Hoy hablamos con... Lü de Lürdes

13 mayo 2020

Durante este periodo de confinamiento, la artista ha llevado a cabo la iniciativa Te Cuento un Cuento, en la que casi diariamente nos cuenta un cuento en su canal de Youtube, ¡algo que ha encantado a peques y mayores!

Lü de Lürdes comenzó a contar cuentos en solitario en el año 2005 y desde entonces no ha dejado de hacerlo, y eso es lo que ha hecho durante estos meses de confinamiento, ¡así que hemos hablado con ella para que nos cuente cómo se lanzó a contarnos sus historias a través de las redes sociales!

Zaragoza Cultura. ¿De dónde nació la idea de hacer estos vídeos a través de Youtube y poderla llevar a cabo en tan poco tiempo?

Lü de Lürdes. Durante toda la semana fueron suspendiendo las actuaciones que tenía y las clases en otras provincias. Llevaba a cabo talleres de animación a la lectura en colegio público Hilarión Gimeno y entonces empecé a pensar que, al no poder contarles todos los cuentos que tenía preparados, se los podría mandar por vídeo. Por ejemplo, leíamos un cuento de monstruos -un poquito cada día- y no íbamos a poder acabarlo con la ilusión que tenían. Pensé que podría mandarles los monstruos, uno cada día hasta terminarlos, y así el viernes, el sábado... y seguía con la idea. Sin pensarlo mucho, por la tarde cogí un cuento, lo grabé y lo colgué en Facebook. ¡Era la primera vez que lo hacía, la acogida fue espectacular, más de 60000 visualizaciones, y ya me lancé a hacerlo todos los días y para todos los públicos, no sólo para el Hilarión Gimeno.

Z.C. ¿Cómo era el 'making of' de Te cuento un Cuento? ¿Ha sido difícil hacerlo desde casa?

L.L. El primer vídeo fue totalmente improvisado, con mis hijas delante, como si les contara a ellas el cuento o a los peques de los talleres del Hilarión Gimeno. El segundo vídeo seguí con la misma dinámica, pero entonces me fui dando cuenta que no podíamos grabar en vertical, tenía que ser en horizontal para redes sociales, mejor incluir un fondo... En definitiva, ha sido un aprendizaje progresivo en el que he involucrado a toda la familia desde la distancia. Como mi trabajo estaba paralizado, he centrado mi energía en los cuentos que contaba cada día, como un trabajo en casa, remunerado por el cariño y la acogida del público en sus palabras o vídeos.

Z.C. ¿De dónde sacas las ideas para inspirarte a la hora de realizar los vídeos?

L.L. Mi trabajo es estar siempre leyendo cuentos, descubriendo historias, inventándolas y jugando, tengo mucho material que no uso en mis espectáculos y que en esta ocasión ha salido a la luz. En un primer momento conté algunos de los álbumes ilustrados que tengo en casa. Ahora son cuentos tradicionales o inventados a medida para peques que me lo piden, así no tengo problemas con los derechos de autor.

Z.C. La acogida del público ha sido buena... ¿ha habido algún cuento que haya gustado especialmente?

L.L. Me ha sorprendido que los cuentos que más gustan son los que conoce todo el mundo. Esos que nunca cuento en mis espectáculos porque los conocen la mayoría de familias, cuentos preciosos que se los han contado muchas veces, -para qué lo voy a hacer yo una vez más-, prefiero darle uno nuevo que les sorprenda y que nunca hayan escuchado. Sin embargo, cuando los narro veo que les siguen encantando y -como yo siempre me los invento y los modifico- les gustan mis versiones.

Z.C. ¿Qué te ha sorprendido más de la respuesta de la gente? ¿Tienes alguna anécdota o historia que contar que te haya llamado la atención?

L.L. La respuesta del público me sigue sorprendiendo a día de hoy. Me escriben, me llegan vídeos de peques contando cuentos e inventando historias cada noche antes de dormir, ¡se ponen nombres artísticos y hacen un espectáculo como Lü de Lürdes, me explican! Se hacen su propio rincón de cuentos para cada día, los ven antes de dormir, cuando se despiertan o en cualquier otro momento. Hay familias que me cuentan que es su rutina diaria, podría contar tantas cosas que me han contado... Por ejemplo, una niña dice que se llama Ali de Lürdes y por más que le explican en casa que se llama Ali de Alicia, ¡ella dice que no! Niños de 8, 9, 10, 11 o 12 años que ven mis cuentos y los piden cada día, les encantan y en la intimidad de su casa los ven sin tener que hacerse los mayores, -como en los espectáculos a los que muchas veces no vienen porque dicen que son mayores-. Es una pena, porque si se permiten hacerlo, ves sus caritas emocionadas disfrutando muchísimo.

 Z.C. ¿Cómo estás pasando el día a día del confinamiento desde un punto de vista cultural, ¿alguna recomendación?

L.L. Tengo la ilusión que cuando todo esto pase, iré a diferentes lugares para visitarlos con mis cuentos. Si no es así, y no vuelvo a trabajar en mucho tiempo, ya me preocuparé entonces, de momento poco puedo hacer, que pasen las fases cuanto antes, que venzamos la batalla a la enfermedad y que el país vuelva a la normalidad.

Claro, que te diría que el panorama cultural está fatal, tengo miedo de volver a una crisis como la pasada y que caigan los precios. Que una vez más no se mire la calidad, sino lo que cuesta. Aunque con la que está cayendo no me parece justo quejarme... no podemos ver a la familia, padres y hermanos y tenemos miedo de que se contagien las personas queridas, no sé, la vida es más importante que el panorama cultural, por lo menos en mi caso. Frente a mi casa, hay una familia sin recursos y con tres hijos, no tienen trabajo y no sé qué van a hacer. Pero claro, espero que cuando todo esto pase, Zaragoza Cultural se acuerde de nosotros en sus programaciones o proyectos, sigan teniendo presupuesto las bibliotecas y todos tengamos trabajo de lo nuestro.

Y recuerda, si quieres estar al día de la información cultural, suscríbete a #ZGZesCultura