El Gobierno continúa con su plan de reformas e invertirá 701.218 euros en la renovación de la calle Manifestación

23 noviembre 2022

El proyecto contempla la ampliación de aceras y la elevación de la calzada al mismo nivel para crear una plataforma única, la plantación de árboles y la mejora del alumbrado

El objetivo es lograr una vía más segura para los peatones, atractiva comercialmente y que permita poner en valor el patrimonio arquitectónico del que fue uno de los principales ejes de la ciudad romana

La remodelación, que da continuidad a la ya realizada en calle Predicadores, tiene un plazo de ejecución de 6 meses una vez adjudicado el proyecto

El Ayuntamiento de Zaragoza continúa con su plan de inversión en la reforma de calles con una nueva inyección de 701.218 euros para acometer la renovación de la calle Manifestación, en el Casco Histórico. El Gobierno de la ciudad acordará en su próxima reunión someter a exposición pública el proyecto de reforma, con el que se quiere poner en valor esta vía histórica de la ciudad (antiguo decumano romano), de gran tránsito turístico, y que une la calle Alfonso con el Mercado Central.

El equipo del Área de Infraestructuras ha presentado un proyecto valorado en 701.218 euros (IVA incluido) y con un plazo de ejecución de obras previsto de 6 meses. El objetivo es transformar la vía actual de pavimento envejecido, aceras estrechas y luminarias con lámparas poco eficientes, en una calle de aceras más anchas y con la calzada elevada a la misma cota, de forma que se cree una plataforma única en la que las zonas de peatones se separarán de la destinada al tráfico mediante el uso de distinto pavimento y baldosas podotáctiles marcando el límite entre ambas áreas.

En el tramo de la calle que discurre junto a la plaza de la Justicia, entre las calles Manifestación y Santa Isabel, también se realizará en formato de plataforma única para conectarla con la calle Santa Isabel, que se encuentra ya elevada a esa cota.

El proyecto plantea una calzada de un sólo carril de circulación de 3 metros de anchura para ganar espacio para el peatón y reserva espacio para siete plazas de carga y descarga reguladas distribuidas en tres zonas, dos en el tramo entre las calles Alfonso I y La Virgen
y una junto a la plaza la Justicia.

La velocidad en esta vía se limitará a 20 kilómetros por hora y la prioridad será peatonal. Para la calzada y la zona de aparcamiento, se ha optado por un pavimento continuo de hormigón acabado con árido visto y tamaño máximo del árido 12 mm, por su mayor durabilidad y fácil conservación. Para las aceras, está previsto colocar losa de granito de dimensiones 40 x 60 cm y de 6 cm de espesor. En el límite entre la banda de circulación de vehículos y las bandas peatonales se coloca baldosa podotáctil de advertencia, con contraste de color, delimitando la zona de tránsito seguro, con una anchura de 40 cm. Asimismo, se proyecta baldosa podotáctil direccional, con contraste de color, en los puntos de paso preferente de peatones, de fachada a fachada así como en zonas de cruces de calle o pérdida de línea de fachada.

 

ARBOLADO DE PORTE MEDIO Y ALCORQUES AJARDINADOS

Con el fin de convertir la calle Manifestación en un eje más saludable, en el área peatonal se habilitarán zonas con arbolado de porte medio y plantaciones de arbustos, vivaces y gramíneas, en alcorques a nivel de acera en la zona más soleada.

En lo que respecta al alumbrado público, se van a instalar columnas de 4,8 metros de altura fabricada en tubo sinérgico compuesta por tubo exterior de diámetro 100 mm con una pared de 2,5 mm de polímero técnico y un tubo interior con una pared de 4 mm de espesor de acero galvanizado en caliente. Las luminarias serán faroles tipo alfonsino con tecnología LED por su mayor eficiencia lumínica y energética. Todo el conjunto será en color gris oscuro antracita, para garantizar su fusión con la arquitectura circundante. Para la calle Manifestación se han previsto columnas con una única luminaria y para el entorno de la plaza de la Justicia se colocarán dos luminarias con brazo doble.

Asimismo, está previsto aprovechar la intervención para realizar actuaciones puntuales en la red de saneamiento y renovar las tomas de agua necesarias. No obstante, tras realizar una valoración técnica del estado de los servicios municipales de agua potable, el servicio no ha considerado necesario renovar la red, salvo la realización de alguna actuación puntual requerida por parte del Servicio de Explotación de Agua Potable.

"Con este proyecto conseguimos cuatro objetivos fundamentales: vertebrar peatonalmente la zona, aumentar el atractivo turístico y ciudadano, poner en valor el patrimonio arquitectónico y ambiental de la calle al permitir su visualización y contribuir a revitalizar el barrio con una calle más segura, mejor iluminada, más atractiva, sin barreras arquitectónicas y sostenible con nueva vegetación", explica la consejera de Infraestructuras, Patricia Cavero.