Organización Municipal

Mociones

Instar al Gobierno de la ciudad a que coordinadamente, con el resto de las administraciones y organismos públicos competentes en la materia, plantee las medidas oportunas de forma inmediata, anticipándose a las posibles riadas provocadas por las crecidas del Ebro previstas para las próximas semanas.

Como sucede todos los años, la llegada de la primavera viene ligada al fenómeno del deshielo. También, como sucede todos los años este fenómeno es habitual que tenga una fuerte repercusión en el caudal del Ebro. Los zaragozanos y zaragozanas no son ajenos a las consecuencias que tienen estas crecidas, tampoco la ciudad ya que además de los perjuicios que el agua provoca en bienes privados se producen también daños en los bienes públicos, equipamientos municipales e incluso espacios de ocio como parques y jardines que se ven afectados.

Las noticias publicadas en las últimas semanas señalan posibles crecidas importantes del Ebro, generadas por la gran cantidad de nieve acumulada en el Pirineo a lo que se suman las últimas lluvias producidas. Desde la Confederación Hidrográfica del Ebro se mantiene la alerta para la Ciudad durante las próximas semanas. Dada la inseguridad en las informaciones proporcionadas por la CHE es imposible no recordar lo sucedido en 2015 .

En ese año la crecida superó todas lás previsiones generando numerosos problemas para la ciudadanía, que vieron sus garajes inundados y zonas de huerta impracticables, además de la pérdida de enseres en fincas rurales que quedaron completamente anegadas. El río superó los seis metros de altura a su paso por la ciudad, siendo necesario, incluso, proceder a cortar carriles de viales como el Tercer Cinturón, para evitar riesgos, se evacuaron aparcamientos próximos al cauce y se cerraron al uso público zonas como el Parque del Agua. Con posterioridad y ya en proceso de evaluación, desde el organismo de cuenca se admitió que la crecida había superado todas las expectativas y que había generado un clima de nerviosismo y preocupación por dicha falta de previsiones, producido por la confusión en las informaciones vertidas y la falta de directrices claras a la hora de actuar.

La riada más catastrófica de los últimos siete años, como fue la acaecida en el citado 2015, tuvo especial incidencia sobre los barrios rurales de Monzalbarba, Alfocea, Movera y juslibol, en este último debido a la rotura de la mota de ACTUR que generó grandes desperfectos.

Lo sucedido en 2015 puso en evidencia la situación de vulnerabilidad de la ciudad ante este tipo de crecidas y la necesidad de una perfecta coordinación entre las diferentes Instituciones y Organismos Públicos que son responsables de la valoración del riesgo y la previsión de las posibles consecuencias de estos fenómenos así como de indicar las medidas a adoptar. El Ayuntamiento de Zaragoza implementa planes, como el Plan Municipal de Protección Civil, en el que se establecen protocolos para este tipo de incidencias pero que se demostró insuficiente en 2015. Es necesario revisar periódicamente estos Planes y protocolos para adaptarlos a un previsible aumento del riesgo, en parte debido a los efectos del cambio climático y a la ocupación de la llanura de inundación por la actividad humana.

Por todo lo anterior, el Grupo Municipal de CHA presenta, para su debate y aprobación en Pleno, la siguiente

MOCIÓN

Único-. El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza insta al Gobierno de la ciudad a que, coordinadamente, con el resto de las Administraciones y Organismos Públicos competentes en la materia, plantee las medidas oportunas de forma inmediata, anticipándose a las posibles riadas provocadas por las crecidas del Ebro previstas para las próximas semanas, de manera que se puedan evitar consecuencias tan catastróficas como las sucedidas en Zaragoza en 2015.