Organización Municipal

Mociones

Censurar las palabras del Alcalde de Zaragoza en las que calificada de caciques a los alcaldes de barrio, reconociendo expresamente la labor y dedicación de los mismos en la defensa de los vecinos/as de sus barrios.

El pasado día 16 de mayo, en el marco de uno de los actos políticos que el Sr. Alcalde de Zaragoza realiza en distintos barrios de la ciudad, dentro de su gira de autopromoción, calificó a los Alcaldes de Barrio de los diferentes barrios rurales como "caciques" por la posición mantenida por éstos en relación a los presupuestos participativos, ello a pesar de que añadiese que lo decía "en el buen sentido de la palabra".

Es un ataque gratuito y manifiestamente innecesario, y no puede considerarse exclusivamente una expresión legítima de la discrepancia política sino que supone una evidente muestra de falta de respeto institucional impropia de un Alcalde. Cuánto más, cuando, conforme al artículo 32 del Reglamento de Órganos Territoriales y Participación Ciudadana, los Alcaldes de barrio son representantes personales del propio Alcalde, a pesar de que nunca haya asistido al Consejo Territorial de Alcaldes, salvo los 10 minutos iniciales de la primera sesión.

Lejos de descalificar su papel, el Ayuntamiento y, concretamente el Pleno, debe reconocer a los alcaldes rurales su dignidad y su legitimidad democrática, emanada de votaciones en las que son elegidos de forma directa, así como su dedicación a los vecinos y su compromiso con sus barrios.

Por lo expuesto, el Grupo Municipal Socialista somete a la consideración del Pleno la siguiente:

MOCIÓN

  1. El Pleno del Ayuntamiento censura las palabras del Alcalde de Zaragoza en las que calificaba de "caciques" a los alcaldes de barrio.
  2. El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza reconoce expresamente la labor y dedicación de los Alcaldes de Barrio en defensa de sus vecinos y vecinas y de sus barrios.