Tecnología y Ciudadanía

Zaragoza será la primera ciudad con menos de un millón de habitantes en acoger un sistema de vehículos eléctricos compartidos que no requieren ser estacionados en un punto concreto

19/06/2020.

La empresa Alma Mobility inicia una prueba piloto que prevé a medio plazo un máximo de 200 coches en la ciudad y que ofrece, como uno de sus elementos más novedosos, un programa de recarga colaborativa

La capital aragonesa refuerza su apuesta como plataforma para la puesta en práctica de las últimas novedades en materia de innovación, movilidad sostenible y uso de medios de transporte alternativos

 

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, junto al a consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, y el CEO de Alma Mobility, Antonio Robert, ha participado hoy en la presentación de la prueba piloto que esta empresa de vehículos compartidos (carsharing) inicia en nuestra ciudad. Alma Mobility arranca con 2 coches eléctricos, aunque prevé llegar progresivamente a 15 antes de agosto, 70 a partir de septiembre y, posteriormente, irán ampliando la flota a medida que crezca la demanda hasta un máximo de 200 vehículos en Zaragoza.

El sistema que propone Alma Mobility tiene algunos elementos diferenciadores respecto a otros del mismo tipo. Así, se trata de un servicio compartido de coches sin bases fijas, "free float". Esto significa que no es necesario estacionar ni cargar los coches en puntos concretos y obligatorios, sino que los vehículos se pueden localizar y luego dejar en cualquier punto de la ciudad. 

Zaragoza será la primera ciudad con menos de un millón de habitantes en su área metropolitana en disponer de un sistema de estas características. La mayoría de soluciones de vehículos compartidos ya  existentes en Europa funcionan con bases fijas y, además, utilizan vehículos de combustión. Sólo capitales como Madrid, Ámsterdam o París están ofreciendo actualmente servicios de "carsharing" sin bases fijas y con vehículos 100% eléctricos.

Otra de las cualidades novedosas es el desarrollo de un programa de recarga colaborativa. Consistirá, cuando esté plenamente implantado, en la creación de una red de recarga en hogares con un grupo previamente seleccionado de usuarios, los denominados por Alma  "Enchufados", en función de su lugar de residencia y sus horarios de trabajo. Esto permitirá, según explican sus responsables, reducir un 70 u 80% los costes operativos y electrificar la ciudad en los garajes de los ciudadanos.

Paralelamente a su implantación, Alma está desarrollando innovaciones que se probarán en Zaragoza. Sus responsables avanzan que, mediante el uso de inteligencia artificial y big data la empresa irá mejorando la calidad del servicio, optimizando los viajes, facilitando el aparcamiento y reajustando la flota en función de la ubicación de la demanda.

Para el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, la llegada de propuestas como la de Alma Mobility "es una demostración de lo que queremos para nuestra ciudad: que esté en vanguardia de todo lo que tiene que ver con la movilidad sostenible, las nuevas tecnologías y el uso de aquellos elementos que mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos". Para Azcón, "este es también un nuevo ejemplo de la buena colaboración público-privada, imprescindible siempre y más aún en un momento en el que la crisis económica y el replanteamiento de muchas de nuestras rutinas nos obliga a ser imaginativos y valientes. Las ciudades y sus ayuntamientos debemos estar a la altura de lo que estas circunstancias exigen".

Tanto el alcalde como al consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, han recordado que Zaragoza está ahora mismo trabajando en distintas iniciativas, tanto propias como ligadas a importantes proyectos europeos, que harán de nuestra ciudad "un gran laboratorio urbano donde se van a probar y a poner en práctica tecnologías que serán una realidad en un futuro próximo, que impulsarán la verdadera movilidad del siglo XXI, ligadas a movilidad eléctrica, uso de nuevas tecnologías, drones, desarrollos en materia de distribución urbana de mercancías, big data, etcétera". 

Desplazamientos puerta a puerta 

Alma Mobility funciona a través de una aplicación de móvil, tanto IOS como Android, en la que se solicitan los datos básicos y se comprueba la vigencia del permiso de conducción. Cuando se verifica e perfil, es necesario seleccionar un coche y reservarlo. Cuando el usuario está junto al vehículo, éste se abre desde la aplicación y el conductor tendrá las llaves en la guantera. Al llegar a destino, bastará con estacionar, dejar de nuevo la llave en la guantera y finalizar el trayecto cerrando el coche, de nuevo, con la app. 

La buena disposición mostrada desde el Ayuntamiento para que Zaragoza sea escenario de prueba de nuevas formas de movilidad más eficientes ha sido uno de los principales motivos por los que, según explican sus responsables, Alma Mobility ha decidido hacer su lanzamiento en Zaragoza. Además, destacan "la eficiencia del transporte público y otros elementos de movilidad que completan el 'carsharing', la densidad de población adecuada, la vinculación de la ciudad con el sector de la automoción o la gran visibilidad internacional que tiene la capital aragonesa".

Las tarifas de Alma Mobility son de 0,99 euros el primer minuto y 0,30 euros los minutos  sucesivos (IVA incluido). Un trayecto de 14 minutos, por ejemplo entre Plaza de España y Puerto Venecia, tendría un coste total para el usuario de 4,89 euros, pudiendo además llevar   otros 3 pasajeros. La zona de operaciones en la que estará operativo irá creciendo conforme se amplíe la flota de vehículos, y en todo caso vendrá delimitada e indicada a través de la app.

Respecto al impulso de la infraestructura  de  recarga  vinculada, la empresa afirma que  los puntos de recarga en garajes privados que instale quedarán a disposición del usuario,  incluso cuando finalice su acuerdo con Alma. La instalación de los puntos de recarga en las viviendas se realizará a través de un acuerdo con la empresa EDP. 

Entre los proyectos anunciados figura también la "electrificación de talleres locales" y la utilización de la infraestructura ya existente en la ciudad. Mediante acuerdos con talleres interesados, se llevará a cabo el mantenimiento preventivo y correctivo de la flota de vehículos, limpieza y otras operaciones. Dichos talleres tendrían así la posibilidad de impulsar la formación y especialización de sus técnicos en la reparación y mantenimiento de coches eléctricos e híbridos.