Organización Municipal

Mociones

Instar al Gobierno de la Ciudad a estudiar la transformación de las sociedades municipales Ecociudad, Zaragoza Deporte Municipal, Zaragoza Vivienda y Zaragoza Cultural, previa incoación del expediente oportuno que recabe los informes que resulten preceptivos en entidades públicas empresariales.

El pasado 9 de febrero, el alcalde Santisteve encabezando el gobierno minoritario de ZeC, decidió asumir el poder de todas las sociedades municipales. El Gobierno de Zaragoza tras constituirse en Junta General de cada una de ellas, modificó unilateralmente la composición de los respectivos consejos de administración.

Cada uno de los consejos de administración de las cuatro sociedades de capital íntegramente Municipal (Ecociudad, Zaragoza Deporte Municipal, Zaragoza Vivienda y Zaragoza Cultural) cuenta con la representación de un sólo miembro decada grupo político municipal de la oposición, y la mayoría recae en el Gobierno de Zaragoza en Común.

Un acto antidemocrático que revela la cara más autoritaria de ZeC.

Ante esta polémica, el 15 de febrero, los grupos de la oposición encargaron a los profesores y catedráticos de Derecho Administrativo Gimeno Feliú y García Alvarez un informe jurídico que manifestaba que el Equipo de Gobierno podría haber incurrido en "fraude de ley" tras la decisión de cambiar la representación de los consejos de administración de las sociedades municipales, además de apuntar que "constitucionalmente es discutible" el uso del artículo 14 de la Ley de capitalidad señalando también que se podría haber incurrido en una "desviación de poder".

En toda la historia democrática del Ayuntamiento nunca ha habido un Alcalde que haya hecho algo como lo vivido hace dos semanas y no podemos aceptar esta imposición antidemocrática que pretenden exigir los 9 concejales de Zaragoza en Común sobre los 24 concejales que representamos la oposición. Zaragoza en Común no está cumpliendo con el principio de autonomía local y no podemos más que lamentar que se hayan buscado todos los subterfugios existentes para dar una patada al tablero y fabricarse mayorías absolutas en todas las sociedades municipales.