Cultura

Escuchar contenido de la página

Plaza de las Cinco Culturas

Autor/es
GIRBAU, Jorge, TEJERO-GARCÉS, Pedro(Paisajista)
Emplazamiento
Zona oriental del Parque Lineal de PLAZA (Plataforma Logística de Zaragoza), entre las intervenciones artísticas Atalaya y Laberinto Solar, en las inmediaciones del Canal Imperial de Aragón.
Periodo
Siglo XXI [2001-]
Colaboradores
UTE formada por las empresas Necso y Mariano López Navarro (encargada de la urbanización del Parque Lineal de PLAZA); Construcciones Metálicas Bagé (empresa encargada de la ejecución material de la obra en acero corten).
Materiales
Acero corten oxidado (las piezas), barniz protector (recubrimiento de las piezas), hormigón (plataforma circular en torno al cilindro y los cuatro prismas de base triangular), cesped (entorno).
Dimensiones

Superficie: 2.829 m².

Cilindro central: altura 12 m. y diámetro 2 m.

Cuatro prismas (cada uno): altura 8 m. y base triangular de 2´5 x 2 x 2 m.

Doce mojones (cada uno): 0´60 x 1 x 1 m.

Cronología
2003(creación del proyecto básico del parque); 2004(elaboración del proyecto ejecutivo del parque, incluidas sus cinco intervenciones artísticas); 2004-2008(diseño, ejecución material e instalación de la Plaza de las Cinco Culturas); 8 de mayo de 2007(presentación institucional del parque, a falta de su terminación, incluida la Plaza de las Cinco Culturas); 1 de junio de 2008(conclusión del parque).
Promotor
PLAZA S.A.
Propietario
PLAZA S.A.
Inscripciones
1) en la superficie del gran cilindro central y de los cuatro prismas de base triangular que lo rodean, existen numerosísimos grafismos realizados con marcas de soldadura, totalmente inconexos, que aluden a hitos históricos, fechas, personajes y lugares relacionados con Zaragoza y vinculados con cada una de las cinco culturas que se han desarrollado en la ciudad a lo largo de su Historia. Por ejemplo, en el prisma correspondiente a la cultura judía, aparecen inscripciones como: 1273 / ABINBRUC / APELLIDO / SARAGOSI / 839 BODO / ELEAZAR / JEHUDÁ / DE LA / CABALLERÍA / 1347 / JEHUDÁ LEHA / … ; 2) en la parte baja del cilindro central, realizado con marcas de soldadura: JORGE GIRBAU / 2004-2007.
Biografía del Representado

A lo largo de la historia de Zaragoza, distintas culturas se han sucedido o incluso han convivido sobre su solar, definiendo el carácter, estructura y aspecto de la ciudad. Precisamente, dichas culturas, la íbera, la romana, la islámica, la judía y la cristiana, son evocadas y homenajeadas en esta intervención artística de gran envergadura.

Crónica

En la Plaza de las Cinco Culturas, Pedro Tejero-Garcés y Jorge Girbau llevaron a cabo un homenaje a cada una de las cinco culturas que se sucedieron e incluso convivieron a lo largo de la historia de Zaragoza (la íbera, la romana, la islámica, la judía y la cristiana), que quedaron simbolizadas a través de cinco elementos escultóricos de formato vertical y carácter geométrico, realizados en acero corten oxidado y barnizado: un gran cilindro central y cuatro prismas de base triangular que se disponen a su alrededor. La estructura cilíndrica tiene 12 metros de altura y simboliza la cultura cristiana, la cual adquiere preponderancia sobre las demás al ocupar el punto central de la composición y tener una mayor altura que los cuatro prismas que se disponen a su alrededor. Dichos prismas, de base triangular y una altura de 8 metros, simbolizan las otras cuatro culturas históricas que tuvieron presencia en Zaragoza, y envuelven al cilindro, situándose dentro de una base circular plana de hormigón que actua de pavimento. Sobre la superficie de estos cuatro prismas y del propio cilindro central, existen abundantísimas inscripciones realizadas por Jorge Girbau con marcas de soldadura, totalmente inconexas, que aluden a hitos históricos, personajes, fechas y lugares vinculados con cada una de las cinco culturas que han tenido presencia en Zaragoza, pero en relación con la propia ciudad.

Alrededor del núcleo central, describiendo un anillo concéntrico de mayor diámetro, se disponen 12 mojones en acero corten de forma cuadrangular, que emergen de una pradera de cesped y que simbolizan los doce meses del año, pero entendidos como alegoría de la duración de un periodo anual de actividad económica, claro guiño a las actividades que se desarrollan en la Plataforma Logística de Zaragoza. Por último, situándose en una zona ya muy alejada del centro y constituyendo el límite exterior de la intervención artística, se disponen 4 parejas de grandes planchas verticales de acero corten, alineadas dejando un hueco considerable entre sí. Dichas parejas de planchas, que se orientan a los cuatro puntos cardinales, actúan simbólicamente como puertas monumentales de la Plaza de las Cinco Culturas, ya que entre ellas discurren los cuatro senderos que afluyen a la misma.

La Plaza de las Cinco Culturas destaca por la pureza geométrica de los distintos elementos que la componen y la acertada combinación de sus volúmenes. Esto, combinado con los grafismos de aspecto primitivista que cubren la superficie de los cinco hitos verticales que conforman su núcleo, genera un contraste muy interesante que se acentua en función de la incidencia solar y la proyección de sombras, que resulta muy efectista. A su vez, resulta más que evidente la referencia a estructuras prehistóricas como Stonehenge (Gran Bretaña), algo que en gran medida es la causa del cierto aire místico que desprende la Plaza de las Cinco Culturas, especialmente de noche, cuando los cinco hitos verticales de aspecto totémico se iluminan desde el suelo mediante grandes focos.

Comentarios

En la Plaza de las Cinco Culturas, Pedro Tejero-Garcés y Jorge Girbau llevaron a cabo un homenaje a cada una de las cinco culturas que se sucedieron e incluso convivieron a lo largo de la historia de Zaragoza (la íbera, la romana, la islámica, la judía y la cristiana), que quedaron simbolizadas a través de cinco elementos escultóricos de formato vertical y carácter geométrico, realizados en acero corten oxidado y barnizado: un gran cilindro central y cuatro prismas de base triangular que se disponen a su alrededor. La estructura cilíndrica tiene 12 metros de altura y simboliza la cultura cristiana, la cual adquiere preponderancia sobre las demás al ocupar el punto central de la composición y tener una mayor altura que los cuatro prismas que se disponen a su alrededor. Dichos prismas, de base triangular y una altura de 8 metros, simbolizan las otras cuatro culturas históricas que tuvieron presencia en Zaragoza, y envuelven al cilindro, situándose dentro de una base circular plana de hormigón que actua de pavimento. Sobre la superficie de estos cuatro prismas y del propio cilindro central, existen abundantísimas inscripciones realizadas por Jorge Girbau con marcas de soldadura, totalmente inconexas, que aluden a hitos históricos, personajes, fechas y lugares vinculados con cada una de las cinco culturas que han tenido presencia en Zaragoza, pero en relación con la propia ciudad.

Alrededor del núcleo central, describiendo un anillo concéntrico de mayor diámetro, se disponen 12 mojones en acero corten de forma cuadrangular, que emergen de una pradera de cesped y que simbolizan los doce meses del año, pero entendidos como alegoría de la duración de un periodo anual de actividad económica, claro guiño a las actividades que se desarrollan en la Plataforma Logística de Zaragoza. Por último, situándose en una zona ya muy alejada del centro y constituyendo el límite exterior de la intervención artística, se disponen 4 parejas de grandes planchas verticales de acero corten, alineadas dejando un hueco considerable entre sí. Dichas parejas de planchas, que se orientan a los cuatro puntos cardinales, actúan simbólicamente como puertas monumentales de la Plaza de las Cinco Culturas, ya que entre ellas discurren los cuatro senderos que afluyen a la misma.

La Plaza de las Cinco Culturas destaca por la pureza geométrica de los distintos elementos que la componen y la acertada combinación de sus volúmenes. Esto, combinado con los grafismos de aspecto primitivista que cubren la superficie de los cinco hitos verticales que conforman su núcleo, genera un contraste muy interesante que se acentua en función de la incidencia solar y la proyección de sombras, que resulta muy efectista. A su vez, resulta más que evidente la referencia a estructuras prehistóricas como Stonehenge (Gran Bretaña), algo que en gran medida es la causa del cierto aire místico que desprende la Plaza de las Cinco Culturas, especialmente de noche, cuando los cinco hitos verticales de aspecto totémico se iluminan desde el suelo mediante grandes focos.

Autor de la Ficha
Javier MARTÍNEZ MOLINA
Bibliografía
  • ANÓNIMO, "PLAZA termina el movimiento de tierras en el que será el mayor parque de Zaragoza, con una superficie de 618.000 metros" (nota de prensa), en www.portal.aragon.es.
  • ARTIAGA, Alfredo, CABELLO, Santiago, y VIDALLER, Rafael, Zaragoza y sus riberas 12. Parque de Plaza, Zaragoza, Prensa Diaria Aragonesa S.A., 2008, pp. 17-21.
Clave Iconografía
Alegoría
Clave Materiales
Hormigón, Metal, Naturaleza
Clave Temática
Industria, Comercio y Agricultura, Religiones y Mitos