía, del Centro de Arte y Tecnología, del inicio de la construcción del CaixaFórum, o del inicio el próximo año de las obras del Centro de Música y Opera de la SGAE, que supondrá sólo en este caso una inversión de más de 40 millones de euros. Estamos hablando de la creación de unos 3.000 puestos de trabajo en un sector tan castigado como el de la construcción.

Pero no nos hemos limitado al ámbito de la construcción. También hemos trabajado a fondo en todo lo relacionado con la Sociedad del Conocimiento.

El nuevo modelo productivo hacia el que necesitamos avanzar está basado en actividades relacionadas con la tecnología, en la creación de nuevas empresas intensivas en conocimiento y en las nuevas industrias relacionadas con la sostenibilidad y el medio ambiente.

El ya mencionado Centro de Arte y Tecnología de Milla Digital -cuya terminación está prevista para el verano de 2012- será el referente para ese tipo de actividades, a partir de un novedoso concepto que busca la colaboración entre creadores, tecnólogos y emprendedores y una promoción integral del espíritu de innovación.

La necesidad imperiosa de fomentar la creación de nuevas empresas nos lleva a dar un salto cuantitativo y cualitativo importante con el lanzamiento de tres proyectos casi simultáneos:

  • el vivero de empresas de Zaragoza Activa, en la antigua Azucarera del Rabal, ya en funcionamiento con éxito desde el 31 de marzo;
  • el Centro de Emprendedores de Las Armas que prevé 9 locales para negocios relacionados con la música se desarrollarán cuando el Centro de Emprendedores esté en marcha
  • y el Centro de Incubación Empresarial de la Milla Digital, que se pondrá en marcha la próxima primavera.

Este último, alojado en un edificio singular por su condición de emisiones cero será también un centro de referencia para el desarrollo de nuevas industrias medioambientales. El recién creado Clúster del Agua lo ha elegido como sede de esta agrupación de empresas innovadoras.

Con todas estas iniciativas podremos contar a medio plazo con una base aproximada de 100 nuevas empresas en cada oleada que irán saliendo al mercado en cuanto hayan adquirido la dimensión y habilidades suficientes.

A todo lo anterior hay que añadir las importantes inversiones en infraestructura de telecomunicaciones que se vienen haciendo durante los dos últimos años en redes inalámbricas y en redes de fibra óptica. Favorecerán sin duda el espíritu innovador y el posicionamiento de Zaragoza en el panorama nacional como un enclave emergente para todas estas nuevas actividades.

La Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento, que el Ayuntamiento ha venido impulsando en colaboración con varias entidades privadas, debería tener un protagonismo especial en los próximos años.

Con esa finalidad, se está discutiendo en la actualidad con los distintos patronos una propuesta para que la Fundación incremente sus actividades a partir de las posibilidades que ofrecen estos nuevos equipamientos municipales.

Otro sector de gran potencial económico para nuestra ciudad es el turismo, especialmente el turismo cultural, religioso y de ferias y congresos.

Zaragoza ha tenido históricamente dificultades para posicionarse en el mercado turístico. Su tópico carácter de ciudad de paso y su baja visibilidad exterior formaban una barrera difícil de traspasar.

En los últimos años la ciudad ha dado pasos importantes para cambiar esa situación. La Expo 2008 nos ha aportado una inigualable promoción nacional e internacional y ha inducido una mejora notable en la capacidad hotelera, que ahora es mucho más competitiva y cualificada.

Se han incrementado notablemente los atractivos de la ciudad, tanto en el plano del patrimonio histórico, como de los nuevos equipamientos comerciales y de ocio, las zonas verdes y la arquitectura contemporánea más espectacular.

Y se ha mejorado de forma sustancial la accesibilidad a Zaragoza, especialmente gracias al tren de alta velocidad y al impulso dado al aeropuerto, que -en una iniciativa conjunta del Ayuntamiento y del Gobierno de Aragón- ha conseguido triplicar el número de pasajeros en seis años. En ese periodo se ha pasado de tener sólo 1 destino internacional a los 10 actuales.

Los últimos datos disponibles de la evolución a lo largo de 2010 indican que el turismo en Zaragoza crece a un ritmo considerable, tanto en número de visitantes, como en el de pernoctaciones, con incrementos interanuales de entre el 8 y 13 %.

Especialmente destacado es el crecimiento de viajeros internacionales, que ha alcanzado este año un 21 %.

De acuerdo con estos datos, Zaragoza es en 2010 el tercer destino cultural español que más ha crecido en cuanto a número de viajeros.

Y a día de hoy es ya la sexta ciudad de España en número de turistas, por delante de destinos tan atractivos como Bilbao, Alicante, Córdoba o Santiago de Compostela.

La capacidad hotelera de la ciudad se ha incrementado, desde el año de la Expo, en 2.000 nuevas plazas de cuatro y cinco estrellas.

Esto hace que la oferta hotelera de Zaragoza sea en estos momentos -por la calidad y novedad de sus instalaciones- una de las mejores de España, lo que está permitiendo competir con éxito en el mercado de congresos y reuniones profesionales, incluidos segmentos que hasta ahora estaban fuera de nuestras posibilidades.

Estoy convencido de que el turismo pueda llegar a ser uno de los ejes estratégicos de crecimiento económico de la ciudad. De hecho, en Aragón el turismo representa el 9% de nuestro PIB.

Tenemos las herramientas necesarias ?ubicación estratégica, accesibilidad, patrimonio histórico, potencial ferial, calidad hotelera, restauración, oferta cultural y de ocio, equipamientos para congresos, etc.-; somos manifiestamente competitivos y lo vamos a hacer valer.

Para ello, es preciso aumentar el esfuerzo realizado en promoción, en proyección exterior y en la comercialización de nuestros atractivos turísticos, siempre en estrecha colaboración con el sector privado.

Por último, en este apartado de acciones de promoción económica es imprescindible hablar del apoyo al pequeño comercio. Este año de 2010 se ha dado luz verde al Plan Local de Equipamiento Comercial de Zaragoza, que tiene como objetivo la defensa del pequeño comercio a través de su especialización y su promoción como elemento indispensable del paisaje urbano y del modelo de ciudad que defendemos.

El Ayuntamiento ha subvencionado con un total de 244.000 euros un amplio número de proyectos que tienen tal fin.

3. Nueva Red de Grandes Equipamientos

El tercer gran objetivo es consolidar la nueva red de grandes equipamientos de que se ha dotado o se está dotando la ciudad.

Hablamos de proyectos que suponen un salto cualitativo y cuantitativo radical en la oferta de Zaragoza en materia de cultura y fomento de la innovación.

Aquí citaría realidades municipales tan magníficas como el reformado y ampliado Museo Pablo Gargallo, el Túnel de Oliver, Zaragoza Activa, la biblioteca Cubit, el Museo del Fuego o el Centro de Arte y Tecnología.

Pero también habría que citar proyectos de iniciativa privada como la Torre de la Ciencia, el espacio de nuevas tecnologías en el Pabellón Puente, el remozado Museo Ibercaja Camón Aznar, el CaixaFórum o el Teatro de la Música de la Fundación Autor, cuya propuesta de convenio ha sido aprobada por mi Gobierno y será aprobada por el Consejo de la SGAE pasado mañana.

O, por supuesto, proyectos del Gobierno de Aragón como el Palacio de Congresos, el Pabellón de Aragón, el Centro de Arte Contemporáneo Pablo Serrano, el centro audiovisual del Teatro Fleta o el futuro Espacio Goya.

Sin olvidar iniciativas del Gobierno de la nación como el Pabellón de España, inmediata sede del Instituto Internacional sobre el cambio climático; o de la Universidad de Zaragoza, como la restauración del Paraninfo.

El conjunto de la nueva oferta implica más de 130.000 metros cuadrados, lo que supone multiplicar por tres la oferta anteriormente existente.

Lo esencial ahora es que sepamos coordinar e integrar todos nuestros recursos personales y materiales para que nuestra oferta de cultura y entretenimiento sea imbatible. Más allá de la Capitalidad Europea de la Cultura, la Zaragoza del siglo XXI está llamada a convertirse en la capital de la cultura, del entretenimiento y de la innovación. Estamos obligados a convertir esos atributos en una de nuestras señas de identidad.

4. Movilidad Sostenible

El cuarto gran objetivo es el de culminar la realización del Plan de Movilidad Sostenible.

La puesta en marcha del tranvía es la pieza principal de este Plan.

Como he dicho, la primera fase de la Línea 1 -entre Gran Vía y Valdespartera- se pondrá en marcha en el mes de abril.

La fecha concreta vendrá determinada por el resultado de las diferentes pruebas que ya se han iniciado con el traslado progresivo a las cocheras de Valdespartera de las 11 primeras unidades del tranvía necesarias para prestar servicio en la primera fase.

La segunda fase de esta línea se iniciará de forma inmediata, según el trazado inicialmente previsto desde Plaza Paraíso hasta Parque Goya, con el objetivo de que la línea esté funcionando en su totalidad en 2013.

La puesta en marcha del tranvía va a significar el inicio de una nueva etapa en la historia de los transportes urbanos de nuestra ciudad.

  • Por su gran capacidad: admite hasta 200 viajeros (el equivalente a tres autobuses) y transportará entre 80.000 y 125.000 viajeros al día cuando toda la línea esté en funcionamiento.
  • Por su accesibilidad total para todas las personas independientemente de su edad o condición física.
  • Porque es rápido: recorrerá los 6,8 kilómetros del trayecto en 21 minutos
  • Porque es puntual: en horas punta pasará cada 5 minutos.
  • Y porque es confortable: será silencioso, con asientos ergonómicos y grandes ventanales.

Nuestro tranvía significará asimismo un nuevo sistema de acumulación de energía que reducirá el consumo en un 30 % y permitirá la circulación sin catenaria entre Plaza Paraíso y el Puente de Santiago.

La Línea 1 supone una inversión total de 355 millones de euros y conlleva la completa renovación de las infraestructuras en todo el recorrido así como su pavimentación, ajardinamiento y dotación de un moderno mobiliario urbano.

Finalmente, el tranvía implicará una transformación completa de la red de autobuses urbanos. Está a punto de concluirse el estudio técnico que servirá de base para la adecuación de las líneas de autobús.

Quiero reiterar aquí mi compromiso de estudiar, discutir y acordar con las asociaciones de vecinos, los Grupos Municipales y otras entidades el diseño final y el calendario de los cambios que es preciso introducir para aumentar su eficacia y su aceptación.

Es obvio, por otro lado, que la línea de Cercanías, que se puso en marcha con ocasión de la Expo, no ha desarrollado su potencial al carecer de más paradas en el centro de la ciudad y no conectar con núcleos densos al Este de la ciudad.

La entrada en funcionamiento de la Estación de Goya -prevista para el primer trimestre de 2012- cambiará mucho las cosas y a medio plazo será un eje de alta capacidad que acompañará el crecimiento de la ciudad por el Este.

Otro elemento esencial del Plan de Movilidad es la bicicleta, que se ha convertido -como he mencionado al principio- en una auténtica revolución urbana por el crecimiento de número de usuarios y por su conversión en un medio más de transporte en la ciudad.

El sistema Bizi de alquiler ha sido el desencadenante de este fenómeno. Prueba de su éxito es que sus tres fases han sido ejecutadas con adelanto y que en la actualidad cuenta con 1.000 bicicletas, 100 estaciones y 29.000 usuarios, con una lista de espera de 22.000.

Estamos obligados a incrementar paulatinamente el servicio de alquiler, a construir nuevos carriles-bici que mallen el casco urbano y a intensificar el diálogo y la pedagogía social para favorecer una convivencia pacífica entre peatones, ciclistas y automovilistas.

5. Renovación Urbana (Orla Este)

El quinto gran objetivo de la ciudad es la renovación urbana integral de la orla Este de la ciudad.

La Expo 2008 y su plan de acompañamiento tuvieron como centro de gravedad el eje urbano del Ebro y la zona Oeste de la ciudad, en el eje de Actur-Ranillas-Almozara y Delicias.

Todos sabemos que el siguiente reto es la renovación de los barrios de la Orla Este, fundamentalmente San José y Las Fuentes, pero también Vadorrey.

Es necesario conseguir una mejor transición del espacio urbano hacia el campo y también lo es arbitrar medidas de mejora y protección del entorno agrícola de la zona y de los espacios naturales de alto valor ambiental que se extienden hacia el Ebro.

Sobre esta materia existe un doble pronunciamiento de esta Corporación, en forma de sendas mociones aprobadas por unanimidad en octubre y noviembre del año pasado.

Hoy puedo anunciar que, en cumplimiento de ese mandato del Pleno, los servicios técnicos de Urbanismo han completado el trabajo de elaboración de un Plan de Revitalización de los Barrios del Este, en forma de una propuesta de modificación del Plan General de Ordenación Urbana.

Dicha propuesta será llevada al próximo Consejo de la Gerencia de Urbanismo para que se inicie la tramitación pertinente.

En los próximos días, el Consejero de Urbanismo dará a conocer los detalles concretos de la propuesta elaborada por los servicios técnicos.

Pero hoy, en este acto solemne, quiero resaltar el compromiso de mi Gobierno con esta iniciativa, que considero una de las de mayor valor estratégico en el desarrollo de la ciudad para los próximos años. Ojalá logre articular la misma unanimidad que logré en su impulso inicial hace ahora un año.

Estamos ante la más importante propuesta de modificación del Plan General desde su aprobación en 2001.

Afecta así a un ámbito -los barrios de San José, Las Fuentes y Vadorrey- donde viven 125.000 zaragozanos, y supone recoger y perfeccionar muchas de las previsiones y criterios que inspiraron el propio Plan General para responder a la necesidad inaplazable de renovar y cualificar estos barrios.

La propuesta, en su planteamiento inicial -que lógicamente será sometida a discusión y debate para su mejora-, está basada en los siguientes hitos o directrices:

  • Recoge las recomendaciones hechas por el Colegio de Arquitectos en sus estudios sobre la zona.
  • Incluye más de 1.000 nuevas viviendas públicas de alquiler para favorecer la permanencia de los jóvenes en sus barrios de origen.
  • Prevé estacionamientos subterráneos de rotación y de residentes para poder descongestionar las calles.
  • Crea una red de "calles 20" semipeatonalizadas, siguiendo el modelo desarrollado en Valdespartera, y una red de recorridos verdes.
  • Propone una torre de viviendas como hito arquitectónico junto al Ebro, simétrica a la Torre del Agua
  • Crea una zona de transición entre la ciudad densa y la huerta en el espacio delimitado por el Tercer Cinturón y el ferrocarril, con capacidad para un número limitado de nuevas viviendas
  • E incluye un Plan Especial de la Huerta que contempla mantener al menos el 50 % del espacio agrícola actual bajo explotación privada y cesión al Ayuntamiento de espacios para parques agrícolas, usos recreativos y científicos, etc.

Estamos, en definitiva, ante un plan ambicioso, que atiende muchas de las demandas históricas de los vecinos de estos barrios y que culminará en gran medida el desarrollo urbano de la Zaragoza de nuestro tiempo.

6. Grandes Proyectos

El sexto y último objetivo general de actuación será la apuesta por los grandes proyectos como un instrumento que nos ayude a acelerar y hacer más viables los objetivos de ciudad anteriormente expuestos.

Aunque en algunos ámbitos el mero enunciado de este objetivo produce inexplicables urticarias ideológicas, lo cierto es que la Zaragoza de la Expo 2008 no puede tener dudas sobre los beneficios de esta estrategia cuando se desarrolla, como es el caso, siguiendo algunos principios básicos.

Entre ellos, que la ciudad tenga bien definidos previamente sus objetivos e intereses estratégicos; que la realización de un gran proyecto o evento internacional sirva para alcanzar esos objetivos; que facilite la obtención de recursos públicos y privados adicionales que de otro modo no se obtendrían; que genere actividad económica en el tejido empresarial local; y que las infraestructuras, equipamientos e inversiones que se realicen tengan una utilidad clara a medio largo y plazo.

Conocen bien mi opinión, no excesivamente compartida, de que el proyecto de Expo Paisajes 2014 cumple sobradamente todos esos requisitos.

Y más aún, se trata de una iniciativa que forma parte del mismo proyecto estratégico que impulsó la recuperación de las riberas del Ebro. En el fondo, no estamos hablando de un proyecto nuevo o distinto, sino de una estrategia para culminar la que ha sido la mayor transformación urbana y paisajística de nuestra ciudad en varias décadas.

Además de hacer posible la regeneración y protección de las riberas del Ebro aguas abajo del Tercer Cinturón, Expo Paisajes 2014 representa la oportunidad de articular una actuación ejemplar de encuentro entre la ciudad y el campo.

El proyecto, siguiendo las tendencias internacionales más actuales, busca la creación de nuevos tipos de zonas verdes integrando a la ciudad los entornos agrícolas más próximos condenados a su degradación por la pérdida de valor económico.

Esos entornos pasan a ser una nueva forma de transición entre lo urbano y lo natural mediante actuaciones de agricultura de proximidad, usos divulgativos y científicos, propuestas recreativas y de ocio verde.

Con o sin un evento internacional, es un trabajo que inevitablemente tendremos que hacer en el Este de la ciudad.

Acometer Expo Paisajes 2014 permitirá hacerlo más barato, antes y mejor. En otro caso corremos el riesgo de que la degradación de la zona sea irreversible.

O por decirlo de manera más simple: si hay Expo lo haremos con fondos del Gobierno de España para continuar el Plan de Riberas. Y sin Expo, el Plan lo tendremos que pagar nosotros solos. Así de simple.

Es obvio, por otro lado, que hacer la Expo, además aceleraría la renovación de los barrios de San José, Las Fuentes y Vadorrey.

Y, de paso, aportaría a la economía de la ciudad 150 millones de euros y 3.500 empleos por su impacto en el sector turístico, ya que los dos millones y medio de visitantes que se prevén tienen una estancia media más prolongada que en otro tipo de eventos y un perfil socioeconómico y profesional de mayor poder adquisitivo.

¿Quién puede racionalmente estar en contra de la Expo 2014? Pues bien, hoy por hoy, mi Gobierno no ha conseguido reunir los apoyos suficientes lo que me obliga a posponer la ejecución de este proyecto hasta la próxima legislatura, con mi compromiso personal de llevarla a cabo siempre y cuando los ciudadanos lo consideren adecuado y lo confirmen con sus votos.

Entretanto y como Alcalde no tengo la más mínima sombra de duda de que Expo Paisajes es un elemento esencial para el desarrollo urbano de la ciudad y para nuestra estrategia de convertir Zaragoza en uno de los destinos de turismo urbano más potentes de nuestro país.

Y algo muy parecido puede decirse de nuestra candidatura a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

En este caso, lo más significativo es que la candidatura -además de ofrecerse como el corolario perfecto de nuestra ubicación en la escena internacional- es un proyecto en el que la ciudad se pone al servicio de una estrategia más amplia que recoge los intereses y los deseos de muchos de los habitantes de la Comunidad de la que Zaragoza es capital y locomotora.

El Consorcio de la candidatura Zaragoza Pirineos 2022 está ya en funcionamiento con un reducido equipo de profesionales de alto nivel. Van a salir a concurso próximamente las asistencias técnicas necesarias para la elaboración del proyecto olímpico, y se están manteniendo contactos de cara a conseguir el apoyo de empresas patrocinadoras.

También se están realizando gestiones de alto nivel para dar a conocer la candidatura, como la visita realizada recientemente al presidente de la Federación Internacional de Esquí.

Como he dicho en otras ocasiones, Zaragoza tiene elementos de partida para construir una candidatura muy competitiva. Para ello tenemos que trabajar con seriedad, rigor técnico y con el máximo nivel de profesionalidad. Hemos iniciado este camino porque creemos que podemos ganar.

Este apartado de grandes proyectos se completa con la candidatura de Zaragoza a ser la Capital Europea de la Cultura en 2016, el único evento que está logrando la unanimidad en su apoyo por todos los grupos municipales.

El éxito que acabamos de tener en el proceso de selección de los seis finalistas refleja bien la capacidad competitiva y el atractivo que ha adquirido Zaragoza en los últimos años.

Nuestra ciudad ha superado el corte por la creatividad de su propuesta, por su carácter participativo y de amplio respaldo social e institucional, y porque constituye un proyecto viable y austero que encaja en las necesidades y aspiraciones a largo plazo de la ciudad.

Trabajar en serio, para ganar, nos va a ayudar a desarrollar un programa que dote de contenidos atractivos a los nuevos grandes equipamientos a los que me he referido anteriormente.

  • Servirá para enriquecer las propuestas de Zaragoza como destino de turismo urbano.
  • Está sirviendo ya de reflexión y lanzamiento de actividades para el crecimiento de las industrias culturales, como uno de los motores económicos de futuro para nuestra ciudad.
  • Incorporará la innovación como un nuevo territorio de la cultura contemporánea capaz de generar nuevas oportunidades e ideas en el campo de la creación artística, urbana y empresarial.
  • Favorecerá la conexión de Zaragoza con otros centros culturales europeos.
  • Y nos ayudará a ampliar las fórmulas de colaboración público-privada para conseguir así los recursos suficientes.

El proyecto de Zaragoza 2016 aporta algo especialmente valioso para la ciudad: un impulso definitivo de revitalización de nuestro Casco Histórico.

Después del importante paquete de obras de renovación, mejora y nuevos equipamientos que se han realizado en los dos últimos años con cargo a los fondos estatales -y que ha supuesto una inversión superior a los 30 millones de euros-, la propuesta de la capitalidad cultural nos permite trasladar el foco de atención hacia las personas, las actividades, la vida social y económica del Casco Histórico.

Propuestas como la construcción de residencias universitarias -para convertir el Casco Histórico en un verdadero Territorio Erasmus- y la llegada del tranvía supondrán el mejor dinamizador posible para conseguir ese gran objetivo que Zaragoza lleva persiguiendo desde hace tres décadas.

Y voy terminando, mi Gobierno, está en minoría, y pese a ello ha materializado importantísimos logros en esta legislatura. Incluso en estos dos últimos años, pese al impacto tremento de la crisis económica, hemos logrado mantener un altísimo nivel de actividad.

Una de las claves ha sido la permanente búsqueda de colaboración con otras entidades públicas y privadas, aprovechando siempre todas las oportunidades de financiación externa.

El principal mérito de mi Gobierno ha sido el de haber sabido adaptarse a una sociedad que está cambiando a pasos agigantados.

Una sociedad a la que ya no se le puede decir qué debe hacer, qué debe consumir, qué debe ver.

El trabajo de los gobernantes hoy sólo consiste en facilitar las infraestructuras y los medios necesarios para que cada persona, cada colectivo, pueda desarrollar su propio proyecto, y construir y organizar su propia vida social, cultural y profesional.

Por eso, para nosotros ha sido una obsesión escuchar e intentar comprender las nuevas demandas sociales, no siempre claramente visibles e identificables; y que, en ocasiones, hablan en claves distintas a los movimientos ciudadanos tradicionales.

Lo cierto es que hoy Zaragoza no sólo ha cambiado espectacularmente en su aspecto físico, sino que también está cambiando aceleradamente en sus hábitos, en su dinamismo y en sus expectativas.

Es lo que explica que hoy seamos, por ejemplo, una de las ciudades con mayor nivel de actividad de música en vivo; o con mayor número de usuarios de la bicicleta; o con un significativo colectivo de emprendedores; o con una permanente ebullición de precoces tecnólogos.

Nuestro Ayuntamiento está cambiando para intentar atender a esa nueva -y enriquecedora- realidad.

Los nuevos equipamientos tienen que servir sobre todo para ayudar a nuestros jóvenes a encontrar empleo o a fabricárselo ellos mismos. Tienen que ayudarles a tomar el control de sus propias vidas frente a un mundo vertiginoso, a menudo incomprensible, en el que aparecen nuevas formas de ejercer la ciudadanía.

Es lo que han empezado a hacer nuevos proyectos como el que desarrolla en la antigua Azucarera del Rabal Zaragoza Activa. O lo que hace el Pabellón Digital del Agua. O el Centro de urbanismo Sostenible de Valdespartera. O lo que harán los nuevos equipamientos de Milla Digital actualmente en construcción.

Y la gente responde. En Zaragoza Activa, los 17 despachos para nuevas empresas están ocupados al 100 % desde el primer día. Cada día se atiende a un centenar de personas en la Zona de Empleo. En la singular Biblioteca para Jóvenes Cubit se están realizando 400 préstamos diarios y se inscriben 25 nuevos socios cada día.

Y también funciona en la Azucarera la Oficina del Voluntariado, con más de 3.000 voluntarios que dan ejemplo de su espíritu cívico al resto de la ciudad y a otras muchas ciudades españolas que observan con admiración este fenómeno. Más de 875.000 personas han sido atendidas por la actividad de los voluntarios.

Los mismo cabe decir del primer año de funcionamiento del Túnel de Oliver. Han pasado por aquel recinto más de 16.000 jóvenes. Se han celebrado 18 festivales o muestras. Y han usado sus salas 49 grupos musicales y 14 grupos de formación. Es un recinto singular en su género en España.

Es en esas nuevas generaciones de zaragozanos -y en la creatividad y el dinamismo que están demostrando- donde tenemos que basar la confianza de que nuestra ciudad será en el futuro un lugar todavía mejor para vivir y trabajar.

7. Conclusiones

Concluyo aquí mi intervención de apertura del debate anual sobre el estado de la ciudad.

Zaragoza, como otras muchas ciudades, está pasando por momentos de dificultad debido al impacto de la crisis.

Pero seguimos teniendo excelentes oportunidades. Es un momento crítico en el que el riesgo máximo es detenerse, dejar de creer en el futuro.

Como alcalde, quiero lanzar desde aquí un mensaje de confianza. Una confianza basada en los resultados de gestión alcanzados por mi Gobierno, que son visibles en la espectacular transformación experimentada por la ciudad en estos años.

Pero todavía más importante es la confianza que inspira el sentimiento generalizado de los zaragozanos de que viven en una Zaragoza mejor y que sigue progresando.

No es mi opinión. Lo dicen todas las encuestas. Lo dice, por ejemplo, el último informe Mercociudad, donde se señala que en la lista de las mejores ciudades para vivir, Zaragoza es la primera entre las grandes capitales españolas.

Y lo dicen los propios zaragozanos, un 86,26 % de los cuales manifiesta, según el último estudio de Ebrópolis, que la evolución de la ciudad en los últimos cinco años ha sido positiva. Tres de cada cinco zaragozanos considera que la situación de la ciudad es buena o muy buena.

Gobernamos para los ciudadanos y ellos nos están diciendo que el camino emprendido ha sido el correcto. La conclusión es evidente e indiscutible: hay que seguir trabajando en la misma dirección.

He esbozado algunas de las iniciativas y proyectos que la ciudad tiene por delante. Todas ellas viables. Todas ellas convenientes, capaces de generar riqueza, empleo, actividad económica, calidad de vida para los ciudadanos.

Muchas de ellas pendientes de que consigamos alcanzar los acuerdos necesarios para impulsarlas.

Comprendo que en estos momentos de vacas flacas la oposición se distancie y aproveche para intentar debilitar al Gobierno, algo que forma parte del guión cuando estamos a seis meses de las elecciones.

Frente a esa tentación, me parece más constructivo recordar que hasta el momento y, salvo en contadas ocasiones, siempre hemos logrado contar con los votos suficientes para aprobar las cuestiones más importantes que afectan a la ciudadanía.

No tiene por qué dejar de ser así. No debería dejar de ser así, porque es lo que la ciudad espera y necesita, precisamente en estos momentos de dificultades.

Pero, en todo caso, si su decisión es otra, no van a lograr que ni por un instante renuncie a defender los intereses de la ciudad, ni a hacer hasta el último día todo lo que sea positivo para nuestros vecinos.

Este alcalde no tiene otra estrategia, ni otro mandato distinto que seguir trabajando de forma apasionada por Zaragoza como lo hemos hecho durante todos estos años.

Muchas gracias