Organización Municipal

Mociones

Instar al Gobierno de Zaragoza y al Gobierno de Aragón a negociar fórmulas que permitan revertir la recaudación del ICA en Zaragoza en obras de mejora y renovación de la red de saneamiento y depuración de Zaragoza.

La depuración de las aguas residuales es una obligación derivada de la ·normativa europea y concretamente de la Directiva Europea de 1991 y sus posteriores desarrollos normativos que exigen la depuración de toda agua residual urbana. Esta obligación es, jurídicamente exigible y medioambientalmente deseable, siendo fundamental para la salud de nuestros ríos de los ecosistemas vinculados a ella.

Como consecuencia de este marco europeo de obligado cumplimiento, es preciso afrontar la construcción, mantenimiento y explotación de instalaciones de depuración que permitan atender el objetivo que ha de ser compartido de depurar las aguas residuales de Aragón. En este sentido, es preciso dejar claro que, en su origen, el Plan de Depuración de Aguas de Aragón de2009 resultó un plan sobredimensionado, de manera que, en el año 2017, tras el informe de la Cámara de Cuentas, el Gobierno de Aragón ha redimensionado el citado plan, reorientado las necesidades de inversión y llegando a rescindir algunas de las concesiones existentes.

En tal sentido, en el año 2014, mediante la Ley 2/2014 el antiguo canon de saneamiento pasa a denominarse Impuesto de Contaminación de las Aguas y a ser de obligada exigencia, a partir de 2016 a todos los municipios de Aragón, incluido Zaragoza. Se trata de un impuesto de naturaleza medioambiental que grava la contaminación de las aguas y que tiene por finalidad sufragar el coste de las inversiones que aun hoy son necesarias, así como las obras de saneamiento y la explotación y mantenimiento de las infraestructuras de depuración.

La ciudad de Zaragoza, que afrontó por sus propios medios la depuración de sus aguas y el mantenimiento de sus instalaciones, ha disfrutado de una exención en el pago, primero del canon y ahora del Impuesto. En todo este tiempo, los vecinos de la ciudad de Zaragoza han sido exonerados de pagar 444 millones, una cifra muy superior a toda la inversión realizada en las plantas de la ciudad, que ronda los 250 millones de euros. A pesar de ello, los vecinos de Zaragoza mantienen bonificaciones del 70% del impuesto.

Zaragoza puede y debe exigir un tratamiento específico en relación a este asunto y como reconocimiento a su esfuerzo para lograr la plena depuración sus aguas residuales. En ese sentido, el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ya acordó una moción en la que instaba al Gobierno de la ciudad a negociar con el Gobierno de Aragón que la recaudación por ICA de Zaragoza revirtiera en obras de mejora de la red de saneamiento habilitando una posible reducción de la tarifa de saneamiento.

Pero Zaragoza y sus vecinos no pueden dar la espalda al resto de Aragón y no asumir la solidaridad interterritorial que le corresponde en el marco de un plan de depuración revisado y redimensionado y de un ICA reformado en el sentido de garantizar más claramente el principio de "quien contamina paga: reforzando la progresividad y atendiendo a las realidades familiares.

Por lo expuesto, el Grupo Municipal Socialista, somete a la consideración del Pleno la siguiente

MOCIÓN

  • l. Instar al Gobierno de Zaragoza y al Gobierno de Aragón a negociar fórmulas que permitan revertir la recaudación del ICA en Zaragoza en obras de mejora y renovación de la red de sa­neamiento y depuración de Zaragoza.
  • 2. Instar a las Cortes de Aragón y a los grupos parlamentarios ahí representados a negociar una reforma del Impuesto de Contaminación de las Aguas que permita mejorar el impuesto, au­mentar su progresividad, su transparencia y su adecuación a las diferentes realidades familia­res.