Abrir el detalle de: false
false
27 marzo 2023

Zaragoza invertirá 280 millones en una nueva planta para ser una ciudad cero residuos en 2030


Zaragoza está embarcada en un ambicioso proyecto para lograr ser una ciudad cero residuos en el año 2030. El Ayuntamiento de Zaragoza y las empresas Urbaser -socio de Ebrópolis-, OMNI y Abacus&Partners trabajan ya en la creación de una planta, complementaria al complejo de tratamiento de residuos (CTRUZ), en la que los restos de basura que actualmente no se recuperan se transformarán en valiosos elementos como hidrógeno y metanol.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Zaragoza, la ciudad recupera en el CTRUZ el 53% de sus residuos globales, uno de los porcentajes más altos entre las 100 ciudades elegidas para ser Climáticamente Neutras en 2030. Pero con esta actuación se pretende que se recupere el 100% de la basura. Precisamente, el reciclaje de residuos y la potenciación de la economía circular son dos de los elementos claves del plan de acción de la Agenda Urbana de Zaragoza.

La nueva refinería complementaría el proyecto Circular Biocarbon, en el que Urbaser trabaja desde 2021 de la mano de socios de 11 países.

La planta prevista contará con dos líneas de procesamiento de gas de síntesis para producir 66.000 toneladas/año de metanol y ahorrar la emisión de cerca de 100.000 toneladas anuales de CO2eq.

El proyecto consta de dos fases. La primera se desarrollará hasta 2028 y en ella se invertirán 188 millones de euros. Consistirá en la construcción y entrada en explotación de la refinería de residuos no reciclables, con capacidad para trata 150.000 toneladas. Sus dos líneas de procesamiento de gas entrarán en funcionamiento, según las previsiones, en 2026 y 2028, momento en el que se estará muy cerca del objetivo de residuo cero.

La segunda fase requerirá una inversión de 91 millones de euros y en ella Zaragoza se convertirá en un hub de producción de hidrógeno verde de origen electrolítico. La refinería necesitará casi 14.000 toneladas de H2 verde para fabricar otras 70.000 toneladas en E-metanol a partir del CO2 capturado en su proceso. Con esta fase, todo el metanol tendrá huella de carbono cero y se cumplirá el objetivo de cero emisiones netas.

La inversión total del proyecto será de 280 millones de euros y se autofinanciará con la venta del metanol obtenido en la planta a industrias químicas para su conversión en plásticos y otros productos, además de poder contar también con fondos europeos para la inversión inicial procedentes de programas directos de la Comisión Europea.

El Ayuntamiento indica que, tras la entrada en funcionamiento de la nueva planta, en 2030, Zaragoza se convertirá en la primera ciudad del mundo con cero residuos al vertedero y cero emisiones por la gestión de sus residuos y sin costes adicionales a los actuales.