En los Barrios

El Pleno suscribirá una Declaración Institucional por la que Zaragoza se adhiere al Manifiesto “Seguridad, democracia y ciudades: coproducción de políticas de seguridad urbana”

01/03/2018.

Este documento fue aprobado el pasado mes de noviembre en la Conferencia Internacional organizada en Barcelona por el Foro Europeo de Seguridad Urbana, del que forma parte Zaragoza

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza aprobará este viernes una Declaración Institucional por la que nuestra ciudad se adhiere al Manifiesto 2017 "Seguridad, democracia y ciudades: coproducción de políticas de seguridad urbana". Este documento fue aprobado en la Conferencia Internacional del EFUS (Foro Europeo de Seguridad Urbana) celebrada en Barcelona el pasado mes de noviembre.

La Conferencia Internacional del EFUS reunió a expertos internacionales en materia de seguridad y prevención, junto a políticos, técnicos y personas procedentes del ámbito de la investigación, de la universidad y de la sociedad civil.

En el encuentro se abordaron temas tan importantes como la coproducción de políticas públicas de seguridad; las tecnologías al servicio de la prevención; la violencia discriminatoria; el desarrollo y dinamización del espacio público; la prevención de la radicalización violenta; las ciudades frente a las drogas y las adicciones; o las relaciones entre los ciudadanos y las instituciones.

El Manifiesto de Barcelona está estructurado en varios apartados que marcan los principales objetivos planteados:

  • La coproducción de la seguridad
  • Potenciar la autonomía de las autoridades regionales y locales
  • La seguridad, factor clave de la sostenibilidad
  • La alianza indispensable entre la seguridad y los derechos humanos con inclusividad y justicia   
  • Ciudades resilientes, ciudadanos resilientes   
  • Por unas ciudades y regiones de libertad, seguridad y justicia


El Manifiesto (que se adjunta íntegro en el apartado ANEXOS) ratifica que "la seguridad es un bien común y componente fundamental de la democracia", y que "la prevención es válida como respuesta efectiva al crimen". Sin embargo, teniendo en cuenta las dimensiones múltiples de la seguridad y el papel creciente que desempeñan agentes como las empresas privadas de seguridad, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de la sociedad civil, "la coproducción de la seguridad, que pasa necesariamente por la prevención, resulta hoy más relevante que nunca".

"Las ciudades -se dice en el Manifiesto- deben apostar por un enfoque integral, lo que requiere adaptar las instituciones y formar a los agentes implicados a fin de garantizar la coproducción de la seguridad urbana". "Intercambiar información -añade- y reforzar la transparencia y la responsabilidad. Además, este tipo de enfoque debe dar prioridad a la mediación por encima de la confrontación o la judicialización excesiva".

Participación ciudadana y solidaridad

"La coproducción de la seguridad debe necesariamente basarse en la participación ciudadana", y debe "dar prioridad a las formas de participación que se basan en principios de solidaridad, asegurarnos de que estos mecanismos de coproducción abarcan al conjunto de la sociedad civil, con toda su diversidad".

En este mismo apartado se afirma que "los ciudadanos también deben aceptar su responsabilidad y asumir el papel que les corresponde en el mantenimiento de su seguridad, adoptando comportamientos seguros".

En el Manifiesto se hace especial hincapié en la importancia de las ciudades en el ámbito de la seguridad: "Las autoridades locales y regionales cuentan con la confianza de los ciudadanos y cada vez más son reconocidas por los agentes políticos internacionales por estar en primera línea de la gestión de la seguridad y las crisis, habiendo demostrado su capacidad para ello". Por eso es necesario "adaptar los mecanismos de gobernanza para garantizar la representatividad, la transparencia y la legitimidad democrática".

Otro punto destacado del Manifiesto tiene que ver con la lucha contra las desigualdades sociales y económicas. "Es fundamental que las autoridades locales mantengan y refuercen políticas dirigidas a reducir las desigualdades y promover la inclusión social". "Cuanto más integradas socialmente y más implicadas en su comunidad local estén las personas, más seguras se sienten y están. Por lo tanto, cuanto más inclusiva es una ciudad, más segura es".

Resiliencia e inclusividad

La resiliencia de las ciudades y sus ciudadanos -la capacidad para superar circunstancias traumáticas- también se pone en valor en el Manifiesto: "Los atentados terroristas perpetrados en y contra las ciudades europeas en la última década han demostrado hasta qué punto son resilientes los ciudadanos y las ciudades. La respuesta de los ciudadanos ha sido seguir viviendo y disfrutando de sus ciudades y de las características urbanas que los extremistas violentos quieren destruir, como la diversidad cultural y la libertad de pensamiento".

Finalmente, el Manifiesto afirma que "las ciudades y regiones europeas tienen que desempeñar un papel clave en la concepción y puesta en práctica de políticas de seguridad cimentadas en un equilibrio entre la prevención, la sanción y la cohesión social", garantizando "la cohesión social en todos los aspectos y campos de las políticas de seguridad local".

"La inclusividad -afirma el Manifiesto- es la clave de la seguridad".