Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

El servicio de Parques y Jardines pone en práctica una novedosa técnica para luchar contra la plaga de picudo rojo en las palmeras de Zaragoza

27/05/2019.

Además de otros tratamientos biológicos, se han instalado cerca de distintos ejemplares de estos árboles unas trampas, totalmente inocuas para personas y animales, para la captura de ejemplares

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza se solicita a la ciudadanía que no se quiten ni vandalicen estas trampas, ya que el estudio de los coleópteros permitirá definir estrategias para la protección de las palmeras

El servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento, en colaboración con la Universidad de Zaragoza, está llevando a cabo una novedosa estrategia para la lucha contra la plaga del picudo rojo, que afecta desde hace tiempo a las palmeras de Zaragoza.

Esta iniciativa, que complementa otros tratamientos biológicos que ya se realizan desde hace años, es totalmente inocua, es decir: no supone ningún riesgo para personas ni para otros animales.

Desde el Ayuntamiento se hace un llamamiento a la ciudadanía para respetar las trampas instaladas en la proximidad de palmeras en distintos puntos de la ciudad, ya que su vandalización o incluso retirada -como se ha constatado en algunos casos- impide la realización de estudios que podrían ayudar al control o erradicación de dicha plaga.


 

Un coleóptero agresivo con las palmeras

El Picudo Rojo (Rhynchophorus ferrugineus) tiene un comportamiento muy agresivo y, en un periodo corto de tiempo, provoca la muerte de las palmeras, en especial de la palmera canaria (Phoenix canariensis), que es la más habitual de nuestro paisaje urbano. Vive dentro de las palmeras y tiene ciclos de vida muy largos, llegándose a dar poblaciones de varios cientos de individuos en el interior de un ejemplar atacado por esta plaga.

El picudo rojo es un coleóptero de color rojo y negro, muy llamativo, que puede llegar a medir cuatro centímetros en estado adulto y más de cinco en larvario. El vuelo de los adultos se produce de mayo a octubre. Es en ese período cuando se debe capturar y así poder conocer su ciclo biológico en nuestra ciudad.

El Ayuntamiento de Zaragoza, a través del Servicio de Parques y Jardines y en estrecha colaboración con la Universidad de Zaragoza, ha preparado una estrategia para la lucha contra esta plaga que ataca a nuestras palmeras. El principio que inspira esta estrategia es el uso sostenible de fitosanitarios, recurriendo a métodos de control que minimicen el uso de productos químicos.

Partiendo de este principio, se ha instalado recientemente una red de trampas para la captura y control posterior de las poblaciones de picudo rojo de las palmeras, formando un anillo exterior de la ciudad que ayudará a tomar las decisiones más adecuadas en cada ocasión. También se han colocado estas trampas en localizaciones donde se han dado ataques recientes de picudo, para evitar su dispersión a ejemplares próximos.

Se trata de una medida complementaria a los tratamientos biológicos (fundamentalmente el uso de nemátodos, enemigo natural del picudo) que también se están realizando para el control de esta plaga.

Las trampas se colocan semienterradas en el suelo. Se trata de cubos de plástico negro con aberturas laterales y en la tapa. El fondo del cubo se ha rellenado con agua jabonosa, de manera que el escarabajo entra pero no puede salir. Para que la trampa tenga efecto, se colocan en el interior unos dispensadores de dos sustancias atrayentes: una feromona de agregación (hormona atrayente que emiten los machos para atraer a otros ejemplares de la misma especie) y un difusor de kairomona (sustancia que emiten las palmeras y que atrae al insecto).

Ninguno de estos dos grupos de moléculas o sustancias supone peligro alguno, ni para las personas ni para los animales de compañía. Tanto la trampa como los atrayentes que se disponen en el interior figuran en el "Registro de determinados medios de defensa fitosanitaria" (MDF) del Ministerio de Agricultura

Se han instalado en zonas públicas, generalmente en zonas verdes y bien resguardadas, alejadas convenientemente de las palmeras a proteger. En la tapa se ha colocado un cartel con el logotipo del Ayuntamiento y un símbolo de "NO TOCAR", ya que es importante que mantengan la posición inicial, con los agujeros laterales a ras de suelo, para garantizar su efectividad.

Lamentablemente, algunas han desaparecido o han sufrido desperfectos, por lo que se hace necesaria la colaboración ciudadana para conseguir los resultados deseados.

Los datos obtenidos mediante la revisión periódica de las trampas permitirán conocer sus movimientos, detectar las zonas más afectadas y controlar la población de esta plaga que ataca a nuestras palmeras. En un primer monitoreo de estas trampas ya se ha conseguido capturar varias decenas de picudos por toda la ciudad.