Arte Público

Esther Casas

La ciudad de Zaragoza, punto de encuentro de una gran diversidad de corrientes artísticas, ofrece multitud de manifestaciones artísticas que se pueden admirar de forma gratuita.

Uno de los encantos de pasear por Zaragoza es comprobar cómo en cada rincón, en la esquina más inesperada, aparece una manifestación artística que nos cuenta cosas sobre la cultura y la historia de la ciudad. Estas expresiones que salen al encuentro del ciudadano en calles, plazas y parques es lo que llamamos arte público: un acervo cultural que es todo un tesoro, y del que todos los ciudadanos y visitantes de la capital pueden disfrutar con solo pasear por ella.

Monumentos, esculturas, fachadas, cerámicas, y restos históricos se encuentran al aire libre a lo largo y ancho de la ciudad, y eso sin mencionar la gran cantidad de obras de arte urbano que también podemos encontrar por sus calles. Para quien quiera profundizar y conocer todos rincones que albergan este arte público, Zaragoza Turismo ofrece un extenso catálogo en el que se detallan todas las obras que se pueden encontrar en sus barrios.

Además del extenso y detallado catálogo de monumentos, esculturas, relieves, etc. cada uno con su historia y significado, podemos encontrar en el documento una serie de itinerarios sugeridos que no solo nos hacen pasear por los entornos más emblemáticos de Zaragoza; también nos lo pone fácil a la hora de disfrutar por el camino de todas estas pequeñas y grandes piezas artísticas mientras aprendemos más sobre la historia de la ciudad y sus influencias culturales.

Es muy enriquecedor, por ejemplo, dejar que el río Ebro marque nuestros pasos ahora que, desde la Expo 2008, se ha convertido más que nunca en la “calle mayor” de Zaragoza, desde la que la ciudad crece a ambas orillas. Pasear por su ribera siempre es un placer, pero hacerlo mientras nos sorprendemos con esculturas, intervenciones arquitectónicas y murales que nos salen al paso en nuestro recorrido. Desde el Parque del Agua hasta el Barrio de las Fuentes, esculturas e instalaciones de este siglo, muchas de ellas pensadas para la Exposición Universal, se alternan con piezas de siglos XIX y XX.

Otro de los itinerarios nos invita a recorrer el Cementerio de Torrero, emplazamiento decimonónico que alberga numerosos ejemplos de exquisitez escultórica y arquitectónica, además de, por supuesto, los lugares de enterramiento de hombres y mujeres que han forjado la Zaragoza contemporánea: artistas, políticos, personajes populares de distintas épocas que hoy descansan aquí, juntos en el mismo tiempo.

Otro itinerario sugerido recorre las fuentes y láminas de agua que salpican la ciudad. Un itinerario más nos anima a conocer los monumentos conmemorativos que recuerdan el pasado adornando la ciudad. Y, por supuesto, hay otro que nos lleva por las plazas del Casco Viejo, empezando por la del Pilar, donde se emplaza la Basílica y que siempre es un buen punto de partida para cualquier paseo cultural que se precio. Y todo ello sin olvidar que, en cada uno de sus barrios, Zaragoza nos reserva sorpresas que sin duda alguna merecen ser descubiertas.

ZGZ te quiere. ¿Te podemos ayudar?