Medio Ambiente

El colegio Cándido Domingo envía 18 kilovatios/hora a la red de distribución eléctrica

28/07/2011. La energía se genera en unas placas fotovoltaicas instaladas en la cubierta del centro, gracias al proyecto europeo Renaissance de ahorro energético

Zaragoza, miércoles, 27 de julio de 2011.- Un total de 18 kilovatios/hora envía desde hoy el colegio Cándido Domingo a la red de distribución eléctrica. La energía se genera en unas placas fotovoltaicas instaladas en el tejado del edificio. La cubierta solar se realizó, junto con el aislamiento de las fachadas del bloque más antiguo del centro, el control en las instalaciones de calefacción y un estudio termográfico, gracias al programa europeo Renaissance de ahorro energético. El Ayuntamiento de Zaragoza participa en este proyecto con un presupuesto total de 410.950 euros. En el grupo de trabajo de este proyecto, además del Consistorio, forman parte el grupo de Energía de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Zaragoza, el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), Endesa, la consultoría e ingeniería de la edificación URBIC, Ecociudad Valdespartera y la sociedad municipal Zaragoza Vivienda.

La cubierta solar consta de 329 metros cuadrados en los que se encuentran instalados 105 paneles fotovoltáicos, agrupados en siete circuitos en paralelo, cada uno con 15 paneles en serie. El Ayuntamiento tiene autorizado emitir un máximo de 18,375 kilovatios/hora y recibirá un 32,1967 céntimos de euros por cada kilovatio. Por lo tanto, el Consistorio obtendrá por esta planta 6.111 euros/año.

La instalación se conecta a la red de la compañía de distribución eléctrica de la zona (ERZ-Endesa), es decir, se inyecta a la red toda la energía solar producida. El tipo de corriente que se suministrará será la misma que la compañía ofrece al colegio, es decir, trifásica a 400 V y 50 Hz en corriente alterna.

De esta manera, se emitirá el 40% del consumo eléctrico del colegio a la red de distribución que es, aproximadamente, el consumo de 5 a 7 familias que utilicen entre 3.000 y 3.500 kilovatios/hora al año. Además, se estima que en el edificio de Educación Infantil, donde se han instalado las placas fotovoltáicas, se dejarán de emitir al año 11,5 toneladas de CO2. Esta acción, sumada al revestimiento de las fachadas del edificio de Primaria evitará que se emitan a la atmósfera 124 toneladas de CO2 al año.

Sensibilidad medioambiental

El colegio Cándido Domingo ya realizó una pequeña auditoria en 2006 con la colaboración del Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza. De la misma manera, y a través de la Agenda de Medio Ambiente y Sostenibilidad, el colegio se incorporó al programa Stop al CO2, que se incluye en la oferta educativa y de sensibilización del Programa Municipal de Educación Ambiental.

Zaragoza fue admitida en el proyecto Renaissance en junio de 2004 tras presentar un ambicioso proyecto de sostenibilidad en dos barrios muy diferentes de la ciudad y por desarrollar una política activa en la reducción de contaminantes vinculados al cambio climático. De hecho, el Plan Estratégico de Zaragoza y de su área de influencia y la Agenda de Medio Ambiente y Sostenibilidad fijaron como objetivo para el año 2010 la reducción de un 10% de las emisiones de CO2, que deberán ser de un 30% en el 2015. Este objetivo se acompañó de una planificación de todos los aspectos de la vida urbana, especialmente el de la movilidad y el de la construcción, donde la capital aragonesa destacaba ya por sus políticas rehabilitadoras en los cascos urbanos más degradados, y por la asunción de arquitecturas bioclimáticas en las nuevas viviendas.