Noticias

RSS PodcastSin entrar en la Web del Ayuntamiento conozca las últimas noticias, elaboradas por la Dirección de Comunicación

El Ayuntamiento pone en marcha el Plan Social de Primera Oportunidad para personas sin hogar

16/10/2020.

El alcalde Jorge Azcón y el consejero Ángel Lorén han visitado el nuevo taller de cocina, una de las múltiples acciones dirigidas a promover la formación ocupacional y laboral de estas personas


Vivienda, formación y cuidado de la salud son los tres ejes de este ambicioso Plan, que propone itinerarios personalizados para intervenir en las diferentes causas que suelen conducir a la exclusión severa

El alcalde Jorge Azcón y el consejero de Acción Social y Familia del Ayuntamiento de Zaragoza, Ángel Lorén, han presentado hoy el nuevo Plan Social de Primera Oportunidad, dirigido a facilitar la inserción de las personas sin hogar. Se trata de un ambicioso e innovador plan de carácter integral, que consta de tres ejes de actuación: vivienda, formación ocupacional y laboral, y cuidado de la salud.

El Ayuntamiento sentó las bases del Plan este pasado verano, con la puesta a disposición de 20 pisos tutelados (con capacidad para 43 personas) que suponen el punto de partida para la estabilidad vital y el proceso de integración.

A partir de ahí, el Consistorio ha completado el Plan Social de Primera Oportunidad con una variada programación de talleres dirigidos a la formación y capacitación laboral, dando respuesta a las diferentes circunstancias y necesidades de estas personas. En el mes de octubre ya han comenzado algunos de estos nuevos talleres, como el de cocina que hoy han visitado el alcalde Jorge Azcón y el consejero Ángel Lorén, o el de costura, que aprovecha recursos existentes del Servicio municipal de Igualdad. En unos días se iniciará también otro de informática.

Así, el Plan contempla intervenciones en las diferentes causas que -muchas veces de forma combinada y en `efecto dominó'- conducen a una persona a la exclusión social. Todos los estudios que se han realizado sobre el fenómeno del sinhogarismo, y la propia experiencia del Albergue municipal, apuntan a los procesos de pérdida de empleo, relaciones familiares, vivienda y salud como causas que desembocan en la exclusión más severa.

El objetivo del Ayuntamiento de Zaragoza es invertir esos procesos de exclusión hasta transformarlos en itinerarios de inclusión. Es decir, apoyar a estas personas en la construcción de proyectos vitales autónomos, con medidas para promover su capacitación laboral y búsqueda de empleo, su emancipación habitacional y sus habilidades sociales para facilitar su total integración en la sociedad. Con el acceso a una vivienda digna y a la actividad laboral y social, se pretende favorecer la autonomía del individuo en la vida cotidiana, el desarrollo de capacidades que mejoren su autoestima y le ayuden en la toma de decisiones y la asunción de responsabilidades.

Formación ocupacional y laboral

Con el fin de retomar los itinerarios de formación y capacitación laboral de las personas sin hogar, el Área municipal de Acción Social y Familia ha diseñado varias propuestas de talleres, orientadas hacia dos ramas diferentes: una más centrada en las capacidades laborales y otra en el desarrollo personal.

En el primer bloque, se ubican los mencionados cursos de cocina, costura e informática, impartidos por personas que también han atravesado procesos de exclusión social severa, han vivido en la calle y han sido usuarias del Albergue municipal. De este modo, se busca la conexión y la empatía con los participantes, que pueden encontrar en el monitor un estímulo adicional y un ejemplo de las posibilidades reales de alcanzar la inserción social.

- El taller de cocina se orienta a la adquisición de conocimientos culinarios básicos para la vida diaria y al mismo tiempo para adaptar habilidades previas a las necesidades del mercado laboral. Se desarrollan conocimientos teóricos y prácticos relacionados con la elaboración, compra y manipulación de los alimentos; manejo de la situación económica para la adquisición de comida; y elaboración de dietas adecuadas.

- El taller de costura ofrece formación en el manejo de maquinaria de coser y la posibilidad de crear materiales textiles útiles. En primer lugar, se enseñarán tareas básicas como el cosido de botones o dobladillos, arreglos de cremalleras... Posteriormente, se podrá avanzar hacia el aprendizaje de cualquier arreglo de ropa o la confección de prendas como bolsos o gorros.

- El taller de informática tiene como objetivo acercar a las personas participantes al uso de las TIC como herramientas de integración que les ayuden a manejarse en un mundo cada vez más digital. Será una oportunidad para aprender a crear y utilizar una cuenta de correo electrónico, buscar empleo por Internet, acceder a diferentes plataformas para informarse sobre cursos o aprender a relacionarse con la Administración en asuntos diversos.

El segundo bloque de talleres, impulsado en colaboración con la Coordinadora de Centros y Servicios para Personas sin Hogar de Zaragoza, consta de varias propuestas orientadas al desarrollo personal:

- Manualidades. Como en años anteriores, y en colaboración con el Servicio de Igualdad, se va a encargar a un grupo de mujeres en exclusión el diseño y creación de las postales navideñas para el Área de Acción Social y Familia del Ayuntamiento.

- Teatro y arte creativo. Se va a dar continuidad al taller teatral `caídos del cielo' (iniciativa de la Coordinadora de Centros y Servicios para Personas sin Hogar de Zaragoza) como vía de expresión, terapia y desarrollo personal. También se contempla la puesta en marcha de otras propuestas culturales relacionadas con el arte creativo.

Además de estos tallares, creados expresamente para las personas sin hogar con las que trabaja el equipo del Albergue municipal, también se va a plantear la colaboración con la Escuela de Jardinería El Pinar, cuyas acciones de formación pueden resultar interesantes para estas personas.

Cuidado de la salud

Otro de los pilares del Plan Social de Primera Oportunidad es la atención a la salud mental y física. La contratación de personal sanitario para el Albergue -una de las primeras decisiones que tomó el Ayuntamiento en el inicio de la pandemia- ha servido no solo para prevenir eficazmente frente a la Covid-19, sino para iniciar procesos de cuidados generales de la salud de las personas sin hogar, que en muchos casos está muy dañada.

El Consistorio apuesta por dar continuidad a ese trabajo, manteniendo el esfuerzo en los seguimientos médicos, en coordinación con especialistas o con técnicos del Centro Municipal de Atención y Prevención de las Adicciones (CMAPA).

Se van a impulsar además actividades deportivas como los entrenamientos y partidos de fútbol sala en el CDM Alberto Maestro dos días por semana.

La vivienda, clave inicial del proceso

El eje fundamental sobre el que pivota el Plan Social de Primera Oportunidad es la vivienda, como necesidad de primer orden cuya cobertura sirve de base para el proceso de integración.

Para ello, este pasado verano, el Área de Acción Social y Familia y la sociedad municipal Zaragoza Vivienda firmaron un convenio para la puesta a disposición de 20 pisos que pueden alojar a 43 personas, lo que supone un gran salto de calidad en la red de recursos habitacionales para este colectivo. Tal y como se informó hace unos meses, estas viviendas han comenzado a funcionar como alojamiento temporal tutorizado, la mitad de ellas directamente por parte de los técnicos municipales y el resto mediante la colaboración con entidades sociales.

En concreto, colaboran en este programa entidades como la Obra Social de San Vicente de Paul - Hijas de la Caridad, la Obra Social de la Parroquia del Carmen, Fundación SERCADE Centro Social San Antonio y Fundación Federico Ozanam.

El Área de Acción Social y Familia, Zaragoza Vivienda y las entidades sociales colaborarán en el seguimiento de la situación social de los usuarios, del correcto uso de las viviendas y de la adecuada convivencia comunitaria con el resto de residentes del edificio.

Zaragoza Vivienda percibe un alquiler social por los inmuebles, del que inicialmente se hacen cargo las entidades, con el apoyo del Área de Acción Social y Familia. Los servicios sociales municipales se hacen cargo de la selección de las personas sin recursos habitacionales que, de forma temporal, podrán hacer uso de estas viviendas, con medio de apoyo hacia su proceso de integración.