Bomberos y Protección Civil

Museo del Fuego y de los Bomberos >> Rehabilitación

El proyecto de rehabilitación de este edificio fue sufragado por el Ayuntamiento de Zaragoza y el Ministerio de Vivienda, teniendo que hacer frente a un inmueble muy deteriorado cuyos múltiples usos terminaron por influir en su estado.

En la restauración ha primado el respeto a los elementos que definen el estilo original del edificio, como la cúpula barroca, sótano de arcos de ladrillo, forjados de madera, fachadas primitivas y el patio claustral que se le ha dotado de una cubierta.

Se han introducido materiales como los hormigones hidratados, la madera, los policarbonatos translúcidos, los aceros y las pinturas antioxidantes. El color del edificio combina la neutralidad de la cal tintada en negro de algunos muros y de las fachadas exteriores, con el blanco de las cúpulas y el rojo del patio, en clara alusión al fuego.

El patio del claustro tiene un tratamiento especial y muy cuidado. En la galería, se han logrado conservar algunas bóvedas de crucería típicas de la arquitectura monástica y se han evocado en el bajo techo construido en pladur a lo largo de los porches. También se ha actuado en los muros interiores de ladrillo viejo, con trabajos de limpieza, rejuntado, restauración y zonas de nueva construcción. La solución final, mediante la aplicación de un tinte rojizo y pintura transparente, da unidad al conjunto y permite distinguir los materiales nuevos de los viejos.

El conjunto se organiza en cuatro plantas: sótano, baja y dos alzadas, en uno de cuyos extremos se sitúa el Parque de Bomberos.

Imágenes de la Rehabilitación

Claustro Museo del Fuego y de los Bomberos
imagen ambulancias frente a la puerta del Ayuntamiento de Zaragoza