Ayuntamiento de Zaragoza

Urbanismo >> Arquitectura

Escuchar contenido de la página

Rehabilitación del Palacio de Fuenclara

La rehabilitación de fachadas y sustitución de cubiertas, en su fase final

Desde primeros de 2006 están en marcha las obras de Restauración de fachadas y cubiertas del Palacio de

Fuenclara, impulsadas por Gerencia de Urbanismo mediante la firma de un convenio con el Ministerio de Economía, que ha aportado 500.000 euros para la ejecución del proyecto en el que se ha invertido un millón de euros.

Vista del edificio rehabilitado
 

MEMORIA HISTÓRICA

El edificio conocido como Palacio de los Condes de Fuenclara está declarado como Bien de Interés Cultural en la Categoría de Monumento desde 2002.

Está situado en la calle del mismo nombre (Fuenclara) llamada antiguamente (s. XV y s. XVI) del Vicecanciller, con fachadas laterales al callejón del Desengaño (antes llamado de la Bruja), sin salida, y al callejón de Torresecas. Hasta el siglo XIX el edificio estuvo aislado por la parte posterior por donde discurría un callejón que unía los dos callizos o callejones laterales.

La actual calle de Fuenclara se llama en 1530 del Vicecanciller porque allí estaba la casa de Antonio Agustín que fue Vicecanciller del Consejo del Reino hasta 1529 y que ya vivía allí en 1495, según el censo de este año.

En 1530 vive en la casa su hijo Jerónimo Agustín en la que el Vecindario llama la "casa mayor", aunque entrando desde la calle de Trenque de Ximeno Gordo, antes se cita otra de su propiedad (pero que no debía habitar). Además el mismo vecindario cita otras dos casas secundarias en la misma calle. Ximénez de Embún en 1901 ya había identificado el viejo caserón de los Fuenclara como la vivienda del vicecanciller Agustín y de sus descendientes.

En esta casa había nacido también Antonio Agustín Albanell (Zaragoza - 1517 - Tarragona 1586), hermano del anterior, uno de los más importantes polígrafos aragonés, filólogo, poeta, jurista, historiador, diplomático y teólogo que jugó un importante papel en el Concilio de Trento.

La casa permanecerá en propiedad de esta familia hasta que en 1678 Lorenza Agustín y Martínez de Marcilla, señora de Luceni, Boquiñeni y Maleján, se casa con José Cebrián y Alagón, cuarto Conde de Fuenclara, aportando en su dote la vieja casona del vicecanciller Agustín, que cambiará de denominación pasando a llamarse Palacio de los Condes de Fuenclara y dando nuevo nombre a la calle.

En 1845 fue adquirida por Dª Candelaria Dronda Ascarraga, que en 1879 muere, ya viuda de D. Vicente Causín y sin hijos, heredando sus bienes su hermano Manuel que legó el Palacio al Arzobispo de Zaragoza para que lo destinara al fomento y desarrollo de una Sociedad Protectora de Jóvenes Obreros y Comerciantes. En cumplimiento de sus últimas voluntades se fundaba el 22 de Julio de 1892 el Círculo Católico de Obreros.

El 9 de abril del 2002 el Palacio pasaba a propiedad municipal tras la firma de un convenio entre el Arzobispado de Zaragoza y el Ayuntamiento para la adquisición de esta finca, en virtud del Convenio Urbanístico aprobado por el Ayuntamiento Pleno el 30 de noviembre del 2001.

DESCRIPCIÓN DEL EDIFICIO

Se trata de una construcción tradicional que ocupa una extensa parcela aproximadamente rectangular, con fachada a tres calles, en origen aislada como ya se ha dicho (en el Plano de la ciudad, Castillo y Contornos de Zaragoza, Capital del Reyno de Aragón de 1712, se presenta con esa disposición), y que podría ser resultado de una reedificación de las 2 ó más casas que en 1530 se citan en esta calle como propiedad de los herederos del Vicecanciller Antonio Agustín.

Consta de cuatro plantas (B 2 ático con mirador) y un pequeño sótano y su estructura es de muros de carga, pilares y fábrica de ladrillo, entramados, puentes, artesonado y alero de madera.

Tanto la distribución y organización interior del edificio como sus fachadas principal y laterales ponen de manifiesto que el Palacio en su estado actual es el resultado de numerosas obras de edificación, reedificación y de diversas modificaciones, a partir del edificio inicial de finales del siglo XV.

La fachada principal ofrece una relevante muestra de la arquitectura urbana prerrenacentista. Es de ladrillo agramilado y presenta cuatro plantas. La baja está totalmente enmascarada por los acondicionamientos de local entre los que destaca el de la "Librería Libros" de Yarza, catalogado como ya se ha dicho.

El proyecto de Borobio de 1930 permite conocer algún detalle. La puerta correspondiente al Cine que fuera Arlequín, ocultaba la entrada en arco de medio punto. Del mismo modo en la puerta correspondiente al establecimiento denominado Imprenta Minerva, Borobio restituía la puerta en arco de medio punto sobre pilastras de orden toscano. En la planta principal, en la que se abren grandes vanos adintelados y abalconados (seguramente en los siglos XIX y XX), se aprecian las roscas de los seis arcos de medio punto de los vanos originales, situados entre las dos plantas, lo que indica la modificación de los vanos de ambas plantas y probablemente la modificación de los forjados.

En la planta ático, el mirador no se desarrolla en toda la fachada, que presenta muros opacos en los extremos. Los vanos son adintelados y muy sencillos con un pequeño antepecho rehundido. Remata la fachada un magnífico alero de gran vuelo, compuesto a base de cabezales y cañuelos. Los cabezales son las grandes ménsulas, en forma de proa y de perfil lobulado, que soportan el vuelo de los cañuelos o canecillos que forman el saledizo del alero. Es obra de carácter gótico.

En 1919, Antonio Magaña Soria publica el primer volumen de la obra Zaragoza Monumental en la que incluye un interesante plano con los alzados de los edificios más importantes y que ofrece una insólita imagen de la de este edificio, pues lo representa en dos planos, ofreciendo así mismo la disposición de los vanos en arco que aparecen cegados en la fachada actual y el estado "original" de la planta baja, como si estuviera ofreciendo una visión retrospectiva del edificio, que en este momento ya cuenta con balcones, según representa Casañal en su plano.

La fachada al callejón del Desengaño ofrece una disposición resultado de numerosas reformas y ampliaciones, dentro de la arquitectura tradicional. De ladrillo agramilado, y menor altura que la fachada principal, cuenta con cuatro alturas (tres en la zona al final del callejón). Los vanos son de diferentes tamaños, adintelados, apreciándose dos de medio punto cegados, en la zona inmediata a la vuelta de la fachada principal. Seguramente se trata de una de las zonas más antiguas del edificio.

De la fachada a Torresecas, Borobio muestra el estado actual en 1930. Según este alzado presentaba tres plantas, baja (con vanos correspondientes a semisótano, baja y entreplanta), y dos plantas alzadas de vanos adintelados, ya producto de reformas recientes. Las obras que realizará Borobio se encaminaban a la reforma y regularización de estas fachadas. Sin embargo el plano de 1910 muestra simplemente un cerramiento de tapia, correspondiente a zonas de anejos o secundarias de la casa, ocupadas en 1864 por un ebanista.

PROYECTO RESTAURACIÓN FACHADAS Y SUSTITUCIÓN DE CUBIERTAS

Arquitecta: Úrsula Heredia, Jefa del Servicio de Patrimonio Cultural de Gerencia de Urbanismo.

INTERVENCIÓN

  • Consolidación de entramado de cubierta y pilares de ladrillo de apoyo a las cerchas.
  • Alero-cornisa de ladrillo macizo viejo de listeles (3 hiladas) y esquinillas o tejas (2 hiladas), según casos.
  • Construcción de zunchos de hormigón armado, de atado de fábricas, en coronación de muros.
  • Cosido de grietas sobre todo tipo de fábricas, mediante inyección epoxídica armada con acero.
  • Prótesis de madera, con madera vieja encolada mediante resina de époxi armada con varillas de fibra de vidrio.

RESTAURACIÓN DE FACHADAS

  • Limpieza de fábrica de ladrillo a base de polvo de vidrio microgranulado, en fachadas exteriores: calles Fuenclara, Torresecas, Desengaño; y posterior rejuntado con mortero bastardo de cal y cemento.
  • Hidrofugado de fachadas.
  • Picado de muros exteriores, eliminando recubrimientos en fachadas exteriores e interiores.
  • Cosido de grietas en fábrica de ladrillo viejo con cajeado de piezas en mal estado y recibidos con mortero bastardo de cal y cemento.
  • Apertura de juntas de cemento.
  • Restauración de forjas.
  • Levantado de carpinterías (cercos, hojas y accesorios).
  • Restauración de carpinterías.
  • La solución de fachada principal planta baja, queda condicionada a la realización de catas y a la investigación histórica. En las zonas que han podido realizarse las catas han aparecido dos arcos de medio punto de ladrillo y una jamba y muro de piedra en la calle Torresecas.

CUBIERTAS

  • Consolidación-rehabilitación de cubierta.
  • Desmontaje de teja curva, de entablado, aleros, vigas de madera rollizos, pares y puentes en mal estado y tratamiento antixilófagos de todo el entramado de cubierta y elementos de madera.
  • Reconstrucción y montaje de entramado de madera de tabla similar a la original, capa de compresión ligeramente armadas y recuperación de teja vieja original.
  • Restauración de alero de madera, limpieza y eliminación de pinturas, consolidación general del soporte, refuerzos de piezas sueltas (enolado y espigas de madera).
  • Tratamientos específicos, fungicidas, hidrofugante y antixilófagos.
  • Colocación de lucernario en patio, que se encuentra en mal estado.

Empresa adjudicataria: Gótico.

Fotos anteriores a la rehabilitación

fachada