Bomberos y Protección Civil

Museo del Fuego y de los Bomberos > Historia del Edificio

1876, Planos diseñados por Ricardo Magdalena

EL CONVENTO DE LA VICTORIA

En la segunda mitad del siglo XVI se constata en Zaragoza un crecimiento en la construcción de edificaciones de carácter religioso, tanto de conventos como de colegios. Un claro ejemplo es este edificio que fue Convento de Mínimos de la Victoria, de la Orden de San Francisco de Paula,

Fundado en enero del año 1576, la construcción del convento se acometió en varias etapas a lo largo de las últimas décadas del siglo XVI y las primeras del XVII y se realizó bajo la dirección del maestro de obras, Clemente Ruiz.

Se ha recuperado el sótano abovedado de ladrillo caravista y la cúpula semiesférica estilo Carlos V con yeserías de tradición mudéjar de la escalera principal.

El edificio, antes de su actual rehabilitación estaba muy transformado debido a los múltiples usos de los que había sido objeto en los dos últimos siglos. No obstante, es de destacar que conserva uno de los elemento de la edificación más importante: el patio claustral.

La fachada principal, diseño del arquitecto municipal Ricardo Magdalena y hoy desaparecida, abría a la plaza de la Victoria. El edificio se rehabilitó pensando tuviera dos utilidades: el Parque de Bomberos nº 2, sito en el espacio que ocupaba la iglesia del convento, donde se han conservado las capillas laterales con bóvedas y pinturas originales, y el Museo del Fuego y de los Bomberos, que se ubica sobre lo que fue el claustro y dependencias del convento.

ORDEN DE MINIMOS DE LA VICTORIA DE SAN FRANCISCO DE PAULA.

Mínimos son los miembros de la Orden religiosa fundada por el calabrés San Francisco de Paula en 1435. El nombre hace referencia comparativa a los Frailes Menores de San Francisco de Asís y sugiere la gran humildad que habría de caracterizar a los religiosos de esta Orden.

En España a los Frailes Mínimos de San Francisco de Paula se les denomina de la Victoria, a causa de la victoria del Rey Fernando el Católico sobre los moros en el cerco de Málaga y a la primera ermita que poseyeron en esta ciudad bajo la advocación de Nuestra Señora de la Victoria.

En Zaragoza, el convento se fundó el 27 de enero de 1576 siendo el Corrector Provincial Fray Gabriel Español. La estructura de la Orden de Mínimos sigue la organización del resto de ordenes mendicantes. A la cabeza se sitúa el Corrector General, le sigue el Corrector Provincial y el Superior Local de cada convento.

La Orden se desarrolló primero en Italia, país del fundador, pasando posteriormente a Francia, donde tuvo una gran aceptación, España y Alemania. Tuvo conventos en los principales países católicos de Europa y a mediados del XVII iniciaron su presencia en las Indias Occidentales, concretamente en Perú.

SITUACIÓN

El Convento de la Victoria, perteneciente a la parroquia de San Pablo, estaba situado entre las calles denominadas en el s.XVI Campo del Hospital y los Ciegos, que por su ensanche paso a llamarse Plaza de la Victoria, y muy cerca del Campo del Toro. Los sectores Campo del Hospital y Campo del Toro, se extendían en la Morería entre el muro de piedra romano y el muro de ladrillo de construcción medieval.

La zona era de carácter agrícola y artesanal, y fue barrio de alfarerías medievales. Con la expulsión de los moriscos de Aragón (1610), nuevos conventos, colegios y hospitales ocuparon huertas y construcciones moriscas configurando una nueva fisonomía urbana. Muy cerca al convento de la Victoria se encuentra, en la calle Ramón y Cajal, el actual Hospital de Nuestra Señora de Gracia, que en aquella época se denominaba Hospital de Nuestra Señora de la Piedad de Enfermos Convalecientes (1685-1692) y el convento de San Ildefonso de la orden de los Dominicos, fundado en 1605, cuya iglesia es hoy la iglesia parroquial de Santiago, situada en la Avenida de César Augusto.

A partir del s. XIX y principios del XX fue cambiando el semblante de la zona y muchos de los conventos y colegios religiosos se suprimieron, cambiando sus funciones religiosas por diversos usos militares y civiles.

Actualmente se conserva, en buena parte, la trama general urbana de la época y en algunas de las calles perduran edificaciones históricas.

DESDE 1836 HASTA NUESTROS DÍAS

En 1836 como consecuencia de la Ley de Desvinculación y Reformas Monacales se inicia el periodo de desamortizaciones de los bienes pertenecientes a las corporaciones religiosas, suprimiéndose monasterios y conventos y procediéndose a la subasta de sus bienes. El Convento de la Victoria no fue una excepción, siendo también suprimido y sus bienes subastados y transformado en establecimiento militar como cuartel de infantería y artillería montada. No obstante, sabemos que su Retablo Mayor fue trasladado a la Iglesia de San Pablo.

1862

Se inicia expediente municipal sobre el arriendo del edificio de San Pedro Nolasco para depósito municipal y parque de bomberos y obras en el ex-convento de la Victoria para trasladar al mismo dichas dependencias y otras, ya que el edificio que las albergaba en la calle Palafox, estaba en ruina. El 13 de marzo de 1863, el municipio acuerda el arriendo del exconvento de San Pedro Nolasco y el traslado de las dependencias mencionadas, firmándose escritura notarial entre la propietaria Dña. Evarista de Arana y el Ayuntamiento de Zaragoza.

1863

El Ayuntamiento establece que el depósito municipal y el retén de bomberos ubicados en la calle de Palafox, junto a la desaparecida plaza del Reino en la parte posterior de La Seo, se traslade al edificio del ex convento de San Pedro Nolasco.

1874

el Ayuntamiento inicia los procedimientos para el traslado del depósito municipal, cuartel de partidas transeúntes y parque de bomberos al exconvento de la Victoria, cuyas dependencias estaban en el convento de San Pedro Nolasco y dispone que se suspenda el arriendo que se tenía de este edificio, pues a raíz del fallecimiento de su propietaria se suceden numerosos recursos administrativos y judiciales con los herederos. Además propone incorporar en el convento de la Victoria escuelas municipales.

1875

se determinó el traslado del Parque de Bomberos y Depósito Municipal al convento de la Victoria. El 26 de enero, el arquitecto municipal Segundo Díaz, que ocupó el cargo entre 1866 y 1876, presentó a la Corporación el proyecto de reutilización del convento, distribuyendo los espacios que ocuparían el parque de bomberos, el depósito municipal, el cuartelillo para tropas transeuntes, cárcel de distinguidos, escuelas y cuadras. La iglesia, había servido hasta ese momento de almacén de paja para el ganado del ejército que ocupaba el convento.
Este mismo año, se presenta el proyecto para una escuela en el recinto del exconvento.

1876

Tras la lectura de la memoria descriptiva presentada por Segundo Díaz, e informe firmado por Ricardo Magdalena, se aprueba el proyecto, comenzando las obras de construcción del parque de bomberos en la iglesia del convento de la Victoria.

1877

se procede al derribo de la torre y parte del edifico del convento.

1881

Ricardo Magdalena, arquitecto municipal que ocupó el cargo de 1876 a 1910, que estaba al cargo de la oficina de obras del Ayuntamiento de Zaragoza y tenía entre sus funciones dirigir todos los trabajos que haya que practicar para la extinción de los incendios que ocurrieren conocía que estaba previsto en el reglamento existente del cuerpo de bomberos, la instalación de un retén lo más céntrico posible para poder acudir a los incendios con rapidez. Así en un informe propone ubicar el retén de bomberos en el corral y parte del almacén del Teatro Principal, e instalar a los carreros del Ayuntamiento, cuadras para las caballerías, depósito de paja y depósito para volquetes, en el convento de la Victoria. La Comisión resuelve posponer la ubicación del retén de bomberos y se archiva el expediente, el 13 de agosto de 1884.

1885

Se instala el segundo retén de bomberos en el antiguo convento de Santo Domingo, más tarde Ayuntamiento Este mismo año, se inicia el proyecto de escuela de párvulos en el convento de la Victoria, diseñando el arquitecto municipal una fachada simétrica de carácter clasicista, que se conserva, en parte muy reformada.

1895

Proyecto sobre la necesidad imperiosa de construir un parque de bomberos o al menos ampliar el actual para que los aparatos y útiles contra incendios estén colocados y puedan entrarse y sacarse con la comodidad y orden requeridos. La Comisión aprueba el proyecto de ampliación del parque de bomberos en el convento de la Victoria, destinando la planta baja para los útiles y el primer piso para dormitorio del retén de bombero, que en ese periodo ocupaba la plana baja en condiciones muy deficientes. Compartirá el espacio con la Aduana Nueva o cárcel preventiva, talleres mecánicos, guardallaves, carpintería, surtidor de carburante, viviendas y escuelas infantiles de niños y niñas. En abril de 1896, las obras estaban concluidas y quedará como único Parque de Bomberos hasta el año 1983, con la inauguración del nuevo Parque Central de Bomberos en la calle Valle de Broto.