Infraestructuras

Ciclo Integral del Agua >> Competencias

ABASTECIMIENTO. PLANTA POTABILIZADORA

La planta potabilizadora para el abastecimiento de agua a la ciudad de Zaragoza está situada en el barrio de Casablanca, en la margen izquierda del Canal Imperial de Aragón. Desde esta instalación se capta agua no apta para el consumo humano y se trata para su transformación en agua potable a través de una serie de procesos físicos y químicos.

El agua que se emplea en el proceso de potabilización puede proceder del embalse de Yesa, del Canal Imperial de Aragón , o del río Ebro. En función de las características que presentan estas fuentes a lo largo del año se elige la fuente de suministro o la combinación de ellas que permite obtener un agua potable de la mayor calidad posible.

El proceso de potabilización comprende las siguientes fases:

  • Desbaste
  • Precloración y coagulación
  • Floculación y decantación
  • Filtración sobre arena y carbón
  • Bombeo a depósitos
  • Desinfección final
  • Estaciones de recloración

Todos estas actuaciones se llevan a cabo bajo un estricto control tanto del proceso como de la calidad del mismo, con controles continuos en el laboratorio y un seguimiento pormenorizado desde el Centro de Control.

Los fangos que se producen en el proceso de potabilización del agua se envían a la Planta de recuperación de agua y tratamiento de fangos, que recupera el agua contenida en los fangos para su reutilización y deshidrata estos fangos posibilitando su empleo en proceso de fabricación de cemento en la planta de Morata de Jalón y evitando su vertido al medio ambiente.

El agua ya potabilizada se distribuye a los distintos depósitos repartidos por toda la ciudad y desde estos, a la red general para su posterior uso. A lo largo de dicha red existen puntos intermedios desde donde se controlan distintos parámetros del agua y en caso de ser necesario se añade cloro para asegurar su completa desinfección hasta el grifo de todos los consumidores.

SANEAMIENTO. PLANTAS DEPURADORAS DE AGUAS RESIDUALES.

Desde el 1 de enero de 2.013, el Gobierno de Zaragoza ha transferido la gestión de los servicios de saneamiento y depuración de las aguas residuales de Zaragoza a la sociedad municipal Ecociudad Zaragoza S.A., limitándose este Servicio a labores de colaboración y supervisión. Hasta esa fecha, todo lo relacionado con los proyectos, construcción, puesta en marcha y gestión de las dos plantas de tratamiento de agua residual corría a cargo de este Servicio.

La EDAR de La Almozara entró en funcionamiento en Febrero de 1.989 y está dimensionada para tratar los vertidos de una población aproximada de 100.000 habitantes y 100 hectáreas de zona industrial. En el proceso de depuración de las aguas, una parte de la materia orgánica se transforma en biogás rico en metano, lo que da lugar a una producción de energía renovable eléctrica.

La EDAR de La Cartuja entró en funcionamiento en mayo de 1993 y supuso una importante innovación en ese momento porque la totalidad de los procesos a los que se someten aguas y fangos se realizan en el interior de edificios e instalaciones cerradas, con lo que se evitan molestias por ruidos, malos olores, y además tiene un carácter compacto, ya que ocupa muy poco espacio en comparación con otras estaciones depuradoras convencionales.

Está dimensionada para tratar los vertidos de una población aproximada de un millón de habitantes.